Fortalece tu sistema inmune

Siempre que se acerca el frío toca hablar de resfriados, gripes, defensas… Porque también siempre hemos relacionado la bajada de temperaturas con la aparición de estos tipos de infección. Y no sin razón. Esta semana os hablamos de infecciones típicas de los meses de frío y de como fortalecer tus defensas para reducir los riesgos.

¿Por qué nos resfriamos más en invierno?

Existen varios factores que provocan el aumento de resfriados cuando bajan las temperaturas:

  1. Algunos estudios han sugerido que los virus más típicos de las infecciones invernales, el rinovirus del catarro y los virus de la gripe, se multiplican mejor a temperaturas más bajas. Esto es más fácil cuando bajan las temperaturas y en una parte muy concreta de nuestro cuerpo, la nariz. Lugar ideal para que estos "pequeñines" encuentren las condiciones idóneas para reproducirse.
  2. Durante esta época del año pasamos más tiempos en sitios cerrados y no ventilados, lo que provoca que los virus "campen a sus anchas" pasando de un individuo a otro.
  3. Descenso de la humedad fruto de las calefacciones y bombas de aire caliente, reseca nuestras fosas nasales y favorece el contagio.
  4. Y si los virus encuentran en ambientes fríos su particular paraíso para propagarse, a nuestro sistema inmune le ocurre lo contrario. Con la bajada de temperaturas, tanto nuestras defensas como nuestro sistema de alerta, los interferones, pierden eficacia, lo que facilita la entrada de virus, que esta época están "que se salen".

Ya podemos pasar todo el frío del mundo que, sin virus no hay resfriado. Por tanto, no ponerse suficiente ropa, mojarse, sudar y no abrigarse… en definitiva, pasar frío en sí, no es el motivo por el cual nos resfriamos, si no que es la suma (o la merma) de obstáculos que ponemos a los virus para que se propaguen.

Entonces, ¿por qué nos acatarramos en verano?

Sencillo, por una sencilla suma: presencia de virus + bajas temperaturas provocadas por los aires acondicionados + ambiente seco.

Fortalecer las defensas con el frío

La temperatura ambiental desciende (contra eso no podemos luchar) y parece que nuestras defensas entren en letargo. Por ello y antes que el frío se instale, nos resguardemos en lugares poco ventilados y cargados de virus, debemos dejarlas bien preparadas y evitar que se debiliten.

Si bien, cuando el resfriado ya está presente, hay que dejarlo pasar y nada lo curará en 24 horas (no nos engañemos), estar fuertes nos ayudará a superar y a recuperarnos de forma más eficaz. Y a evitar recaídas a los pocos días, claro.

Es importante empezar, y ya lo apuntamos en un post publicado hace un par de años, por la alimentación.

Vale que con el frío apetecen cosas calentitas, pero no debemos olvidar seguir consumiendo frutas y verduras. Y seguir incluyendo las ensaladas.

Evitar hábitos tóxicos como fumar. Una persona fumadora tiene más posibilidades de resfriarse que una no fumadora ya que sus mucosas están más deterioradas a causa del humo y favorecen la entrada de los virus. Además, los síntomas de los resfriados y gripe son más intensos en personas fumadoras. En pocas palabras, lo pasan peor.

El estrés es amigo de las enfermedades. Estar estresado merma nuestro sistema inmunológico haciéndolo más vulnerable al ataque de agentes infecciosos como los virus del resfriado y la gripe. Y al igual que sucede con el tabaco, el estrés empeora los síntomas una vez ya enfermas. Reduciendo los niveles de estrés y ansiedad estaremos ayudando a fortalecer nuestras defensas.

Sal, muévete. Mantenerse activo estimula tu sistema inmune, lo que te hace más fuerte para luchar contra estos pequeños atacantes. Además, hacer deporte también te ayudará a liberar estrés y segregar hormonas de la felicidad.

Catarros y gripes son las enfermedades más comunes del ser humano.Nunca es tarde para aplicar los cambios necesarios para fortalecer tus defensas. Incluso una pequeña ayuda nunca está de más si es que la temporada de catarros se te ha echado encima. ¡Que no te pille con la guardia baja!

Ponerle barreras a los virus

Ponerle el mayor número de obstáculos a los virus para no dejar que entren nos hará ganar puntos y, con suerte, podemos llegar a finalizar el invierno sin "pillar" un solo catarro.

¿Cómo podemos aplicar barreras a los virus? Sencillo:

  • Ventilar habitaciones donde haya habido gente (sobre todo si ha habido alguien acatarrada o con gripe).
  • Evitar estar mucho tiempo en sitios cerrados llenos de gente.
  • Si te encuentras en sitios donde hay una gran aglomeración y afluencia de gente, por ejemplo, si viajas en transporte público y tocas los sistemas de agarre, recuerda no tocarte después la cara (ojos, nariz, boca) y limpiarte al salir (va muy bien llevar un botecito con gel limpiamanos).
  • No utilizar cubiertos, vasos o comer/beber del mismo plato/vaso de otra persona contagiada.

Del mismo modo, si ya te has contagiado, lo más sensato es no ir esparciendo tus virus (sé bueno):

  • Límpiate las manos a menudo (ten en cuenta que inconscientemente uno se toca la cara, por lo que tus manos pueden ser portadoras de virus).
  • Tápate con un pañuelo cuando estornudes o tosas.
  • Deshecha el pañuelo después de usarlo.
  • Lleva mascarilla en lugares públicos y cerrados (esto quizá llame la atención, pero, cada vez es más habitual ver gente, sobre todo en grandes ciudades y en transportes públicos, llevando mascarilla).
  • No compartir cubiertos o vasos que estemos utilizando con otras personas. Lo mismo con los alimentos.

Y tú ¿Qué medidas aplicas para sortear las infecciones típicas de los meses de frío?

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com