El desfibrilador: un salvavidas electrónico

La muerte súbita cardíaca es una de las causas más comunes de muerte. La así llamada fibrilación ventricular conduce a una detención cardiovascular inmediata. Cada minuto sin medidas auxiliares reduce la probabilidad de recuperación aproximadamente en un 10%. Una atención rápida y adecuada es indispensable.

Muerte súbita cardíaca por fibrilación ventricular

Sólo en Alemania mueren más de 100.000 personas al año (en toda Europa alrededor de 800.000) debido a la muerte súbita cardíaca. En la mayoría de los casos sin haber padecido graves problemas cardíacos anteriormente. Para personas que por lo visto están bien de salud, la muerte súbita cardíaca es actualmente la causa más común de muerte. En este caso la así llamada fibrilación ventricular conduce a una detención cardiovascular inmediata.

Cada minuto sin medidas auxiliares reduce la probabilidad de recuperación aproximadamente en un 10%. Es decir, en el caso de una detención cardiovascular una ayuda adecuada y rápida es irrenunciable.  En este contexto un desfibrilador externo puede salvar vidas.

¿Qué es un desfibrilador?

Un desfibrilador externo automático es un pequeño dispositivo electrónico que puede tanto analizar el ritmo cardíaco automáticamente como descargar de forma autónoma un impulso cuando es necesario.

Un desfibrilador semiautomático se distingue del automático solo en el segundo paso. Es decir, no activa la descarga de forma autónoma sino que avisa la persona adyuvante cuando tiene que pulsar el botón de la descarga. En cualquier caso los dos tipos de desfibriladores pueden ser manejados fácilmente por cualquier persona.

El uso correcto de un desfibrilador semiautomático es muy fácil

Una vez puesto en marcha, el desfibrilador cumple su tarea de forma muy sencilla guiando la persona adyuvante con instrucciones claras a través los pasos de reanimación. El primer paso consta en la colocación de los electrodos, cuya posición correcta se encuentra fácilmente gracias a los precisos avisos de audio y visuales del salvavidas electrónico. Por lo general están los electrodos que disponen adicionalmente de un esquema mostrando sus posiciones correctas.  En otras palabras: El manejo de un desfibrilador es muy fácil, lo que vale casi para todos los diferentes modelos que se encuentran en el mercado.

La descarga del impulso

Después de haber analizado automáticamente el ritmo cardíaco, el desfibrilador determina si una descarga es necesaria o no.  En el caso de que el análisis del desfibrilador tenga como resultado la necesidad de un impulso, el dispositivo avisa claramente a la persona adyuvante cuando pulsar el botón de descarga.  Este mecanismo excluye el riesgo de una descarga innecesaria.

Después de la descarga

Por lo general el paciente necesita, después de la descarga, tanto un masaje cardíaco como la respiración boca a boca. El desfibrilador suministra también para estas tareas instrucciones precisas, por ejemplo dando en forma de señales acústicas el ritmo adecuado del masaje cardíaco.

Aunque el manejo sea sencillo, es conveniente saber o aprender los primeros auxilios para complementar la ayuda mientras llegan los servicios sanitarios, además porque no siempre se tiene cerca un desfibrilador y con las técnicas de primeros auxilios también se puede salvar la vida.

El desfibrilador debe ser movilizado lo mas pronto posible

Según el Consejo Europeo el análisis y el tiempo de preparar la descarga para la reanimación no debería durar mucho más de 5 segundos. Cuanto antes el desfibrilador trabaje, más  grande es la probabilidad de poder salvar la vida.

La dosis de la energía eléctrica descargada

Las mejores marcas en el mercado ofrecen dispositivos que realizan descargas bajas en energía, protegiendo así el sensible sistema de conducción del corazón.  Estos dispositivos utilizan el sistema "SmartBiphasic" (un protocolo de un nivel bajo en energía), que trabaja con 150J (julios) de salida de energía y una adaptación óptima a las necesidades del paciente. Ensayos clínicos confirmaron los resultados positivos de este sistema, que es eficaz, respetando al mismo tiempo la sensibilidad del mecanismo cardíaco. 

Por todos estos motivos los científicos declaran que los desfibriladores externos permiten luchar eficazmente contra la muerte súbita cardíaca o sus graves consecuencias no mortales.

En la mayoría de las detenciones cardio-vasculares se manifiestan contracciones desordenados del corazón. Este fenómeno se llama "fibrilación ventricular".  Sólo una descarga eléctrica (desfibrilación) rápida puede restablecer el latido regular del corazón e impedir daños al cerebro debidos a la falta de oxígeno.

¿Qué es la fibrilación ventricular?

El tiempo que transcurre desde el aleteo a la fibrilación ventricular, y de esta a la parada cardiovascular es muy corto.En las personas con fibrilación ventricular y aleteo ventricular, el ritmo cardíaco se incrementa de forma anormal.  El corazón late más rápido de lo normal, además hay alteraciones del ritmo cardíaco.  Cuando el corazón late entre 250 a 320 veces por minuto, se habla de aleteo ventricular. Una frecuencia alrededor de 320 latidos por minutos o más se llama fibrilación ventricular.

Durante la fibrilación ventricular se observa una excitación eléctrica constante en el músculo del corazón, lo que conduce a que el corazón no tenga descanso.  En este caso el corazón late, o mejor dicho se contrae más de 500 veces por minuto.  Este movimiento rápido y desordenado conduce a que la sangre no se bombee correctamente en el cuerpo. Este estadio de la fibrilación ventricular se denomina detención cardio-vascular, una emergencia aguda, que amenaza la vida.

El desarrollo  de la fibrilación ventricular

Durante el aleteo ventricular y la fibrilación ventricular, el funcionamiento del corazón esta sumamente alterado.  Debido a las contracciones no coordinadas del corazón, el mecanismo de bombear la sangre en el sistema circulatorio falla, lo que lleva rápidamente a la inconsciencia.  El aleteo ventricular se convierte muy rápido en una fibrilación ventricular que termina en un paro respiratorio y cardíaco.  En muchos casos este desarrollo está causado por estrés mental o físico.

Durante la fibrilación ventricular la persona afectada está sin conciencia y no responde a los estímulos dolorosos.  Las pupilas están dilatadas e inmóviles.  A falta de una reanimación inmediata, la muerte es la consecuencia inevitable.

El aleteo ventricular se convierte muy rápido en fibrilación ventricular.
Si no se asiste de forma inmediata al paciente,
la muerte es la consecuencia mas segura.

Las causas de la fibrilación ventricular y del aleteo ventricular

En la mayoría de los casos, las enfermedades cardíacas son las causas del aleteo ventricular y de la fibrilación ventricular. Estas incluyen:

  • El infarto de miocardio  
  • El aneurisma (una dilatación localizada y permanente que se produce en las paredes de las arterias)
  • La insuficiencia cardíaca
  • La inflamación del músculo cardíaco (la miocarditis)
  • Las consecuencias de la presión arterial alta
  • Los defectos cardíacos congénitos (por ejemplo, enfermedades de los canales iónicos)

Todas estas enfermedades pueden provocar las así llamadas "extrasístoles" (arritmias, latidos no coordinados), que por su parte pueden desencadenar el aleteo o la fibrilación ventricular.

Otras posibles causas del aleteo y la fibrilación ventricular:

  • Ciertos fármacos, por ejemplo los glucósidos cardíacos o la quinidina en dosis muy altas  
  • Sustancias anestésicas  
  • Trastornos del equilibrio mineral, por ejemplo la deficiencia de magnesio y de potasio
  • El derrame pericárdico (el líquido acumulado en el pericardio comprime el músculo del corazón de tal manera que no puede mantener el latido normal )
  • El calambre
  • Malformación congénita en el sistema de conducción del corazón

Apunte final

El corazón bombea todos los días alrededor de 100.000 veces la sangre a todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo.  Sin embargo, con la edad el corazón empieza a tener problemas en cumplir esta tarea impresionante de manera perfecta.  Y esto, porque como todos los músculos, también el músculo del corazón se hace poco a poco más débil y menos funcional.  Su fuerza de contracción puede disminuir hasta el punto que su función de bombeo ya no sea suficiente. 

Las consecuencias: delante del corazón se acumula más y más sangre y la periferia se ve desabastecida.  Este desarrollo conduce a edemas, a la falta de respiro, a la fatiga o a la coloración azulada de los labios. 

Los médicos hablan en estos casos de insuficiencia cardíaca. véase el artículo: los vasos sanguíneos.

Para la prevención de diversos trastornos cardio-vasculares, la medicina natural recomienda de forma complementaria a una dieta saludable, los complementos naturales que podrían salvarnos de padecer dolencias con graves consecuencias para el sistema cardio-vascular. Entre ellos:

El Coenzym Q10.

El espino el ajo y el ajo silvestre combinado con el espino y la hoja de olivo

¡Buena salud!

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com