Beneficios de tomar baños con sal

Si alguna vez has tomado un baño relajante en casa quizá te haya surgido la duda sobre qué añadir al agua. ¿Jabón, sales, esencias…? Esta semana te explicamos como tomar el baño relajante ideal y los beneficios de añadir sal al agua.

Realizar baños de agua caliente es tan antiguo que se pierde en nuestra memoria. ¿Quién sabe si esto no está gravado en nuestro cerebro más primitivo? De hecho, tenemos la prueba viviente en los macacos japoneses, unos privilegiados que saben disfrutar de las aguas termales en invierno. Seguro que has visto las imágenes. Al parecer, esta actividad no solo les ayuda a soportar las bajas temperaturas de la zona, también influye sobre su estado de ánimo, ya que los relaja y reduce los niveles de estrés.

Me pregunto si nosotros empezamos igual, porque ¿Cómo es posible, si no, que civilizaciones tan distantes, tanto en tiempo como en espacio como la China antigua, Egipcios y Griegos, tuviesen debilidad por un buen baño en agua caliente?

Pensémoslo.

Beneficios

Una de las formas de intensificar los beneficios del baño en agua caliente es añadir sal. Nuestro cuerpo no solo se compone de agua, también contiene minerales, por lo que realizar esta misma combinación vía externa nos ofrece grandes ventajas.

Aunque existen muchos tipos de sal con los que preparar tu baño, salvo pequeñas diferencias, los efectos serán muy parecidos en todos los casos.

Existe una larga lista descrita de los beneficios de tomar baños en agua caliente con sal. Nosotros nos centramos en los más importantes:

  • Relajación: lo primero que notaremos al entrar en la bañera es una gran relajación. La expresión de placer que a todos se nos escapa nada más meter el pie lo dice todo. Tanto las temperaturas extremas suponen un estrés para nuestro organismo, que lucha por mantener el equilibrio. Es por eso que, entrar en un medio que imita la temperatura corporal es todo un gozo. Está más que demostrado que el contacto con el agua caliente (que no quemando), hace que nuestro cerebro libere endorfinas, lo que nos produce sensación de bienestar, y dopamina, relacionada con la recompensa.
  • Mejoras sobre nuestra piel: aquí juegan un importante papel tanto la temperatura del agua como la sal. El agua caliente será la responsable de dilatar los poros y la sal ejercerá un papel limpiador, arrastrando toxinas acumuladas, impurezas, células muertas... Esto ejerce importantes resultados sobre nuestra piel ya que previene la aparición de infecciones, disminuye el acné, limpia los poros, ejerce como exfoliante, mejora situaciones de dermatitis, psoriasis, reduce la inflamación. El aspecto de la piel mejora notablemente, aparece más lisa, se suaviza y gana elasticidad.
  • Dolores musculares y articulares: El baño en agua caliente con sal ayudará a dilatar los vasos sanguíneos, cosa que favorecerá la circulación y aliviará el dolor tanto a nivel muscular como articular.

Como hacer un baño con sal

Preparar un baño con sal es muy sencillo. Aunque lo ideal sería saber la capacidad de nuestra bañera para calcular qué cantidad de sal añadir, normalmente, para una bañera de tamaño medio (aquellas que te permiten estirar las piernas), suele agregarse 1 kg de sal. Lo que se busca es una saturación de aproximadamente al 1%.

La temperatura del agua debe rondar la de nuestro cuerpo, entre los 35 y los 37 grados Celsius. Aunque la mejor es aquella temperatura con la que te sientas cómodo. Para ello, hay que empezar llenando la bañera con agua caliente y finalizar con agua más fría hasta conseguir una temperatura confortable.

La sal se añade al inicio, para que se disuelva bien.

Una vez disuelta y con el agua a la temperatura deseada, ya solo falta sumergirnos y disfrutar del placentero baño. Recuerda que siempre puedes potenciar los beneficios de tu baño añadiendo aceites esenciales.

Lo ideal es relajar cuerpo y mente un mínimo de 15 minutos y alargarlo hasta que empieces a notar que la temperatura del agua baja. ¡Ojo! Tampoco es cuestión de coger frío.

Salir del agua no significa el final de tu ritual de relajación y limpieza. Una vez fuera, sécate de forma suave. Sin restregar la toalla bruscamente. Hidrata tu piel si lo crees necesario y vístete con prendas de fibras naturales.

Y para finalizar, no olvides beber un buen vaso de agua mineral.

Serás una persona nueva.

Baño de sal sin bañera

Dedicar un rato a sumergirse en agua caliente es un regalo que pocas veces podemos permitirnos. Ya sea por falta de tiempo o sencillamente porque no tenemos bañera en casa, bañarse (que no ducharse) es un placer escaso.

¿Cómo podemos beneficiarnos del baño con sal si no podemos sumergirnos?

Tenemos varias opciones.

  1. Si tienes una manopla de baño, puedes rellenarla con un puñado de sal y frotar suavemente tu cuerpo bajo el chorro de agua caliente.
  2. También puedes realizar baños de vapor añadiendo sal a un barreño con agua muy caliente y taparte cara y torso con una toalla para que los vapores empapen tu piel.
  3. Los pies se benefician especialmente de los baños de agua con sal. Después de un día especialmente duro, sumergir los pies en un recipiente con agua caliente y sal favorece la circulación, relaja, alivia la tensión y el estrés, suaviza la piel, es un muy buen recurso para ablandar y tratar callosidades y durezas y, si además añades unas gotas de esencia, se convierte en un maravilloso desodorante.

Contraindicaciones

Los baños de agua con sal suelen hacerse con agua caliente ya que dos de los principales objetivos son, por un lado dilatar los poros para eliminar toxinas y por el otro, ejercer un efecto relajante.

Es precisamente esta alta temperatura del agua la que no es aconsejable para personas que sufren de tensión baja o enfermedades circulatorias.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com