Identificar y tratar las manchas en la piel

El aspecto de nuestra piel no es solo una cuestión estética. Prestar atención a su apariencia puede ayudarnos a prevenir posibles problemas futuros. La aparición de manchas es uno de los signos que nos alertan, no solo del paso de los años, también de si nuestra piel está en proceso de algo más serio. Es por eso que el cuidado y mantenimiento de la piel es de gran importancia.

La exposición solar, la más frecuente de las agresiones

Sea de forma intencionada o no, entre las agresiones más frecuentes a las que sometemos la piel está la exposición al sol.

Va bien recordar esto ya que aún tenemos fresco en nuestra memoria las recientes vacaciones estivales (si no estás aún en ello) en las que una parte importante de la población ha pasado bajo el sol una, también, parte importante del tiempo.

La radiación solar es positiva en cierta medida. Lo explicamos en el post que dedicamos a la protección el pasado mes de junio y que puedes leer aquí, así que no nos extenderemos mucho para no repetirnos.

Tan solo señalar y recordar el hecho de revisar nuestra piel con asiduidad, sobre todo aquellas zonas donde el sol incide con más frecuencia, y atender a los cambios que se produzcan sobre manchas antiguas y a la aparición de otras nuevas.

Tipos de manchas sobre la piel

No todas las manchas cutáneas suponen un peligro para la salud, al igual que no todas son causadas por la exposición al sol. Podemos tener manchas desde el nacimiento o derivadas de cambios hormonales, como las que pueden presentarse durante el embarazo, el paso de los años, tomar ciertos medicamentos e incluso de carácter nutricional. Aun así no debemos olvidarnos de ellas, tenerlas localizadas y, a poder ser, identificadas. Nuestros ojos serán los vigilantes de nuestra piel.

Cuando pensamos en manchas de la piel seguramente nos viene a la cabeza aquellas que aparecen en un tono más oscuro. Son las llamadas manchas hipercrómicas y se caracterizan por tener más presencia de melanina. Van desde un ligero tono más oscuro que el de nuestra piel hasta el negro. Existen otras, las manchas hipocrómicas, más claras que la piel y con una menor presencia de pigmento, aunque nos centraremos en las primeras.

  • Pecas: todos las conocemos. Suelen aparecer más en personas con la piel clara. Existe también un factor genético importante en la aparición de las pecas. Las zonas que se quedan expuestas al sol es donde aparecen con más frecuencia. Muchas veces las pecas aparecen durante la infancia y con los años van desapareciendo. Para evitar que salgan lo mejor es protegerse la piel con cremas con factor de protección y evitar la exposición al sol. Existen también cremas que ayudan a que desaparezcan, aunque éstas vuelven a hacer acto de presencia o intensifican su color al volver a tocar el sol sobre la piel sin estar protegida.
  • Nevus (popularmente lunares): los lunares tienen características diversas por lo que conviene tenerlos controlados y, ante la sospecha de cambio, acudir a un especialista. Más abajo os explicamos como vigilar los lunares y reconocer los cambios que pueden producirse.
  • Melasma: se presentan en mujeres y pueden intensificarse o aparecer por primera vez durante la etapa del embarazo (en este caso se las llama cloasmas). Son extensas manchas pardas que pueden aparecer en toda la zona de la cara (pómulos, nariz, frente, barbilla) y de forma simétrica. La causa de su aparición es desconocida aunque existen diferentes factores que la desencadenan como los hormonales (embarazo, anticonceptivos, menopausia), exposición al sol o la toma de fármacos. Evidentemente existe una predisposición genética. Podemos ayudar a minimizar el aspecto del melasma. Por ejemplo, con aceite de rosa mosqueta, que, además, nos ayudará durante el embarazo para prevenir posibles estrías. Y con crema anti-manchas.
  • Léntigos: son las típicas manchas solares. Se trata de una hiperpigmentación que se encuentra de forma localizada y bien definida. Aparecen normalmente en cara y manos, dos de las zonas más expuestas al sol. Existen 3 tipos de léntigos, los léntigos simples, presentes tanto en hombres como en mujeres, inofensivos y que no presentan más problema que en lo estético. Los léntigos seniles,  que aparecen en las personas mayores. También son a causa de la exposición solar sin protección y se aprecian sobre todo en el dorso de la mano, el escote y la cara. Pueden tratarse con cremas que ayudaran a reducir la intensidad del color. Léntigos malignos, localizados en las mismas áreas que los anteriores. Aparecen con un color más oscuro y de diferentes tonalidades, son más grandes, irregulares y evolucionan de tamaño. Los léntigos malignos se dan en el adulto mayor.

Controlar los cambios que afectan a las manchas y lunares

Existe lo se conoce como la regla ABCDE para identificar posibles melanomas. Y no se trata de la típica frase hecha a la que hemos añadido dos letras del abecedario:

A. Asimetría: un melanoma es asimétrico. Un lunar convencional o inofensivo conserva cierta redondez simétrica.

B. Borde: presentan un borde irregular, desigual. Un lunar tiene el borde bien definido y regular.

C. Color: diferentes tonos presentes en un mismo lunar son señal de alarma. Los lunares inofensivos presentan un tono marrón uniforme

D. Diámetro: los melanomas suelen presentar más de 6mm de diámetro.

E. Evolución: hay que estar atentos a cambios que se presentan en el lunar. Los melanomas suelen ir cambiando de forma, tamaño y color.

La piel se merece un monumento

Acostumbramos a fijarnos en nuestro corazón, la tensión arterial, el colesterol, el azúcar… pero obviamos el importante papel de la piel para nuestra supervivencia.

Frecuentemente olvidamos que esta envoltura que es la piel se encuentra constantemente expuesta y puesta a prueba ante un hostil medio en el que hay cambios de temperatura, virus, bacterias, compuestos químicos, contaminación y radiación, entre muchas otras situaciones que seguramente he pasado por alto.

La piel merecería un monumento en las plazas de cada pueblo y ciudad de cada rincón del mundo. Por campeona.

Compartir artículo:

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2020 Copyright - Cebanatural.com