Áloe -Vera regenerador natural de la piel, indispensable en verano!

El áloe-vera tiene una enorme capacidad regeneradora de la piel, así como para calmar irritaciones, eccemas y cicatrizar heridas. En verano el áloe-vera resulta convenientemente útil, ya que tiene además una potente acción refrescante, que ayuda a calmar la superficie de la piel castigada por una alta exposición al sol. El gel que se extrae de su interior hace maravillas sobre la piel.

Tomar el sol sin tomar las precauciones adecuadas tiene consecuencias para la piel y la salud, ya que las quemaduras causadas por el sol en la época estival pueden ser de diferente gravedad y son más comunes de lo que se cree. En ello influye mucho el tipo de piel, pero principalmente influyen las deficientes medidas de prevención que se toman. 

Las lesiones que puede causar el sol pasan de un leve enrojecimiento hasta la inflamación con aparición de ampollas y dolor. Esto último es más frecuente en personas con pieles más blancas y sensibles.  No obstante, la protección es indispensable para todos los tipos de piel, en todas las edades y prácticamente durante todo el año, teniendo especial cuidado en verano o en climas tropicales.

Las quemaduras solares no solamente provocan una molestia pasajera o superficial, y aunque la irritación dure pocos días, el daño puede ser permanente, con anti-estéticas consecuencias como arrugas y manchas, síntomas evidentes del envejecimiento prematuro. Pero principalmente la irresponsable exposición al sol es el factor más alto de riesgo de cáncer de piel o melanoma.

Como ayuda el Áloe-vera?

Tanto en la prevención como en el alivio de lesiones el áloe vera tiene funciones sorprendentes.

Una piel expuesta al sol inevitablemente termina por resecarse o deshidratarse. En contraposición a este efecto, la protección que se aplique debería tener añadido un efecto hidratante y en este aspecto el áloe-vera resulta muy efectivo, ya que el gel de esta planta favorece el aumento de la producción de colágeno natural, al incrementar la productividad de las células responsables de la elaboración del mismo. En este contexto no sólo es efectivo a nivel externo, pues el áloe-vera a nivel interno, bien sea en zumo, capsulas o grageas, tiene propiedades que ayudan a mejorar el sistema inmune, confiriéndole al organismo una habilidad de recuperación más rápida y eficaz.

Para que la prevención sea eficiente, es importante seguir unas sencillas pautas:

El gel de áloe-vera se absorbe y se evapora con mucha facilidad.La acción del áloe-vera en la prevención de lesiones cutáneas es ayudar al sistema de defensas de la piel a equilibrar la perdida de humedad provocada por las altas temperaturas. 

Como la cantidad de agua que contiene el gel de áloe-vera es tan elevada, éste se absorbe con facilidad, pero con la misma facilidad se evapora, con lo cual se debe aplicar una cantidad generosa para que pueda ser absorbida hasta las capas más internas de la piel.  El áloe vera tiene la capacidad de penetrar hasta la 3ª capa de la piel.

Protección efectiva, filtro solar natural

  • En primer lugar, antes de la exposición al sol es conveniente aplicar el gel de áloe-vera sobre la piel bien seca, limpia y libre de cremas, aceites o cualquier sustancia que pueda bloquear la absorción del gel. La aplicación se puede hacer directamente de la planta, pero como no todos tienen una planta en su casa, se puede aplicar a partir de una loción o bálsamo a base de áloe-vera que cumple las mismas funciones. Pero para que esto sea así, el fabricante debe garantizar una composición superior al 98% de gel de áloe-vera.
  • Una vez este gel se absorba, es imprescindible poner una crema solar o loción protectora con un factor de protección como mínimo de 30F, y si entre sus ingredientes contiene áloe-vera, el bloqueo de la radiación será mas efectivo. No obstante, aunque en su función protectora el áloe-vera absorbe un alto porcentaje de radiación solar, no es suficiente aplicar solo el gel del áloe-vera, siempre será necesaria la aplicación de la crema con protección UVA y UVB
  • Estos primeros pasos deben realizarse una media hora antes sobre la piel bien seca y preferiblemente antes de salir de casa o de exponerse al sol
  • En caso de bañarse o refrescarse se debe secar bien la piel antes de aplicar nuevamente la protección. Esta recomendación se debe tener muy en cuenta especialmente para los niños, adolescentes o personas de piel muy blanca o sensible. Los efectos dañinos en la piel de los niños son acumulativos e irreversibles y es muy posible que las consecuencias se evidencien en los años posteriores. Además, las quemaduras solares durante la infancia predisponen a un mayor riesgo de desarrollar problemas cutáneos en la edad adulta
  • Utilizar la protección aunque el día este nublado y renovar la aplicación del protector solar al menos cada dos horas. Si bien es cierto que en los adultos de piel normal y poco acostumbrados al sol es suficiente con una protección de 15, en caso de exposiciones prolongadas o en las horas de mayor radiación, siempre sera conveniente un factor de protección más alto
  • Evitar la exposición directa de la cara. A pesar de usar protección es indispensable el uso de sombrero o una sombrilla. La piel de la cara es la más propensa a quemaduras cuyos efectos son muy negativos: manchas, arrugas, grietas y envejecimiento prematuro son consecuencias que se pueden evitar. Es aconsejable que la protección del rostro, además de contener un factor alto, contenga vitaminas, sustancias nutritivas y principios activos que eviten el envejecimiento y aporten firmeza y elasticidad.

Otros riesgos

No solamente la radiación del sol es perjudicial para la piel. Tambén determinado tipo de lamparas, focos fluorescentes, monitores, etc. son capaces de emitir rayos UV, por lo tanto, la protección siempre es mejor llevarla hasta poco antes de dormir. La piel de la cara es más susceptible a este tipo de radiación ya que es la parte del cuerpo que está expuesta de forma más directa y protegerla es muy sencillo, con una crema hidratante que incluya un factor de protección aunque no sea el más alto, es suficiente.

Y después del sol, el áloe-vera ayuda a recuperar la humedad natural

Incluso la mejor protección del sol no puede evitar que la piel sufra un poco. Después de una exposición al sol, aunque no haya sido prolongada y no haya causado irritación alguna, se requiere una humectación suficiente, reparadora, refrescante, regeneradora y calmante.

Es prioritario que la piel compense la pérdida de humedad que sufre con la exposición al sol. Sin embargo, ante una lesión por leve que sea, esta prioridad pasa a ser una necesidad que obligadamente se debe satisfacer.  

El papel del áloe-vera en este contexto es destacado, pues su aplicación inmediata y frecuente durante las primeras horas después de tomar el sol, evitará la aparición de ampollas y posteriores descamaciones. Así mismo, favorecerá la disminución de la inflamación y por tanto del dolor añadido que provoca una quemadura.

Esta función regeneradora y calmante del áloe-vera se procura gracias a que el gel de áloe-vera esta compuesto por una variedad de elementos curativos como polisacáridos, glicoproteínas, ácidos, azucares, minerales y sustancias analgésicas. Estos compuestos están presentes en el interior de la planta, una especie de gelatina cuyo principal elemento hemos dicho que es el agua, entre un 98-99%.

Que hacen estos compuestos?

El áloe-vera favorece regeneración celular y por ende la producción de colágeno.Las glicoproteínas favorecen la curación más rápida ya que ayudan a calmar el dolor y a desinflamar. Y los polisacáridos tienen una acción humectante y reparadora, ademas de estimular el crecimiento y regeneración de la piel. 
La simbiosis de estos elementos con los minerales y demás sustancias ayudan a reducir la hinchazón, a calmar la picazón, la sensación de calor y a aliviar posibles reacciones alérgicas al sol.

La aplicación inmediata del áloe vera sobre la piel quemada ayuda a la regeneración celular de la misma de una forma sorprendente, pues en poco tiempo los efectos molestos de la quemadura desaparecen y aplicado de forma habitual favorece la recuperación total de la piel, devolviéndole su aspecto natural y evitando la aparición de manchas, rojeces y cicatrices.

En conclusión, podemos decir que el áloe-vera es una planta multiusos en lo que a la salud de la piel se refiere, pues sus aplicaciones terapéuticas encierran además muchas otras propiedades como:

  • Anti-bacterianas
  • Astringentes
  • Anti-inflamatorias
  • Cicatrizantes
  • Tónicas
  • Reparadora de tejidos
  • Antifungica
  • Antiacneicas
  • Antibióticas

Cualquiera que haya experimentado una quemadura solar sabe de sobra lo dolorosa que es y seguramente no volvería a arriesgarse, pero en caso de un descuido siempre tendrá la posibilidad de aprovechar las ventajas del áloe vera para acabar con los molestos efectos de una quemadura. Y de paso lo tendrá en cuenta como prevención para las próximas vacaciones al sol, o para cualquier otro tipo de lesión de la piel.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


Shop
La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com