Enzimas que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida

Las enzimas son las responsables de que se produzcan, en un tiempo breve, las reacciones químicas necesarias para que las células obtengan la energía y los compuestos necesarios para su supervivencia. De entre todas las enzimas, las proteolíticas nos aportarán grandes beneficios para nuestra salud. No solo a nivel digestivo, también sobre los procesos inflamatorios, ayudando a mejorar, de esta manera, nuestra calidad de vida.

Las enzimas son moléculas proteicas, en su gran mayoría, responsables de que los procesos catalíticos se lleven a cabo y que éstos se hagan con la mayor rapidez. Es decir, son biocatalizadores.

Explicándolo de otra manera: para que las células obtengan energía y los compuestos necesarios para su supervivencia es necesario que se produzcan una serie de reacciones químicas y que estas se hagan en un tiempo breve. Las enzimas son las encargadas de facilitar estas reacciones. Poseen una gran especificidad, ya sea por el sustrato con el que trabajan (el sustrato de la lactasa sería la lactosa), por el tipo de reacción que catalizan o por el medio en el que se "mueven" (pH ácidos o alcalinos).

Estamos ante unos compuestos muy eficientes y de los que se necesitan cantidades muy pequeñas para que cumplan sus funciones. Quizá, por lo que más se conocen las enzimas es por la acción que tienen sobre la digestión de los diferentes nutrientes. Por ejemplo, sabemos que quien no tolera la lactosa es por falta de lactasa, la enzima responsable de partir este disacárido y poder obtener glucosa y galactosa. O que los bebés poseen lipasa (llamada lipasa lingual) en la saliva, responsable de la digestión de los lípidos obtenidos de la leche materna (esta enzima tan solo está presente en la saliva durante la etapa lactante).

Pero las enzimas también actúan sobre muchas otras reacciones en los organismos de cualquier ser vivo, ya sea como defensa antioxidante. Por ejemplo, la SOD (superóxido dismutasa), que con la ayuda del cinc, el cobre o el manganeso se encargá de "sacar de circulación" el radical libre más potente y dañino, el superóxido.

También están implicadas en el movimiento. Por ejemplo, en la contracción muscular. O en procesos de transporte activo, es decir, ayudan en el movimiento de moléculas a través de membranas celulares. Por ejemplo, la captación de glucosa a nivel intestinal.

Léase también el artículo Las enzimas: ¡pequeñas moléculas muy importantes para nuestro metabolismo!

Tipos de enzimas

Las enzimas clasificadas como "hidrolasas" son las que actúan sobre los azúcares, grasas y proteínas.De entre los diferentes tipos de enzimas (clasificadas según su función), nos centraremos en las enzimas hidrolasas, más concretamente de las enzimas proteolíticas, encargadas de la digestión de las proteínas. Aunque, como veremos, su función va mucho más allá de la obtención de energía de las proteínas y comprobaremos como las enzimas proteolíticas ofrecen grandes beneficios para la salud y la calidad de vida.

Que son las enzimas proteolíticas

Las enzimas proteolíticas son las encargadas de degradar las proteínas en unidades más pequeñas (péptidos) para que éstas puedan ser a su vez degradadas en otras más pequeñas aun (aminoácidos), y así poder ser absorbidos y asimilados por los diferentes tejidos de nuestro organismo.

Nuestro cuerpo libera enzimas proteolíticas en diferentes puntos del tubo digestivo:

  • Estómago: se libera pepsina, que empieza a hidrolizar (romper) algunos enlaces proteicos
  • Páncreas: libera enzimas no activas hacia el duodeno. Estas son tripsinógeno, quimiotripsinogeno, proelastasa y procarboxipeptidasa (que posteriormente se activaran)
  • Duodeno: enterotripsinógeno, enzima que activa el tripsinógeno transformándolo en tripsina
  • Vellosidades del intestino delgado: peptidasas. Encargadas de hidrolizar péptidos

A través de la alimentación también podemos obtener enzimas proteolíticas. Algunos ejemplos de enzimas proteolíticas extraídas de fuentes vegetales son:

  • Papaína: extraída de la papaya
  • Bromelina o Bromelaína: obtenida del tallo de la piña

Efecto de las enzimas proteolíticas sobre la inflamación y el dolor

La aparición de inflamación sobre el organismo puede tener diferentes orígenes:

  • Traumático: a través de una lesión, heridas, golpes, quemaduras...
  • Alteraciones inmunitarias: respuestas autoinmunes o de hipersensibilidad. En este punto se encontrarían las alergias, por ejemplo
  • Agentes biológicos: infección por virus, bacterias, hongos o parásitos
  • Agentes físicos: radiaciones, calor, radiaciones ultravioletas, frío
  • Químicos: toxinas y venenos

Sea cual sea su origen, la inflamación es una respuesta inespecífica o reacción adaptativa que tiene una función defensiva y se da únicamente en tejidos conectivos vascularizados. Esta respuesta puede ser aguda o crónica.

La inflamación puede producir uno o varios de estos síntomas en la zona afectada:

  • Enrojecimiento
  • Dolor
  • Hinchazón
  • Calor
  • Rigidez

Sin entrar mucho en términos difíciles de entender para los más profanos, explicaremos brevemente que todo proceso inflamatorio funciona de la siguiente manera:

Inicialmente se estimula la liberación de moléculas desde las células del tejido dañado que producen alteraciones a nivel vascular. Estas alteraciones favorecerán la llegada de otras moléculas y células desde la sangre y zonas próximas. El paso siguiente será regular la inflamación, por lo que se desencadenaran una serie de mecanismos inhibidores cuyo fin es equilibrar el proceso o finalizarlo. Si esto se logra se procede a la reparación del tejido dañado y finalizando en este caso la situación de inflamación.

Cuando el agente lesivo no ha sido superado, es decir, cuando no puede producirse la reparación, la lesión puede pasar de aguda a crónica.

¿Que papel juegan las enzimas proteolíticas?

En un artículo de revisión publicado en 2012, Pavan, R., Jain, S., Shradda y Kumar, A., describían las propiedades terapéuticas, en este caso de la Bromelina entre las que destacaban su acción sobre las enfermedades inflamatorias crónicas. El artículo recoge pruebas en las que la terapia oral con bromelaína tiene efecto antiinflamatorio en pacientes con artritis reumatoide.

En inflamación aguda, las enzimas proteolíticas también han mostrado eficacia sobre los moratones, hinchazones y dolor, por lo que pueden ser de gran ayuda para el tratamiento de lesiones deportivas agudas.

Además, ciertos ensayos clínicos indican que la administración de bromelaína antes de una cirugía puede reducir el tiempo de dolor e inflamación post operatorio.

Efecto de las enzimas proteolíticas sobre la digestión

La terapia con enzimas se lleva a cabo desde hace más de medio siglo bajo el nombre "Terapia enzimática sistémica" Las enzimas digestivas tienen como objetivo "romper" los enlaces existentes entre moléculas grandes para hacerlas cada vez más pequeñas y de esta manera poder ser absorbidas con facilidad.

Como se ha explicado más arriba, las enzimas proteolíticas rompen enlaces peptídicos, que son los encargados de mantener unidos los aminoácidos que forman una proteína.

Imaginemos que una proteína es una larga cadena enmarañada con tramos de diferentes colores (cada color sería un péptido). Para desenmarañarla necesitamos ir cortándola a trozos cada vez más pequeños. Lo que mantendría unida esta cadena son lo que llamamos "enlaces peptídicos". Inicialmente, unas enzimas proteolíticas actuarían sobre estas uniones permitiendo separar, en primer lugar, la cadena por colores (péptidos), y conforme estos péptidos quedan libres, otras enzimas proteolíticas actuarían sobre cada eslabón (que sería el aminoácido), separándolo y dejándolo preparado para su uso (absorción).

Cuando las enzimas proteolíticas no trabajan con normalidad, la proteína no puede dividirse y esto tiene efectos sobre la digestión y la salud de la persona.

Una mala digestión de las proteínas hace que no puedan asimilarse y que parte del alimento consumido se expulse sin haber podido ser aprovechado. Algunos de los signos de mala absorción de proteínas es la hinchazón, los gases, dolor abdominal y diarreas fétidas, con el concerniente malestar. Aunque a nivel interno puede tener otras consecuencias, como desencadenar procesos alérgicos como respuesta al paso en sangre de proteínas mal digeridas. Esto provoca irritación de la pared intestinal e inflamación. También puede aparecer, a la larga, déficit de vitamina B12 o anemia, entre otros.

Las enzimas proteolíticas mejoran todos estos signos y síntomas. Liberamos el organismo del estrés que supone la mala absorción de los alimentos, nos sentimos más fuertes, deshinchados y sin molestias intestinales.

Enzimas proteolíticas en la industria

A nivel comercial, la industria ha sabido sacar partido y aprovechar al máximo las propiedades que ofrecen las enzimas proteolíticas.

En industria alimentaria, dichas enzimas son muy utilizadas para diferentes fines, ya sean estos ablandar carnes, clarificar cerveza, impedir el pardeamiento en zumos (oscurecimiento del producto durante el proceso de fabricación), para el tratamiento de productos marinos, entre muchos otros.

La industria farmacéutica la emplea como digestivo, antiinflamatorio, antiedematoso, antiinfeccioso, anticelulíticos y tratamientos post operatorios, por poner unos ejemplos.

En complementos alimenticios podemos encontrar enzimas proteolíticas, por ejemplo, acompañando a los suplementos de proteínas para una mejor digestión de las mismas en preparados para deportistas. también en combinados de enzimas para mejorar las digestiones o como tratamiento antiinflamatorio.

Precauciones

La administración de dosis altas de enzimas proteolíticas no ha mostrado tener efectos adversos importantes. Aun así, pueden aparecer alergias en personas sensibles.

Si se toman suplementos de enzimas, se recomienda regirse a las dosis recomendadas.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com