Respirar para una vida larga y sana

Tanto en las actividades físicas como en las actividades cotidianas, la respiración tiene el rol más importante. Respirar parece ser un acto intrascendente e inconsciente. Sin embargo, algo tan importante como la vida dependen de ello. Una respiración correcta es una terapia que ayuda a solucionar dificultades físicas y psíquicas.

Se puede pasar varios días sin comer o sin beber, pero no se puede pasar más de dos minutos sin respirar.

La respiración esta inseparablemente ligada a la vida. Esta función vital ejerce una acción fundamental sobre la circulación de la sangre, la asimilación de los alimentos, la combustión de las grasas, las emociones, etc. Diversos trastornos como la fatiga o agotamiento, el estrés, los estados nerviosos, dolores, sofocos, insomnio, timidez, etc, pueden aliviarse ejercitando la respiración de manera correcta.

En la nariz se contienen unos pequeños pelos que retienen gran parte de las partículas externas como las de polvo, humo, bacterias y materias toxicas. Aun respirando por la nariz, sin darnos cuenta tragamos cada día miles de estas partículas, imaginemos lo que puede pasar si respiramos por la boca; las absorberíamos todas, sin posibilidad de detenerlas por ninguna barrera natural. El conducto de nuestra nariz no es recto, no es un tubo por el cual entra el aire sin más. El aire que entra por nuestra nariz realiza un corto viaje sinuoso que lo humedecerá y calentará.

Aprovechar el Oxigeno

El oxigeno es un elemento indispensable en nuestra vida, las diversas actividades humanas requieren un gasto de energía, por eso consumimos alimentos cuyas sustancias nutritivas son asimiladas por las células. El metabolismo celular las transforma en sustancias energéticas y para hacerlo requiere oxígeno. Esta regla se aplica a todas las células.

El oxígeno interviene en el funcionamiento de todos los músculos, tejidos y órganos. Si respiramos de manera deficiente o en un ambiente insano, todo el mecanismo se puede ver perjudicado y nos sentiríamos fatigados.

La respiración es un proceso prácticamente automático involuntario o inconsciente, durante el sueño por ejemplo lo hacemos de manera involuntaria, aunque también puede ser consciente, es decir, puede encontrarse bajo influencia de la voluntad, podemos contenerla, apresurarla, reducirla o mermarla como queramos y se puede ver afectada también por emociones como el miedo, la angustia, un sobresalto, la alegría, la sorpresa, el desasosiego, etc, factores que cambian inevitablemente el ritmo de la respiración.

Respirar bien quiere decir adoptar una respiración abdominal, aunque la mayor parte del tiempo respiramos con el tórax: el aire penetra en la parte superior de los pulmones y vuelve a salir rápidamente. El aporte de oxígeno es insuficiente y la espiración se hace mal haciendo que una parte del dióxido de carbono y las toxinas que deberían ser eliminadas por evacuación, se acumulen en los tejidos pulmonares. La respiración abdominal utiliza los músculos abdominales para aumentar el volumen de la caja torácica haciendo que el intercambio de gases sea mas eficaz.

En nuestra vida cotidiana nos preocupamos por infinidad de cosas, por ejemplo de la alimentación, del sueño, de mejorar la salud de tomar complementos que nos ayuden a ello, cosas que por supuesto están muy bien, pero nos preocupamos poco por la respiración. Exceptuando los seguidores del yoga, muy pocos son los que piensan en esta función a modo de obtener salud y bienestar. Sin embargo, si conocemos el ciclo respiratorio completo, podemos añadir juventud a nuestra vida.

Este ciclo comprende cuatro pasos:

  • La inspiración o inhalación: movimiento por el que se introduce el aire a los pulmones cuando el tórax se expande
  • La retención de la respiración o apnea voluntaria: cuando los pulmones llenos de aire se ponen en funcionamiento los alvéolos ( pequeños sacos donde los glóbulos rojos absorben oxigeno y liberan dióxido de carbono) que ventilan zonas que casi nunca lo están, esta oxigenación estimula la circulación de la sangre.
  • La espiración: Es lo contrario a la inspiración, es decir el movimiento que permite al aire que se encuentra en los pulmones, salir de estos con rapidez, lo que facilita la expulsión de mucosidades y partículas que podrían tapar las vías respiratorias.
  • La parada respiratoria: Cuando los pulmones están vacíos o con apenas lo mínimo para evitar un colapso pulmonar, se facilita el retorno de la sangre venosa al corazón,

El ritmo lo podemos marcar progresivamente con la práctica, podemos empezar por 2 segundos en cada fase y poco a poco aumentarlo hasta 4 u 8 segundos cada una, lo ideal es repetir este ejercicio al menos dos veces al día, en la mañana pasado un rato después de levantarnos y en la tarde y lo recomendable para comenzar es hacerlo con la supervisión o indicación de una persona experimentada en las técnicas respiratorias.

Practicar yoga puede ser de mucha ayuda a la hora de sacar el máximo provecho al mecanismo de la respiración, los yoguis tienen un sistema basado en el control de la energía vital, es una herramienta que les ayuda a obtener el control y la perfección, para ello utilizan diferentes técnicas según las necesidades del cuerpo.

Para el común de la gente podemos iniciarnos simplemente con percatarnos de nuestra respiración, permitirle que nos sintonice con la naturaleza y el cosmos, para ello no tenemos que hacer nada mas que imaginar u observar como viene y va la respiración normal, una vez tengamos conciencia de esta función podemos empezar a cambiarla y para ello necesitamos practicar las fases antes mencionadas, de este modo nos pondremos poco a poco en equilibrio con el universo, lo que deriva en armonía y bienestar para nuestra vida y nuestra salud.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com