Magnesio. El importante papel de este mineral esencial

Como nutriente esencial, el magnesio ejerce importantes funciones en nuestro organismo. A través de su papel indispensable para la vida humana, conoceremos las propiedades de este mineral, las fuentes de magnesio y porqué en ocasiones puede ser necesaria la suplementación.

Magnesio. Mineral esencial

Como ya hemos señalado en anteriores ocasiones, un nutriente esencial es aquel que debe administrarse a través de la alimentación porque nuestro organismo no es capaz de fabricarlo. Esto es lo que sucede con el magnesio, uno de los minerales con mayor presencia en nuestro cuerpo.

Nutricionalmente, el magnesio se clasifica como micronutriente, es decir, que las cantidades que se deben aportar son pequeñas (miligramos o microgramos), aunque no por ello es menos importante. Dentro de esta categoría están el resto de minerales y las vitaminas. Los carbohidratos, grasas y proteínas se necesitan en mayor cantidad (gramos) y aportan energía (calorías), motivo por el cual se los define como macronutrientes.El matgnesio es el segundo mineral más importante a nivel intracelular y el cuarto a nivel extracelular.

El cuerpo humano contiene alrededor de 25 gramos de magnesio. Algo más de la mitad forma parte del esqueleto, alrededor del 20 % se encuentra en el músculo, sobre el 1% está en la sangre y el resto repartido entre otros tejidos blandos.

Funciones del magnesio

El magnesio, como todo nutriente esencial, ejerce diversas funciones dentro de nuestro organismo.

Óseo: es un mineral muy importante para nuestros huesos y dientes ya que es necesario para la correcta absorción y asimilación del calcio. Es, por tanto, determinante en la formación ósea. De hecho, 2/3 del magnesio corporal se encuentra en los huesos.

Muscular: tiene un papel destacado en el impulso nervioso, contracción y relajación muscular.

Energía: el magnesio es necesario para el metabolismo de grasas y carbohidratos. Es decir, para que estos dos nutrientes se utilicen como fuente energética.

Cerebro: contribuye de forma positiva a la actividad cerebral, ayudando a nuestra concentración, memoria y rendimiento mental general.

Equilibrio ácido-base: como electrolito, contribuye a mantener el balance o equilibrio entre los medios intracelular y extracelular.

El magnesio puede ayudarnos a dormir mejor, contribuye a reducir el cansancio y la fatiga, mejora nuestra salud cardiovascular, puede ser de ayuda para equilibrar los niveles de glucosa en sangre y fortalecer el sistema inmune.

Déficit de magnesio

Aunque es poco común, existen factores que pueden desencadenar un déficit de magnesio, lo que se conoce como hipomagnesemia.

De entrada, puede producirse por una disminución de la ingesta de magnesio. Esto puede ser por dietas extremadamente pobres (desnutrición), en nutrición parenteral y en casos de alcoholismo, donde también se produce una disminución del consumo de alimentos.

Dificultad para absorber el magnesio como es el caso del síndrome de malabsorción, en la celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal o resección intestinal.   

Otras situaciones que pueden causar déficit de magnesio son trastornos renales, trastornos endocrinos, diarrea crónica, sudoración excesiva, realizar actividad física exigente, ciertos medicamentos (p.e. diuréticos) o diabetes.

El déficit de magnesio, si no es importante, no tiene por qué acarrear síntomas, por lo que lo mejor es comprobarlo mediante analíticas. Cuando este déficit es más severo o crónico puede manifestarse con problemas musculares (debilidad, calambres, hormigueo, entumecimiento entre otros), cansancio (debilidad, fatiga), hipertensión, cefaleas, trastornos del sueño, estado de ánimo cambiante, alteraciones digestivas.

Fuentes de magnesio y necesidades nutricionales

Los frutos secos, así como las legumbres y cereales integrales son los alimentos con más magnesio. El cacao es también uno de los alimentos más ricos en magnesio, además de las semillas oleaginosas como el sésamo o las semillas de girasol. Entre las hortalizas, los vegetales hoja verde, alcachofas, espárragos y brócoli, principalmente.

Importante señalar que si tu dieta es rica en vegetales, difícilmente presentarás déficit de magnesio.

Existe una ligera diferencia en las necesidades de magnesio entre hombres y mujeres:

Una mujer adulta sana necesita unos 300 mg al día de magnesio.

Un hombre adulto sano, 350 mg/día.

Suplementación con magnesio

Como hemos indicado, el déficit de magnesio raramente se da. Deportistas y personal mayores son los principales beneficiados de la ingesta de magnesio.

Si así fuera, lo primero que hay que hacer es analizar el motivo o motivos que han provocado hipomagnesemia y, en la medida de lo posible, actuar.

Revisar los hábitos alimentarios es el paso más sencillo y donde más fácilmente se puede intervenir. Lo siguiente es descartar cualquier problema de salud que haya podido llevar al déficit de magnesio.

La suplementación se pautará cuando las necesidades se vean aumentadas, como es el caso de alta exigencia física, como los deportes de alto rendimiento y allí donde la alimentación, por sus características, no sea capaz de llegar.  

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional dsanitario. No se debe sustituir o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento médico.
© 2009-2022 Copyright - Cebanatural.com