La voz. Cuidarla y protegerla.

Para muchas personas, la voz forma parte de su trabajo. Es más, sin la voz, muchas de ellas no podrían ejercer su profesión. Cuidarla y protegerla se vuelve una condición imprescindible en estos casos. Esta semana te explicamos algunas cosas sobre la voz y como mantenerla clara y bonita.

Docentes, entrenadores, locutores, cantantes, actores, conferenciantes… son algunas de las profesiones donde la voz es una herramienta imprescindible.

De entre todas ellas, son los docentes los que más visitas médicas realizan por problemas relacionados con la voz. Sobre todo maestros de primaria.

¿A qué se debe que sean ellos y no cantantes, por ejemplo, los más afectados?

Empecemos, como siempre, poniéndonos un poco en situación.

Las cuerdas vocales

Las cuerdas vocales forman parte de toda una estructura de ligamentos y músculos que se encuentran en un armazón cartilaginoso. Nos referimos a la laringe.

Las cuerdas vocales son fácilmente distinguibles por presentar un color más blanquecino, diferente al rosado habitual de los tejidos que las rodean.

Tal y como se aprecia en la imagen, las cuerdas vocales se abren para dejar pasar el aire (llamado modo respiración) y se cierran en el momento que hablamos (modo fonación). Aunque no se cierran del todo, ya que lo que hace es dificultar el paso del aire provocando una vibración que acaba por generar el sonido: la voz.

Es decir, aunque se las llame cuerdas vocales, no son cuerdas, sino que, según definición del Instituto Nacional del Cáncer, se trata de "dos pequeñas bandas de músculo del interior de la laringe que vibran para producir la voz. También se las llama pliegues vocales".

Interesante, ¿verdad?

Se podría decir que la voz es una seña de identidad, al igual que lo son el rostro y las huellas dactilares. Cada una es diferente, unas más características que otras, y con la que podemos ser fácilmente reconocidos.

Las cuerdas vocales pueden verse afectadas por diferentes situaciones, dificultando su funcionalidad y, por tanto, la calidad de nuestra voz.

Afectaciones de la voz

Lo primero a tener en cuenta es que todos deberíamos cuidar de nuestra voz, si bien existen colectivos que deben dedicarle especial atención.

Tener que hablar durante horas o realizar cambios en el tono de voz, sobre todo si se habla en un tono elevado, son situaciones en las que las cuerdas vocales pueden acabar por lastimarse. De hecho las cuerdas vocales son muy sensibles y susceptibles de sufrir lesiones.

La disfonía es la lesión habitual cuando se ha hecho un uso continuado o se ha forzado la voz.

La disfonía comienza con cambios en la calidad de la voz. También se identifica como ronquera. El carraspeo o sensaciones de hormigueo, secreciones, tener que hacer más esfuerzo para hablar, dolor o fatiga al hablar son algunos de los síntomas que nos deben poner en alerta.

Cuando la voz se pierde por completo estamos ante una afonía.

Aunque un problema en las cuerdas vocales puede deberse a diferentes motivos, en el post de hoy nos centraremos únicamente en aquellos problemas derivados del exceso de uso o mal uso de la voz. Es decir, lo que se denominan disfonías funcionales.

Hacer un mal uso de la voz abarca, no solo abusar de ella (hablar durante períodos largos), también lo es hacerlo a volúmenes altos (como hemos mencionado), no hidratarse, carraspear de forma repetitiva y tener una mala coordinación fono respiratoria.

Cuando una disfonía funcional no es tratada o es tratada de forma incorrecta, puede derivar en una disfonía mixta. Es decir, lesiones que se asocian de una disfonía funcional continua.

Nódulos, quistes, pólipos y un largo etcétera, son patologías clasificadas dentro de las disfonías mixtas que pueden originarse si no se hace caso de los "avisos" previos.

Cuida y protege la voz

Es mucho lo que podemos hacer por nuestra voz. Te lo resumimos en unos cuantos puntos.

Hidratación: mantenerse correctamente hidratado es clave para tus cuerdas vocales. Como ya se ha indicado, la falta de hidratación forma parte de este mal uso que hacemos de nuestra voz. El agua será la bebida escogida para ello y debemos evitar otras bebidas como las carbonatadas, las que contengan cafeína y el alcohol que lo único que harán será dificultar el correcto funcionamiento vocal (provocar reflujo, excitación nerviosa, deshidratación).

Podemos ayudar a mantener nuestros pliegues vocales hidratados con caramelos especialmente formulados para ello. Estos, no solo favorecen la salivación, también ayudaran a mantener lubricada la zona.

Muchos recurren a caramelos o chicles mentolados con la intención de favorecer la salivación. Lo que supone un error, ya que la menta favorece la sequedad.

No fumar: el tabaco no solo es irritante para la laringe, también altera la mucosa de la zona, es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de garganta y otras patologías y es inflamatorio.

Cuidar la alimentación: más allá de llevar una alimentación saludable, se debe evitar en la medida de lo posible consumir picantes y condimentos que puedan favorecer el reflujo gastroesofágico y alimentos demasiado fríos o demasiado calientes.

Descanso y estrés: se hace referencia al descanso en muchas situaciones de nuestra vida. Dormir las horas suficientes y que el sueño sea reparador es también importante para nuestra voz. Si descansamos, nuestras cuerdas vocales también descansan.

Con el estrés y la ansiedad se aumenta la frecuencia cardíaca, respiratoria y la tensión muscular, lo que aumenta el riesgo de disfonía por esfuerzo.

Control del uso de la voz: gritar, hablar hasta el ahogo (hablar con el aire pulmonar residual), intentar hacernos escuchar en entornos ruidosos, subir el tono de voz, hablar en exceso… todas estas situaciones debemos evitarlas si queremos preservar la integridad de nuestras cuerdas vocales y nuestra voz. Siendo conscientes que muchas profesiones se desarrollan precisamente en estas situaciones, lo conveniente sería ponerse en manos de un profesional. Logopedas, foniatras, otorrinolaringólogos serán los profesionales indicados para el caso.  

Evitar aclararse la garganta: el carraspeo constante ya es signo de que algo falla. Aun así existen personas que utilizan el carraspeo (consciente o inconscientemente) como método para "aclararse" la garganta, quizá sin saber que realmente es una acción traumática para nuestros pliegues vocales.

Empezar por un reposo vocal y buscar ayuda profesional es lo primero que deberías hacer para tratar tus problemas de voz.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com