Jabones para cuidar la piel

Mantener la piel en buenas condiciones higiénicas es importante para que esta pueda protegernos de forma correcta y mantenga un aspecto saludable. En el mercado existen muchos tipos de jabón y a veces resulta complicado y hasta abrumador saber por cual decidirse. Te damos unas cuantas pautas para despejar algunas dudas.

Lo primero que debemos tener claro es que nuestra piel tiene una capa lipídica o manto formado por células, grasa (segregada por las glándulas sebáceas) y sudor que se crea de forma natural. En ella viven cantidad de bacterias que para nosotros son beneficiosas ya que evitan que otros agentes potencialmente dañinos colonicen nuestra piel, a la vez que estimula nuestro sistema inmunológico, previniendo de esta manera posibles infecciones. Todo esto permite que la superficie de la piel se mantenga en un pH que oscilará ligeramente dependiendo de la zona, más ácido en la zona íntima (sobre el 4) y menos ácido en el resto del cuerpo (sobre el 5,5). Es, por tanto, importante escoger un buen jabón, que realice su función sin que sea excesivamente agresivo con nuestra piel, nuestros "huéspedes" y respete el pH natural.

Existen dos aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el jabón que más nos conviene:

  • La zona corporal que queremos limpiar
  • El tipo de piel que tenemos

Distinguimos entre cuatro zonas básicas: manos, cuerpo, rostro y la zona íntima.

Manos

Muchos opinarán que un jabón para las manos puede ser el mismo que el que se utiliza para el cuerpo. Inicialmente es así, no obstante, en ocasiones las manos pueden necesitar también un cuidado especial.

De entrada, las manos son la zona del cuerpo que más veces se lava a lo largo de la vida. Ya sea de forma voluntaria, ya sea al realizar otras acciones como lavar los platos, ropa, bañar a tu bebé, a tu perro, lavar el coche… En fin, que las manos están en contacto con jabones más de lo que somos conscientes. No en vano algunas fórmulas tienen en cuenta el cuidado de las manos además de su función como detergentes ("lavavajillas que protegen tu piel", "detergentes que respetan la delicada piel de tus manos" …). Pero no solo eso. Las manos son también las más castigadas, expuestas a situaciones que ponen en peligro su integridad.

Así pues, necesitaremos un jabón para las manos que ayude a mantener la integridad de la piel con ingredientes hidratantes, que no la resequen en exceso. Sobre todo, si se tiene una epidermis castigada por las condiciones climatológicas o laborales.

Para la higiene de las manos, las patillas de jabón se recomiendan por ser menos agresivos con la piel. Mejor si están elaborados de forma tradicional.La glicerina es uno de los compuestos con función hidratante que se agregan a los jabones sin ser agresivo con la piel. En formato pastilla o gel, si la piel está muy seca o sensible, evitaremos los excesivamente perfumados, ya que estos compuestos pueden llegar a ser irritantes y alterar el pH. Así mismo, es importante huir de jabones que produzcan excesiva espuma, que es sinónimo de una elevada concentración de tensioactivos con gran poder deshidratante.

Para casos más especiales como pueden ser los profesionales sanitarios, trabajos de contacto directo con alimentos, etc., es necesaria la utilización de jabones antisépticos. Ayudarán a eliminar la flora transitoria (microorganismos presentes en las capas superficiales por acción del contacto directo con superficies contaminadas u otras personas).

En definitiva, nuestras manos deben estar, además de limpias, sanas, ya que ellas son una importante herramienta y parte de la imagen con la que nos mostramos al mundo. No debemos olvidar que con ellas nos expresamos, comunicamos, tocamos, acariciamos, creamos…

Cuerpo

Los jabones corporales se encuentran en un pH de 7, es decir "neutro". Aunque no llegue al 5,5 de nuestra piel, sigue respetando el manto natural y la acidez. Jabones con pH más elevado, comunes para el cuidado de la ropa, no se aconsejan.Un jabón para el cuerpo debe respetar el pH, que en esta área más extensa se encuentra en un promedio del 5,5, no resecar la piel, dejarla suave y elástica y ayudar a mantener su hidratación natural. De hecho, estos son requisitos esenciales de todo jabón para cualquier parte del cuerpo. 

La comodidad en la aplicación ha hecho que para la higiene corporal los jabones en formato líquido (gel) se hayan impuesto, desbancando a las tradicionales pastillas.

Pero hay que tener en cuenta que los geles suelen ser más aromáticos, con más cantidad de tensioactivos y otros componentes que pueden dejar la piel reseca y tirante. Buscar geles con "pH neutro" asegura que el producto de higiene corporal trabaja sin alterar la acidez natural de la piel y permite que el manto protector se forme sin problemas tras cada ducha. Los aceites que se les añadan (aceite de oliva, caléndula, coco…), los llamados "emolientes", permitirán obtener un producto más hidratante, es decir, ayudaran a mantener el agua corporal.

Aunque a veces puede apetecer darse una buena ducha y dejar nuestra piel con un suave aroma oriental.

Cara

Al igual que sucede con las manos, la cara está también expuesta a las inclemencias de tiempo, todo y así es fundamental tener en cuenta que la piel de la zona de la cara y cuello es más fina y sensible, por lo que no es conveniente utilizar el mismo jabón. Así como tampoco un jabón o gel corporal.

Si no se tiene ningún problema adicional y la piel está sana, un jabón neutro es lo ideal y básico para la cara. Este te permite una delicada limpieza que ayuda a eliminar las impurezas acumuladas durante el día y deja una piel suave y tersa.

Evitaremos aquellos que contengan alcohol, excesivo perfume o que hagan mucha espuma (elevada presencia de tensioactivos). Si, como hemos comentado anteriormente, estos factores pueden resecar la piel corporal, en la cara sus efectos se ven más acusados y podríamos provocar irritaciones y la aparición de molestias indeseadas.

Un jabón facial no sería lo más indicado si estamos ante una piel seca, con tendencia escamosa, sensible o que suele irritarse con facilidad. Aunque existen fórmulas para todo tipo de piel, en este caso una buena opción sería una crema o leche limpiadora.

Sea cual sea la zona a tratar y el tipo de piel, hay un jabón adaptado a tus necesidades.

Sin olvidar que frente a pieles sensibles o afectadas con algún problema (piel atópica, extremadamente seca, queratosis, dermatitis, rojeces, alergias…) será conveniente consultar con un dermatólogo. Primero, para establecer un diagnóstico, y segundo, para recomendar el mejor tratamiento, así como un buen producto de limpieza.

Higiene íntima

Una de las zonas más delicadas del cuerpo es la zona íntima. Conviene saber escoger a fin de no alterar el equilibrio microbiológico, prevenir posibles infecciones y evitar que la zona se irrite. Esto lo controlaremos mejor si tenemos en cuenta respetar el pH, donde en esta zona hacerlo es de suma importancia.

Durante la etapa fértil de la mujer el pH de la zona íntima es ligeramente ácido y, aunque va cambiando en función del ciclo menstrual, si no existe ninguna alteración y para mantener una buena higiene, se escogerán jabones con pH 5,5. Preferiblemente se optará por jabones sin perfumes ni colorantes. Todo aditivo que se le añada para hacer más "atractivo" el producto, puede modificar la función para la que ha estado hecho el jabón y provocar alteraciones en el equilibrio de la piel de la zona.

Dicho esto, parece ser que "eso" de la higiene íntima está únicamente destinada a las mujeres. Nada más lejos. Los hombres también deben llevar unos hábitos de higiene de su zona íntima para evitar infecciones y malos olores. Así que, ¡Hombres, a enjabonarse!

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


Shop
La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com