Cuida tu salud durante el confinamiento

La situación excepcional que nos ha tocado vivir ha supuesto un cambio radical en todos nosotros. El confinamiento y otras medidas de precaución traen consigo nuevas rutinas que pueden afectar también nuestro bienestar y a la larga, nuestra salud.

Durante las últimas semanas nuestras vidas han dado un cambio radical. El confinamiento al que, por la seguridad de todos, estamos obligados ha alterado nuestras rutinas cortándolas de cuajo y añadiendo otras nuevas.

Maximizar la higiene de nuestras manos, limitar las salidas a lo estrictamente necesario, reducir la actividad física y eliminar las relaciones sociales son solo algunos de los muchos cambios que hemos experimentado.

Lavarse las manos

Una de las principales recomendaciones que se dan para prevenir el contagio es el lavado frecuente de manos y hacerlo bien (te dejamos aquí el enlace con una infografía publicada por la OMS sobre como hacerlo).

Podemos higienizar nuestras manos de dos formas: lavándolas con jabón o utilizar geles desinfectantes con alcohol.

Lavarse a menudo las manos, ya sea con jabón o con alcohol, contribuye a eliminar patógenos adheridos en ellas. Pero también eliminan otros microorganismos que nos son beneficiosos, además de destruir capas protectoras para la piel.  

Nuestras manos acaban por resecarse y en muchos casos pueden llegar a irritarse, agrietarse y descamarse. Pese a que nos deshacemos de los gérmenes, esta situación hace que empecemos a notar molestias, e incluso dolor, y las vuelve más vulnerables al ataque de patógenos oportunistas.

Mantener una buena higiene no tiene que estar reñido con la hidratación. Debemos lavarnos las manos, pero sin olvidar protegerlas y que mantengan su integridad.

¿Cómo? Pues, con una buena crema de manos, que no debes olvidar ponerte tras lavarte cada vez.

Si tu piel está ya dañada, una buena recomendación para que se regenere es durante la noche y con la ayuda de unos guantes de algodón suaves (los hay que se venden para este fin). Tan solo tienes que aplicarte la crema, proteger tus manos con los guantes y a dormir.   

Poca exposición solar

Para algunos, el confinamiento ha acabado de eliminar los pocos ratos de exposición solar tan necesarios para nuestro organismo.

Como bien debes saber ya, exponer la piel a la luz solar es necesario para la síntesis de vitamina D.

Quien tiene la suerte de disponer de un espacio exterior lo tiene solucionado, pero tampoco nos llevemos las manos a la cabeza. Tan solo busca una zona de tu casa donde entre la luz del sol y expón tu piel (brazos y cara es suficiente) entre 5 y 15 minutos cada día. Esto ayudará a mantener tus depósitos de vitamina D.

Si eres de los que el sol no llega a ningún rincón de la casa, deberás prestar más atención para evitar carencias.

Existen, además, factores que limitan o influyen la producción de vitamina D. Una de ellas es la edad. Con el paso de los años la capacidad de síntesis por exposición solar se ve disminuida.

Otro factor será la cantidad de melanina presente en la piel. A más melanina, mayor será el tiempo de exposición solar necesaria para la síntesis. Pieles más claras tienen menos melanina, por lo que el tiempo bajo el sol debe ser menor.

Potenciar aquellos alimentos que contengan más cantidad de vitamina D, como puede ser el pescado (salmón principalmente), los lácteos (la vitamina D queda contenida en la parte grasa) o los huevos es otra de las medidas a aplicar.

Si, pese a ello, no conseguimos cubrir nuestras necesidades, puede que sea conveniente suplementarse para evitar el déficit de vitamina D.  

Estado de ánimo

Los cambios sufridos de la noche a la mañana, la incertidumbre que genera no saber cuánto durará ni como nos afectará, sumado a las noticias que cada día nos informan de la realidad que nos está tocando vivir, puede hacer mella en nuestro estado de ánimo.

Un reguero de sensaciones se agolpan y manifiestan conforme van pasando los días.

La OMS ha publicado también una breve infografía en la que se dan unas pautas de como lidiar con el estrés durante el brote.

Por otro lado debemos decir que es normal sentir todo lo que estamos sintiendo, no somos robots.

Si sentimos la necesidad, podemos aplicar medidas para no dejar que nos supere. Puedes recurrir a la meditación para frenar tu mente. Hace un tiempo publicamos un post sobre como empezar a meditar. Puede ser un buen momento para leerlo (o releerlo).

También existe la opción de tomar alguna infusión tranquilizante, valeriana o pasiflora.

Actividad física

Nos han confinado, no podemos ir al gimnasio, no podemos salir a correr, ni a andar por la montaña, ni dar ningún tipo de paseo más allá de ir a tirar la basura, ir a la farmacia o a la tienda de comestibles o sacar el perro no más de 15 minutos.

Pero no desesperemos. Podemos realizar ejercicio dentro de casa.

Si vives en un bloque de pisos, aprovecha para subir y bajar por las escaleras.

Afortunadamente, existen muchas aplicaciones, muchos videos y mucha gente que publica en sus redes sociales entrenamientos y ejercicios que se pueden hacer en casa. Con un mínimo de material (asequible para todo el mundo) y mucha imaginación.

No dejes de moverte. El ejercicio te ayuda tanto físicamente como mentalmente.

Defensas

Y, como no, mantener nuestras defensas en buen estado es crucial para luchar contra elementos patógenos.

Una dieta rica en verduras y fruta nos asegura ese aporte de nutrientes esenciales como la vitamina C y el zinc, para que nuestras defensas se mantengan fuertes y sanas.

Y, recuerda: QUÉDATE EN CASA.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


Shop
La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com