Cereza ácida Montmorency. La más rica en antioxidantes

La cereza es una fruta de temporada que podemos disfrutar durante un corto periodo de tiempo, entre finales de primavera y principios de verano. De entre sus variedades, la cereza ácida Montmorency destaca por su contenido en antioxidantes y unas propiedades que conviene destacar.

Un poco sobre el árbol y su fruta

El guindo (Prunus cerasus) es el árbol del que se obtiene la cereza ácida, también conocida como guinda o cereza de Morello. Es originario del sudoeste asiático y el sudeste de Europa, expandiéndose por otras zonas gracias al ser humano con el paso del tiempo.

Este árbol frutal es más antiguo, algo más pequeño y sus frutas tienen un sabor más ácido que su pariente más conocido, el cerezo dulce (Prunus avium). Sin embargo, esta característica hace que la cereza ácida se utilice mucho en repostería, para elaborar mermeladas, zumos y licores.

Prunus cerasus también es utilizado como árbol ornamental, para emparrar vid, para delimitar parcelas y para injertos. Crece rápido y puede vivir muchos años si el ambiente le es propicio.

Las cerezas ácidas deben recolectarse en el punto justo de maduración ya que tienen una característica que no comparten con otras frutas con hueso y es que es la única que no madura una vez se recoge.

Francia es la cuna de una variedad de cereza ácida que se ha hecho famosa en todo el mundo, la cereza Montmorency, de un rojo más claro que las otras variedades de Prunus cerasus. Actualmente, también Estados Unidos y Canadá cultiva, comercializa y exporta cereza Montmorency.

Composición nutricional

Como buena fruta, su proporción en agua es alta. Algo más del 85% de su peso. Y como la mayoría, su principal nutriente son los carbohidratos, unos 12 gramos por cada 100 g de cereza. Sobre 1 gramo de proteínas, menos de 0,5 gramos de grasas y algo de fibra.

Entre las vitaminas, destaca es la vitamina C, que con 100 g de cerezas cubre el 17% de nuestras necesidades. La vitamina A, que cubre el 7% y algunas vitaminas del grupo B, entorno al 2-3%. Al igual que los minerales, entre el 1 y el 4%.

En cuanto a los otros componentes, los fitoquímicos, son los que hacen realmente interesante esta fruta con una gran presencia de flavonoides: antocianinas, responsables del color rojo de las cerezas, catequinas y rutósidos.

También contienen melatonina, kaempferol y otros compuestos que favorecen la utilización del triptófano.

Propiedades de la cereza ácida

Por su contenido en los diferentes tipos de flavonoides antes descritos, la cereza ácida es un alimento para tener en cuenta por sus funciones como antioxidante, antiinflamatorio y cardioprotector.

¿Quién se beneficia de esto?

Se puede responder con otra pregunta ¿A quién no le interesa tener las células protegidas contra el estrés oxidativo?

Las personas que hacen mucho deporte se benefician especialmente del consumo de cerezas ácidas. Ya no solo por su función antioxidante. También por su papel como antiinflamatorio y para ayudar a la recuperación tras el esfuerzo físico.

El consumo de cerezas ácidas, especialmente la variedad de cereza Montmorency, puede ayudar también a tener un buen descanso y a aumentar la sensación de bienestar general.

Esto es debido al contenido en melatonina de estas cerezas. La melatonina es la hormona responsable de controlar los ciclos de sueño-vigilia. En este contexto, el consumo de cerezas ácidas podría ser de ayuda a la hora de conciliar el sueño y que este sea reparador.

Por otro lado, como hemos indicado, al favorecer el uso del triptófano, consumir cerezas ácidas, estamos ayudando a nuestro organismo en la producción de serotonina, la hormona del bienestar y control del estrés.

El contenido especialmente elevado de antocianinas en las cerezas Montmorency las hace unas buenas candidatas como tratamiento alternativo para ayudar a reducir las molestias derivadas de tener niveles altos de ácido úrico.

Se ha observado también que, tras el consumo de cerezas ácidas, se producen cambios en el metabolismo del ácido úrico, dando como resultado una disminución de los niveles de ácido úrico y de proteína C-reactiva en sangre, esta última, utilizada como parámetro para medir la inflamación.

Podemos conseguir cerezas ácidas en forma de zumos concentrados, en forma de fruta deshidratada, en polvo o en extracto, como complemento alimenticio.

Sea cual sea, la inclusión de esta fruta y sus valiosos componentes por sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y, sobre todo, para reducir el ácido úrico, siempre será un acierto.  

Blog posts relacionados

Productos relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional dsanitario. No se debe sustituir o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento médico.
© 2009-2024 Copyright - Cebanatural.com