La inflamación: una batalla en el organismo!

Una picadura de insecto, una ligera quemadura de sol o un pequeño corte en el dedo. Todo esto provoca procesos inflamatorios,  los cuales a menudo ni los notamos, mientras nuestro sistema de defensas no da abasto.

Qué es la inflamación

Desde la picadura de un mosquito hasta la úlcera del estómago, en nuestro organismo tienen lugar permanentemente luchas defensivas contra influencias nocivas. En este contexto la inflamación desempeña un papel fundamental. Cuando las inflamaciones aumentan excesivamente, dañan a largo plazo el fundamento de nuestra salud.

Por definición, la inflamación no es realmente una enfermedad, es la respuesta del organismo con la intención de arreglar la avería. Es decir, con esta reacción el cuerpo quiere reparar los daños causados. Por consiguiente, la inflamación es más bien una parte del proceso de curación, en lugar de un proceso dañino.

"Básicamente, la inflamación es un sistema de alerta temprano del cuerpo"Dijo el Dr. Eugen Faist, jefe del departamento de la "Cirugía Experimental del Hospital de Großhadern" (Alemania), una de las clínicas líderes en la investigación de las inflamaciones.

Sin embargo, cuando la inflamación (y su intensidad) aumenta excesivamente, la intervención médica es irrenunciable para evitar consecuencias graves.  Cuando no hay manera de frenar la inflamación en su lugar de creación, puede extenderse (en casos extremos) por todo el cuerpo. Y esto puede ser mortal para el paciente.

La auto-curación no funciona siempre  

En las infecciones agudas, como la bronquitis o una infección de la vejiga, el mecanismo de la auto-curación por lo general funciona bastante bien.  Pero las inflamaciones crónicas son los resultados de que el cuerpo no puede defenderse de manera efectiva contra los ataques continuos en los órganos y los tejidos.  Por eso los marcadores de la inflamación en la sangre aumentan continuamente, el tejido afectado demuestra un daño permanente y la inflamación sigue estando, por desgracia, a pesar del tratamiento.

"A menudo hay una relación entre una inflamación aguda y la presencia de agentes infecciosos como las bacterias, los virus y los hongos"

explica Dr. Peter Sinn del Hospital Universitario de Heidelberg. Pero también muchos otros factores pueden desencadenar un proceso inflamatorio, tales como los rayos UV, el daño por el calor, las sustancias químicas, las lesiones o los estímulos endógenos como por ejemplo en las enfermedades auto-inmunes.

Inflamación típica: roja, caliente, dolorosa

Lingüísticamente se reconoce los problemas inflamatorios por el sufijo "itis" por ejemplo:

La gastritis (inflamación estomacal), la rinitis (inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, la artritis (inflamación de las articulaciones) o la dermatitis (la inflamación de la piel).

 

Los signos típicos de la inflamación son: enrojecimiento, hinchazón, calor, dolor local y disfunción de una articulación como es el caso en la artritis. Estos son los así llamados "síntomas cardinales". Pero también  pueden aparecer otros síntomas, como por ejemplo fiebre, fatiga, escalofríos, dolor de cabeza, dolor articular o muscular, vómitos, diarrea, picazón y cambios en la piel o en la mucosa.

En respuesta a un estímulo, el tejido afectado reacciona con una intensificación de la circulación sanguínea para aumentar el flujo de glóbulos blancos en la zona afectada. A continuación estos glóbulos blancos destruyen los cuerpos extraños y eliminan las células dañadas. Ya sea que la inflamación pasa desapercibida o termine de forma mortal, el mecanismo queda siempre igual. "Es más bien un problema de la cuantía concerniente a las cantidades de atacantes y de defensores, que están involucrados en esta batalla", dice el profesor Dr. Eugen Faist. 

En otras palabras: Si la cantidad de atacantes es altamente superior a la cantidad de defensores, una infección puede conducir a la muerte del paciente.

Remedios naturales para la inflamación

Las enzimas: Modulan la inflamación y aceleraran el proceso de curación en la inflamación aguda, apoyan la salud en el caso de una inflamación crónica y al mismo tiempo estabilizan el sistema inmune.

El incienso: Además de muchas otras sustancias (por ejemplo los aceites esenciales, los taninos, etc.) la resina del incienso contiene entre un 5-8% de ácido boswélico, del cual se sabe que tiene efectos anti-inflamatorios.

La cúrcuma: ayuda de forma eficaz en diferentes tipos de inflamaciones. Y esto debido a la interacción sinérgica de sus ingredientes como la curcumina, el xanthohriziol, el calcio, el potasio, el magnesio, el hierro y el  fósforo.

Particularmente en el caso de enfermedades autoinmunes, tales como la artritis, la esclerosis múltiple, la diabetes mellitus (tipo 1), y los trastornos inflamatorios intestinales, la cúrcuma sirve como ayudante potente.

Los diferentes tipos de inflamaciones

También una lesión menor puede causar una inflamación crónica

Según el desarrollo se puede distinguir entre inflamación "aguda", "crónica" y "recurrente".
Dependiendo del tipo de líquido acumulado en el tejido afectado, se distingue:

  • la inflamación serosa (líquido que contiene proteínas)
  • la inflamación fibrinosa (líquido con plasma de la sangre)
  • la inflamación supurativa (líquido con pus)

No todas las inflamaciones necesitan medicación

La inflamación aguda transcurre rápidamente en diferentes etapas típicas: liberar el tejido de las sustancias perjudiciales para destruir estos patógenos evitando así su propagación y reparar el tejido afectado.

Normalmente cuando hay una inflamación, el tejido afectado tiende a recuperarse durante aproximadamente dos semanas.El tiempo entre la aparición de la inflamación aguda y su curación puede ser definido casi con precisión. Normalmente el tejido afectado tiende a recuperarse aproximadamente a las dos semanas. Y esto vale tanto para cualquier forma de resfriado como para el estómago irritado, una abrasión o la picadura de una avispa.

Normalmente durante este proceso un tratamiento complementario mediante fármacos anti-inflamatorios no es necesario, incluso puede retrasar la progresión de la curación. Pero generalmente la utilización de anti-inflamatorios depende también en gran medida de las circunstancias individuales.

La inflamación crónica demuestra grandes riesgos para la salud

Cuando una enfermedad aguda se transforma en una inflamación crónica, los médicos hablan de la "inflamación crónica secundaria". Ejemplos típicos en este contexto son la sinusitis, la conjuntivitis y la bronquitis. Al contrario, una inflamación crónica primaria no surge de la inflamación aguda.

Ejemplos: la artritis, la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. Todas estas enfermedades se consideran enfermedades autoinmunes ya que el sistema inmune ataca el propio cuerpo en lugar de las influencias nocivas exteriores.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com