Mermelada de nísperos sin azúcar

Esta semana traemos receta para aprovechar una fruta que se encuentra en plena temporada, el níspero, un alimento del que obtenemos gran cantidad de vitaminas y minerales, fibra soluble y mucho sabor.

El nisperero o simplemente níspero es un árbol originario de China cuyos frutos, del mismo nombre, maduran y se recolectan desde finales de invierno hasta principios de primavera. El nisperero introdujo en Japón, donde se naturalizó. En la actualidad es fácil encontrarlo en la mayoría de países de la cuenca mediterránea, en la India, Hawai y algunos países de América del sur, entre otros.

En muchos hogares con algo de terreno no es extraño encontrar un nisperero, ya que se trata de un árbol generoso a la hora de dispensar sus frutos con relativamente pocos cuidados.

En casa de mis padres tienen uno y hace unos días me llamaron para decirme que tenían el árbol repleto de nísperos. No daban abasto para comerlos y me pidieron que pasara a buscar unos cuantos.

Cesta en mano, me dirigí entusiasmada al rincón donde se encuentra el árbol y cargué con unos cuantos quilos de jugosos, dulces y maduros nísperos. El resultado de mi entusiasmo ha provocado cierta monotonía en mis ingestas de fruta de esta semana.

Después de varios días y antes que mis intestinos se resientan (os informo que el níspero es astringente), he decidido poner remedio y aprovechar la fruta de otra manera.

Tras pensar en las opciones que da el níspero en la cocina, me he animado a preparar una mermelada. Sin azúcar, eso sí. Y, como no, os comparto aquí la receta.

Ingredientes

  • 500 g de nísperos (ya pelados)
  • 110 g Azúcar de dátil
  • Zumo de medio limón
  • 1 rama de canela o ½ cucharadita de canela en polvo
  • 50 ml de agua

Preparación

  1. Pela y quita el hueso de los nísperos, corta a trozos pequeños y ves poniéndolos en un cazo.
  2. Añade el azúcar de dátil, el zumo de limón, la rama de canela (o la canela en polvo) y el agua.
  3. Pon al fuego y baja la potencia cuando empiece a hervir.
  4. Sin parar de remover de vez en cuando, deja cocer unos 30-40 minutos a fuego lento. Si ves que se espesa demasiado añade otro poquito de agua.
  5. Pasado este tiempo (verás que la fruta ha quedado blanda), apaga el fuego y deja enfriar antes de poner en un bote de cristal.

Personalmente no me gusta hacer las mermeladas muy dulces, ya que creo que esconde el sabor de la fruta. Si a ti te gusta más dulce, puedes añadirle más cantidad de azúcar de dátil o, en vez de utilizar dátil, hacer la mermelada con azúcar de coco o panela. Pero ya no sería “sin azúcar”.

El dátil, además de aportar dulzor, le da un toque a caramelo muy bueno.

Tener en cuenta que el dátil no contiene suficiente azúcar en su composición como para ejercer de conservante, por lo que este tipo de mermeladas deben consumirse con cierta rapidez. Del mismo modo debemos guardarlas en la nevera desde el primer día.  

Por supuesto, la fruta se puede cambiar. Te animo que pruebes hacer esta receta con la fruta que más te apetezca (manzanas, peras, fresas… o una mezcla de algunas de ellas).

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com