Recetas con quinoa

Siguiendo con nuestros posts culinarios mensuales, esta semana queremos compartir con vosotros unas deliciosas recetas donde la quinoa es la protagonista. Esta semilla andina rica en proteínas es desde hace unos años ya un ingrediente más en nuestra cocina.

Quizá no os lo anunciamos. De hecho ni nosotros mismos nos dimos cuenta. Fue algo que salió así, de natural, como nos gusta a todos. Y es que un día al mes lo estamos dedicando a compartir con vosotros recetas con las que podéis enriquecer más vuestra vida.

Esta semana hemos apostado por la quinoa, un pseudocereal que entró arrasando (como en su día lo hizo el goji) y que hoy vemos como un ingrediente de lo más normal al lado de los envases de arroz y de pasta.

Como siempre, si queréis saber más sobre el alimento del que hoy os escribimos podéis consultar el post que le dedicamos hace algo más de 2 años y en el que podéis encontrar también alguna receta.

Allá vamos.

Sopa de quinoa

El día que sustituí la pasta de mis sopas por quinoa se me abrió el cielo a un mundo nuevo . No exagero ¡Me sorprendió y encantó a partes iguales! Desde entonces, en mi despensa no solo voy variando de las estrellitas a las caracolas y de las caracolas a los fideos. La quinoa tiene también su sitio entre tanto festival "pastil".

Ingredientes por persona:

  • 400 ml de Caldo (vegetal, de pollo, de cocido, escudella… lo que se te antoje) o agua
  • 50 g de Calabaza
  • 1/2 Puerro mediano
  • 4 vainas de Judía tierna (controla que sea la temporada y de proximidad)
  • 3 cucharadas soperas de Garbanzos cocidos
  • 40 g de Quinoa en crudo(a mí es que me gusta la sopa espesita)
  • Sal (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra (opcional)

Preparación:

Puedes partir desde un caldo que hayas preparado previamente o simplemente utilizar agua y que las verduras de la receta le aporten el sabor.

Corta a trozos pequeños la calabaza, el puerro y la judía tierna. Añade las verduras al caldo o al agua en frío. Pon a hervir.

Mientras tanto, lava bien la quinoa hasta eliminar gran parte de las saponinas (esa espuma que crea cuando la lavamos). Cuando lo que tenemos al fuego arranque el hervor, añade la quinoa limpia, baja el fuego y deja cocer unos 15 minutos.

En los últimos 3-5 minutos añade unos cuantos garbanzos ya cocidos. Rectifica de sal y añade un chorrito de aceite si te apetece. Sirve caliente.

Este plato es ideal para los días de frío en los que apetece algo calentito y ligero.

Pastel de quinoa

La siguiente receta podía haber sido una quinoa con verduras o una ensalada de quinoa. Dos clásicos que consideramos tenéis más que vistos, probados y superados. Es por eso que esta vez hemos apostado por algo diferente: un pastel. Pero no dulce. Un pastel que puede ser perfectamente un plato principal acompañado de una refrescante ensalada.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 g de quinoa cocida
  • 1 cebolla mediana
  • 1 pimiento rojo italiano
  • 1 calabacín mediano
  • 4 tomates secos
  • 250 g de queso ricotta
  • 2 cucharadas de harina integral (puede ser de cualquier cereal o de quinoa mismo)
  • 1 cucharada sopera de proteína de almendra
  • 2 huevos
  • 1 cucharada pequeña de levadura química
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimentón
  • Pimienta
  • Albahaca fresca
  • Agua

Preparación:

Lo primero que haremos será hidratar los tomates secos. Tan solo tienes que poner a hervir durante 5 minutos en agua los tomates. A continuación pasas por el colador y los esparces sobre papel absorbente para quitar el exceso de agua. Deja que se enfríen antes de manipularlos.

Limpia y corta las verduras a daditos. Rehoga en una sartén con aceite. Pica los tomates hidratados y parte de la albahaca (reserva unas 4 hojas) y añádelo a la mezcla. Salpimienta. Apaga el fuego y añade 200 g de queso ricotta (reserva los otros 50 gramos), mezcla y reserva.

Calienta el horno a 180oC.

Prepara la masa del pastel mezclando la quinoa ya cocida con la harina, la proteína de almendra, la levadura, los huevos, el pimentón y un poco de sal. Amasa hasta obtener una pasta uniforme.

En un molde untado con aceite pon la mitad de la masa en la base y las paredes, añade el relleno y finaliza con la otra mitad de la masa. En la superficie puedes poner porciones de la ricotta que has reservado y, si te ha sobrado tomate, también puedes añadirlo.

Hornea de 20 a 30 minutos y gratina en el último momento.

Sirve con unas hojas de albahaca fresca por encima acompañando este delicioso pastel con una también deliciosa ensalada.

Nota: las verduras del relleno pueden variar en función de tus gustos. La ricotta no es un ingrediente indispensable. Por ejemplo, puedes sustituir este queso por carne picada, o soja texturizada si sigues una alimentación vegana. También puedes mezclar relleno con la pasta de quinoa y hacer un pastel tipo bizcocho, sin relleno en medio.
En fin, lo que se te ocurra ¡Esta es la magia de la cocina.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com