La vuelta al cole también es para adultos

Al igual que los niños, los adultos también tenemos nuestra particular "vuelta al cole". Ya sea volver al trabajo o a los quehaceres diarios, la rutina se instala durante el mes de septiembre en nuestras vidas. Es una época en la que esta rutina trae consigo compañeros que no siempre son bienvenidos.

Aunque sean nuestros hijos, sobrinos o nietos los que inician la rutina de volver al colegio, los adultos no nos escapamos de lo que supone empezar de nuevo con nuestras obligaciones diarias tras las vacaciones.

Las vacaciones han llegado a su fin. La relajación y despreocupación con la que muchos las viven supone para algunos un pequeño shock del que no hay que dejarse llevar. Si a esto le sumamos la reducción de horas de luz y que se avecina un cambio de estación, debemos estar preparados para no caer en la apatía. Además, volvemos a estar en contacto con las aglomeraciones (si eres de los que viaja en transporte público) y los virus, por lo que nuestras defensas deben mantenerse también fuertes y listas para el “ataque” si hiciera falta.

El desánimo de la vuelta

Les cuesta a muchos. Aunque se vuelva con las "pilas recargadas", reencontrarse con la rutina y el estrés diario puede afectarnos. Además, entramos en un cambio de estación.

Al igual que sucede en primavera, el otoño es una estación de transición que anímicamente notamos. Somos animales diurnos y el cambio de luz y la disminución de horas de la misma  influye negativamente sobre nuestras emociones.

Antes que el otoño nos invada del todo y nos quite la vitalidad, podemos aprovechar nuestra particular "vuelta al cole" para aplicar medidas preventivas. Adentrarnos en el deporte, aprovechar los momentos de ocio para hacer actividades, cuidar nuestra alimentación y, si hace falta, con pequeñas ayudas externas como el triptófano o el magnesio que nos ayudaran a pasar esta melancólica estación afrontar nuestros días con el mejor ánimo y energía.

Nuestras defensas a prueba

Puede que hayas pasado un verano en el que no te has preocupado mucho por lo que comes - muchos helados, refrescos, tapitas… y pocas frutas y verduras -, no serán los kilos de más lo que nos preocupe, si no las defensas.

Está claro que los hábitos alimentarios son clave para mantener nuestras defensas en perfectas condiciones. Si durante estas semanas de desconexión y cierto abandono nos hemos pasado con los excesos, puede que a nuestros pequeños soldados los pillen con la guardia baja cuando el enemigo haga acto de presencia.

El ansia que ya nos invade con la vuelta al trabajo y a las obligaciones del día a día son también una parte importante de la ecuación.

De sobras es sabido que altos niveles de estrés influyen negativamente sobre nuestro sistema inmunológico llegando a debilitarlo volviendo nuestro organismo susceptible del ataque de virus y bacterias.

Pero no nos asustemos. Retomar los hábitos alimentarios correctos y dejar nuestro cuerpo preparado y en guardia, quizá no nos asegura la inmunidad total pero sí unas defensas más fuertes y capaces para la lucha.

El otoño es un buen momento para tomar equinácea, una planta con un gran poder protector, sobre todo ante la presencia recurrente de resfriados. O hacer una tanda de jalea real. Podemos también enriquecernos con el poder antioxidante de la vitamina C.

En resumen, no dejes que la vuelta a las obligaciones del día a día y el otoño mermen tu vitalidad. Ponle freno, respira hondo y afronta la nueva "etapa escolar" con energía, entusiasmo y unas buenas defensas.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com