Los electrolitos: la chispa del motor celular

Un desequilibrio de los electrolitos conlleva a daños en los riñones, arritmias cardíacas, alteraciones nerviosas etc. Su importancia radica en la función de mantener el balance hídrico del cuerpo y su participación en la actividad eléctrica de las células. Minerales como el sodio, el potasio, el calcio y el magnesio, entre otros, son electrolitos esenciales para la vida.

Los electrolitos

Son esenciales. Es decir, sustancias que el cuerpo no puede producir por si mismo y por tanto deben suministrarse a través de la alimentación. El sodio, el potasio, el calcio, el magnesio, el cloruro y el fósforo se consideran los electrolitos más importantes y que garantizan el funcionamiento correcto del organismo.

De la distribución adecuada de los electrolitos en el cuerpo se hacen cargo las hormonas,
que al mismo tiempo regulan su ajuste funcional.

Si las necesidades de electrolitos del cuerpo no están cubiertas, se desarrolla a largo plazo una deficiencia que conduce a varios trastornos. No obstante, también un exceso de electrolitos puede provocar problemas de la salud. Los diferentes tipos de trastornos se determinan según las propiedades individuales de cada electrolito.

Las generalidades concernientes a los electrolitos  

Con pequeñas cantidades de electrolitos se pueden cubrir las necesidades para el optimo funcionamiento corporal.Solo en presencia de una cantidad suficiente de todos los diferentes electrolitos el mecanismo del organismo puede funcionar sin que aparezcan trastornos y problemas. Y su suministro  no es una tarea complicada por lo que el cuerpo requiere sólo muy pequeñas cantidades de los diversos electrolitos.

Junto a las vitaminas y los oligoelementos, los electrolitos pertenecen a las así llamadas sustancias vitales,  ya que son esenciales para la vida (véase el artículo, los nutrientes).

Otra manera de categorización denomina los electrolitos "micronutrientes" porque que el cuerpo necesita sólo cantidades muy pequeñas de ellos (en comparación con las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono).

La función de los electrolitos

A pesar de sus pequeñas cantidades presentes en el organismo, los electrolitos son vitales para el cuerpo. Aunque que no aportan energía, son necesarios para el buen funcionamiento de los diversos procesos en el organismo.

Su tarea principal consta en  mantener el equilibrio entre
el espacio interior de las células y su espacio exterior. 

La diferente distribución de los electrolitos en el interior y exterior de las células permite mantener el equilibrio de los mismos mediante el transporte de electrolitos desde el exterior hacia el interior y viceversa.

Además, este mecanismo pone al organismo en condiciones de poder cambiar la tensión en las paredes celulares. Sólo si la distribución de electrolitos entre el interior y el exterior y los posibles cambios de tensión en la paredes celulares están asegurados, las células del cuerpo son viables, pueden cumplir sus tareas e intercambiar informaciones entre sí.

Los electrolitos están involucrados en la formación de hueso y dientes.Los cambios de tensión posibilitan por ejemplo la actividad eléctrica de las células nerviosas y musculares. Además, los electrolitos se utilizan como bloques de construcción en el cuerpo, por ejemplo en la formación de los huesos y de los dientes.

Un equilibrio regulado en la relación agua-electrolito juega también un papel importante porque el cuerpo se compone aproximadamente de un 60% de agua. Dos tercios de esa agua se encuentran en las células, un tercio fuera de las células. 

Para que el organismo pueda funcionar de manera optima los siguientes criterios deben ser cumplidos:

  • La presencia de suficiente agua en el cuerpo
  • El agua debe ser distribuida de forma homogénea en el cuerpo
  • La distribución del agua debe efectuarse en la proporción correcta entre el espacio interior y el espacio exterior de las células

La deficiencia o el exceso de los electrolitos

Las causas de la deficiencia de electrolitos se atribuyen por lo general a las pérdidas de los mismos debido a:

  • Sudoración profusa
  • Esfuerzos físicos intensos
  • Vómitos o diarreas

Un aumento de la necesidad de electrolitos se debe por ejemplo:

  • En el embarazo y a la lactancia
  • Durante la toma de medicamentos
  • Cuando existen problemas renales
  • Si hubiera trastornos del tracto digestivo
  • Por trastornos de la distribución de los electrolitos entre el espacio interior de las células y el espacio exterior  
  • Por trastornos hormonales las cuales tienen la tarea de controlar el equilibrio de los electrolitos

El sodio  

El sodio es un electrolito responsable del buen funcionamiento de las células. 

La necesidad del electrolito de sodio se puede suplir con el uso moderado de la sal de mesa.En el detalle: para el intercambio de información entre las células, el balance de agua en el cuerpo, la formación del hueso y la actividad de varias enzimas, véase el artículo "las enzimas".  El hombre puede satisfacer su necesidad diaria de sodio mediante la dieta, particularmente utilizando la sal de mesa.

Los síntomas de la deficiencia de sodio se manifiestan en forma de fatiga, problemas de la conciencia y trastornos neurológicos. El caso contrario, es decir una cantidad excesiva de sodio en el cuerpo conduce en primer lugar a la deshidratación de las células, de las cuales especialmente las células cerebrales se ven afectadas. 

Las posibles consecuencias: síntomas de confusión, de letargo, de espasticidad (rigidez muscular) y fisuras en los vasos.

El potasio

El potasio es un electrolito que es particularmente importante para la cantidad de agua en el cuerpo, la estructura de las proteínas, la actividad de varias enzimas y la conversión de carbohidratos en energía. La deficiencia de potasio provoca un mal funcionamiento de los músculos y de los nervios. El exceso de potasio en la sangre puede causar alteraciones del ritmo cardíaco.

El calcio  

El calcio es un electrolito importante para la estabilidad de los dientes y de los huesos, la coagulación de la sangre, la función de los nervios y de los músculos así como para la activación de ciertas enzimas y hormonas. El cuerpo ajusta la cantidad de calcio en la sangre mediante tres mensajeros:

La calcitonina, la vitamina D y la hormona paratiroidea. Los síntomas de la deficiencia de calcio incluyen:

  • Espasmos musculares
  • Sensación de hormigueo en la piel
  • Problemas cardíacos y circulatorios
  • Piel seca
  • Uñas quebradizas

Cuando el cuerpo suda pierde electrolitos que deben reponerse en un tiempo más bien corto.Normalmente el exceso de calcio se excreta por la orina, las heces y el sudor. Sin embargo, en el caso de trastornos tales como los problemas renales, el nivel de calcio se incrementa en el cuerpo. Este trastorno puede conducir a la fatiga, a problemas digestivos, a la pérdida de masa muscular, a cálculos renales y a la depresión.

El magnesio

El magnesio se preocupa entre otras cosas de la regulación de la excitabilidad de las células, de la relajación de las células musculares, de la formación de huesos y de dientes y de la actividad de más de 300 enzimas. El hombre puede suministrarse diariamente la cantidad necesaria de magnesio con una dieta equilibrada. 

Los signos de deficiencia de magnesio se manifiestan en calambres en las piernas, en forma de insomnio, de estreñimiento, de nerviosismo, de dolor de cabeza, de arritmias cardíacas y de susceptibilidad al estrés. El exceso de magnesio se produce muy raramente. 

Su síntomas: flacidez, presión arterial baja incluso la paralización cardíaca o respiratoria.

El cloruro

A no olvidar: un aumento de la presión arterial  puede ser un indicador de un exceso de cloruro.El electrolito cloruro controla el balance de agua, la regulación de la excitabilidad de las células y la formación de ácido gástrico. Normalmente una dieta adecuada incluyendo la sal de mesa es suficiente para suministrarse la cantidad necesaria de cloruro. La deficiencia de cloruro que por lo general surge raramente conduce a alteraciones en el equilibrio ácido-básico. 

Las consecuencias: El valor del pH aumenta, aparición de ciertos síntomas tales como la respiración superficial, los calambres musculares y la disfunción cardíaca. 

El fósforo

El fósforo es un electrolito importante para:

  • La estabilidad de los huesos y de los dientes
  • La formación de la sustancia genética
  • Todos los procesos de crecimiento y de desarrollo  
  • La distribución de energía en el cuerpo
  • La estabilidad de las paredes celulares
  • El metabolismo de las proteínas
  • Las células rojas de la sangre

La cantidad de fósforo en la sangre se regula mediante dos mensajeros:

La vitamina D y la hormona paratiroidea. Los alimentos que contienen fósforo:

  • La carne
  • El pescado
  • El pan
  • Los cereales

La deficiencia de fósforo en el organismo se manifiesta en la pérdida de peso, en fatiga y en huesos débiles.  El exceso de fósforo conduce a la deficiencia de calcio. Además, puede causar diarrea.

Conclusión

A pesar que en comparación a otras sustancias en el cuerpo, la cantidad de electrolitos es relativamente pequeña, éstos cumplen una tarea de importancia vital. Con la meta de mantener una salud estable, el conocimiento de su importancia nos obliga a prestar atención a un suministro adecuado de electrolitos. Eso por supuesto a través una dieta sana.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com