Astaxantina. Uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza

La astaxantina es un fitoquímico del grupo de los terpenos. Es un potente antioxidante cuyas propiedades que van mucho más allá. En el post de esta semana conoceremos un poco más la astaxantina, de donde se obtiene y qué efectos tiene sobre la salud humana.

Fitoquímico

La astaxantina es un fitoquímico perteneciente a los terpenos. Dentro de los terpenos pertenece al grupo de los carotenoides, y dentro de este, al de las xantofilas, pigmentos fotosintéticos secundarios. A este grupo también pertenecen otros fitoquímicos muy conocidos como la luteína y la zeaxantina.

Todo y ser un carotenoide, no posee la capacidad de convertirse en vitamina A, pero sí es un elemento con una gran acción antioxidante.

La palabra astaxantina tiene una raíz griega (Αστακóς, que significa cangrejo) debido a que se extrajo por primera vez del cangrejo de río. La astaxantina es un pigmento de color rojo soluble en grasas y que podemos encontrar principalmente en unas microalgas llamadas Haematococcus pluvialis y unos hongos llamados Xanthophyllomyces dendrorhous. La formación de astaxantina está relacionada con el estrés que sufren estos organismos debido a condiciones adversas (exceso de luz, falta de nutrientes y aumento de salinidad).

La astaxantina puede encontrarse también en animales como el salmón, crustáceos y flamencos a causa de su dieta, ya que son consumidores de este tipo de algas. Se puede apreciar, en estos animales, pigmentación roja y anaranjada en la carne, caparazones y plumas respectivamente. El contenido de astaxantina de las especies animales dependerá en gran medida de la dieta, es decir del consumo que hagan de algas. 

Efectos sobre la salud

Sin duda su capacidad antioxidante es lo que más nos beneficia de la astaxantina. Aunque también posee propiedades antiinflamatorias y fotoprotectoras.

El estrés oxidativo está muy relacionado con la aparición de enfermedades crónicas. Las especies reactivas de oxígeno aceleran el envejecimiento celular atacando nuestras células con sus radicales libres.

Al parecer, la astaxantina puede ejercer como una barrera protectora reduciendo el estrés oxidativo, conservando la integridad celular y alargando su vida útil.

Así, la astaxantina se postula como un protector en un amplio abanico de patologías donde el estrés oxidativo está muy relacionado.

Su capacidad para inhibir la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad le asegura un puesto como protectora cardiovascular.

Se ha sugerido como componente neuroprotector para mantener la plasticidad neural, especialmente en neuropatías relacionadas con el envejecimiento. También parece que puede ser útil frente a la enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson. Algo que de momento se encuentra aún en fases iniciales de investigación.

En deporte, la astaxantina es también un compuesto interesante. Se sabe que durante la realización de actividad física de elevada intensidad se generan grandes cantidades de especies reactivas de oxígeno y también de nitrógeno, así como inflamación. La ingesta de astaxantina puede ser un recurso interesante para la recuperación y mejora de rendimiento.

Otro colectivo que puede verse beneficiado de la ingesta de astaxantina son las personas fumadoras, expuestas peligrosamente al estrés oxidativo de forma continuada.

Como agente antiinflamatorio, antioxidante y fotoprotector, la astaxantina es uno de los compuestos más interesantes para proteger nuestra piel de los rayos UVB y frenar su deterioro debido al daño ambiental a la que está sometida a lo largo de los años.

Otras situaciones donde gracias a su potencial antioxidante la astaxantina nos beneficia son:

  • Protección gástrica frente a H. pylori
  • Mejora de la fertilidad masculina
  • Protección y tratamiento de la artritis reumatoide
  • Recuperación muscular
  • Actúa contra la disbiosis intestinal
  • Protección hepática
  • Regula el metabolismo de la glucosa
  • Mejora de la agudeza visual

Como vemos, las grandes capacidades antioxidantes y antiinflamatorias de este carotenoide hace que sea un candidato a tener en cuenta para nuestra salud.

Fuentes alimentarias y precauciones

Actualmente, las mejores fuentes alimentarias de astaxantina las encontramos en el salmón. También podemos obtenerla mediante la ingesta de aceite de krill, o adquieriéndola directamente como complemento alimenticio.

El consumo moderado de astaxantina es considerado seguro.

Si se consume en forma de complemento alimenticio, deben seguirse las indicaciones del fabricante.

Al ser un pigmento, no se descarta cierta coloración de las heces, que pueden presentar un tono algo rojizo.

Como siempre, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deben abstenerse del consumo de astaxantina.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com