Prevenir y cuidar los callos

Los callos se forman principalmente en los pies y también en las manos. Además de ser un problema estético, pueden llegar a ser muy molestos e incluso dolorosos si no se realizan los cuidados necesarios.

Conocidos también como callosidades, se trata de capas de piel más gruesa que se han formado a causa de la fricción continuada o la presión ejercida en un punto concreto. Es una reacción de la piel, que se engrosa para proteger la zona “agredida”. La piel, allí donde hay un callo, se muestra con una protuberancia, endurecida, seca, áspera al tacto e incluso presentar cierta descamación.

Los callos, propiamente dichos, son en realidad helomas. Las durezas son otro tipo de callo conocido también como hiperqueratosis difusa. Se estima que alrededor de un 30% de la población sufre con los callos y sobre el 50% desarrolla durezas.

Diferencias entre heloma y dureza

Los helomas están muy localizados en un pequeño punto del piel. Un heloma crece hasta llegar a capas muy profundas de la piel y suelen ser dolorosos, incluso al roce. Como “pisar un clavo”. Un heloma es fácil de identificar ya que se muestra como un punto de forma redondeada de color más oscuro y suele estar rodeado por una dureza (excepto los helomas digital y de fondo de saco).  

Las durezas son más extensas. Se forman en las capas más superficiales de la piel y suelen presentar un color amarillento. Las durezas no suelen causar molestias.

En los pies es donde más se forman tanto unos como otros ya que son la parte del cuerpo más expuesta a factores que provocan su aparición.

La forma de pisar (la manera en como repartimos el peso de nuestro cuerpo se refleja en puntos de presión sobre nuestros pies), el tipo de calzado que no deja libertad de movimiento (por ejemplo, los zapatos de punta estrecha son un gran problema), la hidratación (la falta de hidratación se refleja en sequedad en nuestros pies. Un ejemplo muy habitual son los talones secos y agrietados) y sufrir alguna malformación como dedos en garra o juanetes, son las causas principales de la aparición de callos (tanto helomas como durezas).

Al igual que los pies, nuestras manos no están exentas de la aparición de callos. Las durezas en las manos suelen estar relacionadas con la práctica deportiva o el trabajo manual, dos condiciones donde las manos están sometidas a presión y fricción con algún elemento.  

Otras partes del cuerpo como codos y rodillas son también susceptibles de la aparición de durezas.

Prevenir, tratar y eliminar

Prevenir la aparición de los callos es parte fundamental. Eso lo sabemos todos, aunque no siempre es posible. Todo y así, podemos minimizar el problema aplicando medidas sobre los factores que provocan su formación como la utilización de calzado adecuado para nuestros pies. Es importante ir cambiando de calzado, para evitar que las fricciones y presiones se ejerzan siempre en el mismo sitio. Para nuestras manos, la protección con guantes u otro elemento destinado para ello es la mejor opción si queremos prevenir o reducir al máximo posible la aparición de callosidades.

Mantener una buena hidratación es clave para evitar que nuestra piel se reseque en exceso. Esto no solo se consigue bebiendo suficiente agua. Si sueles tener mansos y pies secos, una buena crema hidratante ayudará a mantener la humedad de la piel.

El uso regular de abrasivos, como la piedra pómez u otro tipo de limas específicas, ayudará eliminar la piel superficial. Este sistema previene eficazmente la aparición de callosidades, ya que mantenemos “al día” nuestra piel y evitamos la acumulación de células muertas. No debemos olvidar que tras esta rutina hay que rehidratar la piel. La mejor opción es una crema específica que suavice la piel, evite la aparición de callos e hidrate a partes iguales.

Eliminar las duricias una vez han salido es relativamente fácil. Para eliminar el exceso de células muertas en el pie, un podólogo realizará lo que se llama una quiropodia.

Nunca estará de más realizar un estudio de la pisada, donde se podrá ver dónde se ejerce más presión y valorar la necesidad de plantillas adaptadas que pueden ayudar a repartir mejor dicha presión.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com