Broncea tu piel desde ya y prolóngalo en el tiempo

Para los amantes del bronceado, tumbarse bajo el sol cuando llega el buen tiempo es una costumbre tan arraigada como lo puede ser ducharse por las mañanas. Lucir una piel morena y mantenerla por mucho tiempo es el deseo de todos ellos. Algo posible si cuidamos bien nuestra piel.

Aunque la primavera es sinónimo de lluvias en muchos puntos de nuestro país, las horas de luz y la calidad de la radiación hacen posible que ya podamos exponer nuestra piel a los rayos solares. Las temperaturas más suaves nos permiten vestir manga corta durante los días más calurosos que ya van asomando la nariz.

Es entonces cuando nuestra blanca piel, mantenida en la "oscuridad" bajo capas de ropa, nos recompensa perdiendo ese tono pálido característico de la estación fría.

Pero, cuidado con esta recompensa, que si nos pasamos nos puede pasar factura.

Lo bueno y lo malo del sol

El sol nos aporta grandes beneficios para nuestra salud si aplicamos la moderación.

De entrada, lo hemos mencionado en multitud de ocasiones, es esencial para la síntesis de vitamina D. También es una gran ayuda para luchar contra problemas de la piel como acné o psoriasis, mejora la circulación, es beneficioso para nuestro sistema inmune y regula la producción de melatonina, entre otros.

Además, a nivel psicológico, es beneficioso para nuestro estado de ánimo al ser un estimulador en la síntesis del neurotransmisor serotonina.

Hasta aquí la parte positiva.

La parte negativa la conocemos todos: oxidación celular, envejecimiento prematuro de la piel, problemas oculares, quemaduras y riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Todo ello cuando la exposición es prolongada y no aplicamos la protección necesaria.

Lucir bronceado

Iniciar la temporada de sol tras el letargo invernal debe hacerse con cautela. Las ganas de verse bronceado y el ansia para que nuestra piel adquiera tono de forma rápida puede jugarnos una mala pasada.No poder ir a la playa o para tomar baños de sol con tranquilidad hace que tengamos que echarle imaginación y montar nuestro rincón en casa:delante de una ventana, en el balcón, terraza...

Lo ideal es empezar poco a poco. Parece que la naturaleza sea más sabia que nosotros en esta estación del año, alternando días de sol con otros menos soleados, como si quisiera avisarnos que no es conveniente exponer nuestra piel de golpe.

Así, que… empieza con pequeños ratos. Si la situación te lo permite, aprovecha las mañanas, cuando el sol no está aún muy elevado, 5-10 minutos serán suficientes.  

No olvides los protectores solares si tu intención es prolongar el rato que quieras estar bajo nuestra estrella.

Preparar la piel por dentro es un factor importarte a la hora de broncearse y que a menudo se olvida. Hacerlo te aporta doble ventaja. La primera es que suministras nutrientes que protegen tu piel y la segunda es que pueden ayudarte a intensificar el bronceado y a prolongarlo durante más tiempo.

¿Y como se consigue? Pues, básicamente con dos componentes: betacaroteno y cobre.

El primero ejerce función antioxidante, de gran interés para proteger tu piel expuesta al sol. El betacaroteno, además, es un pigmento que, al tomarlo, también "tiñe" nuestra piel desde dentro. Es lo se conoce como "efecto zanahoria".

El cobre favorece la correcta pigmentación de la piel, además de proteger nuestras células del estrés oxidativo.

En conjunto, ambos nutrientes, no solo protegen, sino que intensifican y proporcionan un bronceado más duradero.

Cabe recordar que, aunque ejerzan función protectora, nada nos libra de tener que aplicar pantallas externas en forma de cremas de factor de protección solar.

Y si eres de los que gusta verse moreno pero no tomar el sol, tienes la opción de las cremas bronceadoras.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


Shop
La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com