Cuida tus pies en 5 pasos

El cuidado de los pies queda muchas veces olvidado hasta que llega el buen tiempo y los exponemos con el uso de sandalias, chanclas o cuando vamos a la playa. Es por eso que, antes que esto suceda, estamos aun a tiempo de dejarlos listos para los meses de calor prestándoles un poco de atención.

1. Higiene

Por supuesto, la higiene es básica para cualquier parte de nuestro cuerpo. Pero los a los pies debemos prestarle especial atención por varios motivos.

De entrada, los pies sostienen nuestro peso y son como las ruedas en un coche, son los que trabajan cuando nos ponemos en movimiento. Son los que están más cerca del suelo, están expuestos al polvo y suciedad que se deposita en las superficies por donde caminamos, sobre todo en verano.

Hay que tener en cuenta también que los pies sudan. Aunque en las épocas de frío lo hacen menos, también lo hacen, con los problemas que pueden derivarse. Apostar por materiales traspirables, ya sea en el calzado o en los calcetines y medias, protege nuestros pies, además de prevenir el sudor y en consecuencia los malos olores. Utilizar desodorantes para pies puede ser de ayuda para minimizar este problema.

Sobre todo en verano, sufrir el ataque de los hongos es uno de los grandes problemas. Se contraen fácilmente y son difíciles de eliminar. Es por ello que la higiene, aquí, cobra importancia.

Dos factores son los que hacen aumentar el riesgo de que en nuestros pies proliferen los hongos: el sudor y el acceso a espacios públicos sin protección.

Aunque este año, el distanciamiento social y la falta de aglomeraciones pueden llegar a minimizarlo, no debemos bajar la guardia y asegurarnos de mantener nuestros pies secos, ventilados y desinfectados.

Recuerda: No llevar una correcta higiene no solo es un riesgo para uno mismo, también lo es para los demás.

2. Uñas

Podría formar parte de la higiene de los pies, pero hemos querido escribir sobre ello en este otro punto porque las uñas de los pies requieren de unos cuidados especiales más allá de la higiene.

Aunque no lo parezca, tener las uñas de los pies en buenas condiciones es para algunos una lucha continua.

En primer lugar debemos saber como cortarlas. No basta tan solo en coger una tijera y cortar por todo el borde. Si hacemos esto corremos el riesgo de causar una inflamación en el lecho ungueal o la aparición de uñas encarnadas. Y, creednos si os decimos que no deseamos a nadie tal tortura.

Si preguntamos a cualquier podólogo nos dirá que las uñas deben cortarse de forma recta y suavizar las esquinas con la ayuda de una lima para evitar que se claven en la piel (onicocriptosis, uñero o uña encarnada).

Las personas con problemas de circulación, diabéticas y deportistas deben prestar más atención a la hora de cortarse las uñas. En los dos primeros por los problemas de recuperación en el caso de la aparición de heridas, en el caso de los deportistas porque el tipo de deporte y el mismo calzado puede presionar la zona y alterar el crecimiento de la uña haciendo que se clave en la piel.

Las herramientas que mejor van para cortar las uñas son los cortaúñas, normalmente más grandes que los que se usan para las uñas de las manos, o unas tijeras especiales.

El mejor momento es tras la ducha, cuando las uñas están más tiernas y son más fáciles de cortar (si no es tras la ducha, hazlo tras un baño de pies). Aunque hay quien dice que este no es el mejor momento ya que pueden romperse. Nuestro consejo es, si tus uñas son gruesas, ablándalas antes. Si tus uñas son fáciles de cortar, no hace falta que pases por la ducha.

Después de cortarte las uñas no olvides hidratarlas y desinfectar las herramientas que hayas utilizado.

Eliminar las cutículas darán un aspecto estéticamente más "limpio" a tus pies. Al igual que al cortarlas.

3. Durezas

Con los años, el uso de según qué tipo de calzado e incluso por genética, acaban apareciendo durezas o engrosamiento de la capa córnea en algunas partes de los pies (en la zona de los metatarsos, en los talones, en el dedo gordo..).

Cuando el problema no es muy acusado, los cuidados caseros pueden ser de gran ayuda.

El uso de piedra pomez, exfoliar la piel o tratar las áreas más problemáticas con cremas para los callos asegurará una piel más fina y unos pies más cuidados.

Pero no todo acaba con eliminar las durezas, conviene mantener los pies bien hidratados para evitar que las partes más susceptibles se resequen e incluso lleguen a aparecer grietas que pueden dañar nuestros pies.

El uso de cremas especiales para la zona, sobre todo ahora, antes de que llegue el calor, dejará los pies preparados para poderlos mostrar en todo su esplendor.

4. Masaje

¿Cómo no? Un buen masaje activa la circulación, relaja, moviliza tejido, mantiene la piel más elástica… en definitiva, un masaje en los pies es un placer del que todos deberíamos disfrutar de vez en cuando.

Existen muchas formas de poder dar masaje a los pies. Y no hablamos de la reflexología.

Los automasajes, a falta de otra persona que te los haga, pueden ayudarte mucho. Actualmente es fácil encontrar en la red explicaciones sobre como hacer un automasaje de pies, siempre desde portales especializados. Solo necesitas un rato de tranquilidad, una postura cómoda, un poco de aceite para masajes y ganas de querer hacerlo.

También existen rodillos, pelotitas y otros utensilios que pueden ayudarte a ello.

¡Ah! Y no olvides que andar descalzo es también un buen estímulo para tus pies, siempre adormecidos por estar excesivamente protegidos dentro del calzado.

Camina por la arena, sobre la yerba e incluso por casa. Siempre con seguridad.

5. Calzado

Se habla mucho del calzado a utilizar para mantener la salud de nuestros pies.

Relacionado con la higiene, lo mejor es el calzado transpirable.

Relacionado con las uñas, lo mejor es un calzado que no apriete.

En definitiva, lo que se trata es de llevar un calzado cómodo, que no genere demasiado estrés sobre nuestros pies (que no apriete, que le ayude a mantener su postura natural, que transpire, que no exista riesgo de torceduras…).

Afortunadamente existe una gran oferta y tenemos para escoger lo que más nos conviene.

El cuidado de nuestra salud empieza por una buenas bases, y las bases de nuestro cuerpo son nuestros pies.

Compartir artículo:

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2020 Copyright - Cebanatural.com