Beneficios del lavado nasal

El lavado nasal es una práctica antigua y muy efectiva para liberar los orificios de mucosa y restos de materia que pueda quedar adherida en las paredes. Aunque existen productos comerciales en espray que nos han facilitado el uso, la preparación casera sigue siendo un ritual preferido por muchos.

Jala neti

Jala neti (en sánscrito) es el nombre original de lo que aquí conocemos como lavado o limpieza nasal. Es una técnica es muy sencilla en la que tan solo hay que hacer pasar una solución salina (mezcla de agua y sal) por un orificio nasal procurando que salga por el otro con la ayuda de un recipiente específico para ello.

El origen lo encontramos en la medicina ayurvédica y tiene que ver con la importancia que da esta práctica ancestral a los 5 sentidos. Lo que se busca con la práctica del jala neti es limpiar el conducto nasal y liberarlo.

Jala neti es también utilizado por los practicantes de yoga para realizar sus ejercicios de purificación.

Lota

La Lota es el recipiente con el que se hacen las limpiezas nasales. También es posible encontrarla con el nombre de neti pot.

Tradicionalmente se hacían de cerámica y tenían una forma que recuerda a una lámpara de aceite.

Aunque todavía es posible encontrar este tipo de lotas, las actuales están hechas mayormente de plástico y tienen una forma más parecida a una pequeña regadera. Existen otras lotas con forma de cuerno, que en este caso se las llama rinocornio o en inglés, neti horn. Además de otras formas con menos “carácter” cuyo nombre es un impersonal “limpiador nasal”.

Beneficios del lavado nasal

El lavado nasal ha demostrado tener beneficios en caso de resfriado, asma y alergias. Con ello se consigue aliviar los síntomas que suelen generarse como sinusitis, congestión nasal, rinorrea y rinitis.

Se conoce que hacer pasar el líquido por la cavidad nasal diluye, arrastra y ayuda a eliminar mucosidad, partículas de polen, polvo, productos de la contaminación y otros residuos no deseados. Con el lavado nasal, además, se hidrata la mucosa y se mejora la función de los cilios nasales.

Y eso no es todo. Los beneficios del lavado nasal van más allá de ayudar a despejar los senos nasales y paranasales. Está demostrado que efectuar esta práctica regularmente reduce la duración de los síntomas del resfriado, previene infecciones en la cavidad nasal. Además, realizar un lavado antes de aplicar un medicamento que deba administrarse por esta vía mejora la absorción. También en caso de cirugía nasal, ya que, drenar la cavidad nasal puede ayudar a eliminar restos de sangre y otros elementos. En este caso, siempre bajo supervisión médica y llevándolo a la práctica varias semanas después de la operación.   

Como se realiza un lavado nasal

Como hemos comentado, se trata de una práctica sencilla.

Tan solo hay de disponer de una lota y, para la preparación de la solución salina, agua, sal y bicarbonato. En su defecto, es posible conseguir solución salina ya preparada.

Para hacer nuestra propia solución salina necesitamos:

  • 250 ml de Agua destilada o previamente hervida
  • 2,5 g  de Sal del himalaya
  • 2,5 g de Bicarbonato sódico (opcional)

Mezclar todos los ingredientes y llenar la lota. La temperatura del agua para realizar el lavado de ser de unos 35oC (agua tibia).

Para su aplicación, colocarse sobre una pica, inclinar la cabeza hacia un lado y ligeramente hacia delante e introducir la punta en el orificio contrario (si se inclina la cabeza hacia la derecha, se inserta en el orificio izquierdo) y dejar caer el agua.

El agua debe salir por el orificio contrario al que se está aplicando.

Una vez se ha utilizado la mitad de la solución salina, paramos.

A continuación, nos sonamos suavemente y repetimos la operación en el otro lado hasta vaciar la lota. Volvemos a sonarnos.

Esta operación puede repetirse 3-4 veces al día en caso de resfriados, sinusitis, rinitis, alergias… También, como se ha indicado, antes de usar medicamentos y otros productos de tratamiento nasales. Incluso antes de acostarse para prevenir ronquidos y respirar mejor.

Cuando no realizar un lavado nasal

Pese a los numerosos beneficios que supone ayudar a mantener limpias y libres de residuos las fosas nasales, la práctica no está exenta de riesgos y hay situaciones en las que está contraindicado:

  • Sangrados nasales (epistaxis)
  • Otitis o dolor en el oído
  • Operación nasal reciente
  • Problemas de deglución
El lavado nasal requiere de práctica. Puede que inicialmente te cueste encontrar la inclinación ideal para que el agua salga por el otro orificio. Incluso puede que notes alguna molestia o incomodidad. Con el tiempo tu cuerpo se irá acostumbrando y encontrarás la manera de realizar tu lavado con seguridad.

 

  

Blog posts relacionados

Productos relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional dsanitario. No se debe sustituir o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento médico.
© 2009-2022 Copyright - Cebanatural.com