Todas las plantas de la cafeína

La cafeína la relacionamos normalmente con el café. Pero existen otras plantas que contienen también este alcaloide estimulante. Daremos la vuelta al mundo para conocer cuáles son, donde crecen y qué cantidad de cafeína contienen.

Hace un tiempo ya hicimos un post en el que os explicábamos cuatro cosas sobre el café. En él repasábamos muy por encima su origen, historia, qué es la cafeína y qué efectos tiene. Si quieres echarle un ojo, te dejamos el link aquí.

Pese al nombre que lo relaciona con el producto de origen, la cafeína se encuentra también en otras plantas, más de medio centenar, y de las más conocidas os vamos a escribir en el post de esta semana.

Café

Como no, empezamos por la planta, de origen africano, que da nombre a este compuesto químico tan popular.

La cafeína fue descubierta a principios del siglo XIX, concretamente en 1819 por un químico alemán que consiguió aislarla del café casi en su totalidad.

En años posteriores se pudo profundizar más en el conocimiento de la cafeína y no fue hasta finales del mismo siglo que no pudo ser sintetizada de forma artificial.

Originario de Etiopía, el café es la fuente de cafeína más importante de las personas adultas (fuente: EFSA).El contenido en cafeína del café dependerá del tipo de grano y de la forma de prepararlo, además de la cantidad utilizada para ello.

Podemos decir que, de media, una taza de café (unos 100 g de infusión de café) contiene sobre unos 40 mg de cafeína, aunque, como hemos dicho, dependerá de como se prepare. Por ejemplo, el espresso tendrá unos 100 mg por tacita (50 ml).

Saliendo de Etiopia y yendo hacia el este, cambiamos de continente y llegamos hasta Asia, concretamente China, parada obligatoria porque aquí es donde nos encontramos con el té.

La planta del té (Camelia sinensis) es originaria del sur de China y el consumo de la infusión de sus hojas está documentado desde el año 250 a.C. aproximadamente.

Aunque todos los tés salen de la misma especie, la diferencia entre ellos se encuentra en los procesos que sufren antes de su consumo, empezando por el momento de la recolección de las hojas. Si quieres saber un poquito más del té, te recomendamos la lectura de este post.

Al té siempre lo ha envuelto una especie de halo místico. Asociado con la religión, filosofía, cultura, sociedad y medicina oriental, esta sencilla bebida es acompañada en ocasiones de rituales tan elaborados como la conocida ceremonia del té japonesa, Cha no yu, en el que se utiliza té matcha.

¿El té contiene cafeína? Pues, sí, porque en realidad la teína y la cafeína son la misma molécula. Así que, a partir de ahora, si te hablan de la teína del té y quieres hacerte el pedante, puedes corregir sin miedo a tu interlocutor.

La cantidad de cafeína presente en el té es menor que en el café y al igual que el anterior, se hace difícil determinar la cantidad ya que la presencia de cafeína en la planta dependerá de las condiciones de cultivo (tipo de terreno, horas de luz solar, utilización de brotes, edad de las plantas…).

De media, una taza de té verde, el té más consumido, contiene unos 20 mg por 100 ml.

Cacao

Partimos del continente asiático y continuamos nuestra ruta cruzando el gran océano Pacífico hasta Centroamérica, cuna de la cultura maya, grandes consumidores de cacao.

100 g de semillas de cacao puro contienen algo más de 200 mg de cafeína. Pero no debemos alarmarnos ya que solemos consumir el cacao en forma de chocolate, por lo que la cantidad de cafeína variará en función del porcentaje de cacao contenido en el producto a consumir.

A modo de ejemplo, y según datos de la EFSA, 50 g de chocolate con leche contienen unos 10 mg de cafeína, y la misma cantidad de chocolate negro contienen unos 25 mg de cafeína.

Si eres de los que se echa las manos a la cabeza cuando oyes hablar de niños que consumen café o bebidas energéticas, ahora ya sabes que la siguen tomando igual cuando ingieren chocolate, aunque en menos cantidad, claro.

Del chocolate, lo que más nos debe preocupar es su contenido en azúcar y grasas saturadas.

Mate

Sin movernos del continente americano, descendemos hasta llegar a las cuencas de 3 ríos: Paraná, Paraguay y Uruguay, zondas donde la planta Ilex paraguariensis es originaria.

Si el té es la bebida referente en China, el mate lo es en Paraguay, Argentina y Uruguay, principalmente. El consumo de mate está tan arraigado y se consume tanto que no salen de casa sin llevar bajo el brazo su recipiente con mate.

Entorno al mate existe todo un mundo que abarca vocablos, herramientas y maneras distintas de preparar la infusión.

Al igual que sucede con el té y su teína, el compuesto estimulante del mate fue llamado mateína, creyéndolo diferente a la cafeína y exclusivo del mate.

Con el tiempo se demostró que la mateína no era otra cosa que cafeína.

La cantidad de cafeína contenida en una taza de mate ronda los 60 mg.

Guaraná

Continuamos en Suramérica, concretamente en el Amazonas. Uno de los grandes pulmones del planeta (por desgracia en peligro).

Es allí donde se encuentra el guaraná (Paullinia cupana), un arbusto trepador cuyos frutos, una vez se abren se asemejan a unos ojos. De hecho, la palabra guaraná proviene del idioma tupí-guaraní wara’ná que significa “fruta como los ojos de las personas”. Tendremos que preguntar a alguien que conozca la lengua para averiguar si es así y no una invención de Wikipedia.

La función de la cafeína en la planta es defensiva: protege del ataque microbiano e insectos, evita que otras plantas germinen alrededor y garantiza la polinización. Lo que sí es cierto es que el guaraná es la planta con mayor cantidad de cafeína en su interior. Sobre un 7%, por lo que su función como estimulante es indiscutible.

El guaraná lo recomiendan en dietas de control de peso, para mejorar el rendimiento de deportistas, para la memoria y concentración, como antioxidante, para contrarrestar la fatiga, como antidepresivo, para el dolor de cabeza e incluso como potenciador sexual.

Existe una diferencia entre los complementos de guaraná y los complementos de cafeína y es que la acción estimulante del guaraná es más progresiva y sostenida en el tiempo, mientras que la cafeína suplementada entra más rápido y tiene una duración más corta. Algo a tener en cuenta dependiendo de cual sea tu objetivo.

Cola

Y finalizamos nuestra vuelta al mundo donde la empezamos, en África, concretamente África Occidental, ya que de allí es originaria la nuez de cola (cola acuminata).

Las nueces de cola son apreciadas y consumidas por la población africana desde hace mucho tiempo, y no solo por sus propiedades estimulantes, también como antiemético, para tratar los dolores de cabeza o como diurético.

La nuez de cola contiene alrededor del 3,5% de cafeína y, al igual que el guaraná, es liberada lentamente, por lo que el efecto estimulante queda suavizado pero a la vez perdura más en el tiempo.

Evidentemente, la cola es conocida por formar parte de los ingredientes del famoso refresco que lleva su nombre, aunque se dice que actualmente lo que menos lleva es cola. Un misterio más que añadir al mito de la marca americana.

Del té, la teína. Del mate, la mateína. Del guaraná, la guaranina. Todas estas sustancias son una sola: cafeína. Nombre que se le dio cuando fue descubierta, precisamente por extraerse del grano de café.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com