La importancia de depurar el hígado para ganar salud

El consumo de grasas poco saludables, el estrés y el alcohol entre otros factores, pueden causar toxicidad hepática y por consecuencia afectar otros sistemas orgánicos de vital importancia. Conviene mantener el hígado a punto ya que por sus numerosas tareas es un órgano absolutamente necesario, y que mejor que hacerlo con alternativas naturales. Cero químicos por un hígado sano.

El hígado desempeña un papel esencial porque protege al organismo de cualquier clase de intoxicación causada por los alimentos que consumimos, el medio ambiente, el estrés y ciertos medicamentos.  Pero contrario a lo que se cree, las funciones del hígado no son solamente limpiar el cuerpo de toxinas, también interviene en mas de 500 procesos regulatorios y metabólicos, cumpliendo numerosas y distintas tareas, de las cuales unas destacan de otras por su complejidad y porque involucran otros sistemas y procesos orgánicos del cuerpo.  

Un vistazo a algunas de las funciones del Hígado

  • Protectora, protege el cuerpo de agentes causantes de intoxicaciones
  • Metabólica, descompone las grasas y las utiliza para fabricar colesterol y bilis
  • Secretora, secreción de la bilis
  • Excretora, elimina productos de desecho, toxinas
  • Almacenamiento, almacena nutrientes, vitaminas, glúcidos, hierro, lípidos y energía en forma de glucógeno
  • Detoxificante, desintoxica el cuerpo de sustancias toxicas como metales pesados, actúa como un centro de tratamiento de residuos tóxicos dentro del organismo.
  • Facilitadora, facilita la absorción de nutrientes liposolubles por medio de la bilis
  • Síntesis, el hígado sintetiza proteínas esenciales como las enzimas aminotransferasas o transaminasas
  • Participa en la digestión y transformación de los alimentos
  • Depura la sangre que precede del intestino una vez que la ha filtrado

La importancia de la depuración

El hígado y la vesícula biliar trabajan en conjunto para limpiar el cuerpo de toxinas Al estar continuamente expuestos a una sobrecarga de tóxicos ambientales,  los hepatocitos pueden verse reducidos en su función normal y en consecuencia las funciones del hígado y la vesícula ven  afectado también su funcionamiento.  Estos dos órganos trabajan en conjunto para mantener en la medida de su capacidad el cuerpo libre de toxinas y evitar el desarrollo de lesiones que afectan de rebote a otros sistemas como el digestivo, el sistema inmune, el cardiovascular y el endocrino.

Centrándonos en la función depuradora del hígado, hemos de considerar la relevancia que tiene su función secretora, es decir su capacidad de secretar sustancias que participan de forma activa en los diferentes procesos, en especial su capacidad de secretar la bilis y así, por medio de esta sustancia ayudar a limpiar el organismo.

La bilis es una sustancia que se acumula en la vesícula biliar pero que es producida por el hígado.  Los derivados que resultan de la descomposición de los fármacos y las sustancias tóxicas procesadas de antemano por el hígado se transforman en bilis.  La función de la bilis es contrarrestar los microbios, desactivar agentes tóxicos y transportarlos para ser eliminados.  Previniendo así muchos daños hepáticos y sus consecuencias para el resto del organismo. 

La bilis también ayuda a equilibrar la acidez del quimo, a transportar inmunoglobulina al intestino y permite la absorción de determinadas vitaminas liposolubles.

Por su parte el hígado actúa descomponiendo las sustancias toxicas absorbidas por el intestino o producidas en cualquier parte del cuerpo, estas se eliminan como subproductos inofensivos, por la  bilis (de ahí pasan al intestino y las deposiciones) o por la sangre (de ahí pasan al riñón y se evacuan con la orina)

El hígado no solo depura agentes tóxicos externos, también se encarga de eliminar desechos que el propio cuerpo produce.La depuración o limpieza que realiza el hígado incluye además aquellas sustancias que el propio cuerpo produce, como por ejemplo, las hormonas sobrantes, el amoniaco provocado por el catabolismo de las proteínas y por las bacterias intestinales que el hígado transforma en urea, también por los complejos solubles producto de los medicamentos que han sido transformados dentro del cuerpo para que se puedan eliminar con la orina.

Estas tareas se podrían agrupar en una sola que bien podría llamarse: Función protectora.

Otras tareas del hígado

El hígado regula la síntesis de proteínas y la producción, almacenamiento y liberación del azúcar, las grasas y el colesterol. 

Como y para que lo hace?

El hígado convierte el azúcar o glucosa de la sangre en glucógeno, que luego almacena para utilizarlo como energía, por ejemplo cuando se hace deporte y se llega a la extenuación, el hígado detecta un bajón de energía, entonces libera el glucógeno almacenado convirtiéndolo antes en glucosa, para evitar así el desvanecimiento.

El hígado permite la asimilación de las grasas y su almacenamiento, descomponiendolas en pequeñas partículas para que las enzimas digestivas puedan actuar sobre ellas.  Convierte los aminoácidos obtenidos de las comidas, en ácidos grasos que pueden funcionar también como combustible, (trigliceridos y colesterol).  Recordemos que el colesterol  es un componente indispensable de las membranas celulares y de determinadas hormonas.

El hígado asimila, regula y descompone las grasas,
evitando su acumulación en forma de colesterol.

El hígado sintetiza proteínas como las enzimas y las hormonas entre otras.  Las enzimas que el hígado puede sintetizar son indispensables para el funcionamiento optimo de la sangre, como la fijación de minerales, vitaminas y hormonas que deben ser transportadas a través de la misma.  También sintetiza los factores de coagulación y las proteínas que favorecen el volumen adecuado de la sangre.

Teniendo en cuenta las funciones del hígado que aquí se describen, y las muchas que quedan por mencionar, además de la constante exposición del hígado a sufrir efectos nocivos por su papel depurador de tóxicos, no es de sorprender que sufra lesiones y daños que le hacen perder sus capacidades, mas aun, si no se tiene un estilo de vida acorde con la búsqueda de la salud en general.

Los problemas hepáticos

La debilidad del hígado va muchas veces ligada a problemas digestivos como el estreñimiento, y las alteraciones de la flora bacteriana, por eso se debe vigilar la ingesta de ciertos alimentos que provocan la liberación en el hígado de subproductos tóxicos procedentes de la digestión.  Una sobrecarga en el hígado no afecta solamente la digestión, ademas de robarnos energía puede generar problemas mas graves:

  • El abuso de las grasas animales, de origen animal o saturadas que desequilibran el colesterol, aumentando por ende el colesterol malo LDL, lo que favorece los cálculos biliares y el hígado graso. 
    El hígado graso es una alteración frecuente en personas con sobrepeso u obesidad y suele estar acompañado de tensión arterial alta y colesterol en la sangre
  • El exceso de proteínas, de calorías y las comidas rápidas intoxican el hígado y ralentizan sus funciones obligandolo a trabajar de forma intensa y durante mas tiempo
  • Las bebidas alcohólicas, al igual que el abuso de las grasas suelen ser causa frecuente de problemas tan graves como la cirrosis, (una afección que daña de forma progresiva el hígado, por muerte celular), también por cicatrización de las lesiones inflamatorias que producen fibrosis, (un exceso de tejidos que no permite la regeneración y ubicación correcta de las células nuevas en el hígado)
  • Los medicamentos o el abuso de los mismos, aquellos que se venden sin receta como el paracetamol, acetaminofen, los anticonceptivos y los antibióticos, que usados sin control pueden causar fallo hepático grave
  • La sal, que favorece la retención de líquidos
  • Los alimentos quemados que portan sustancias toxicas muy difíciles de eliminar
  • Agua contaminada, alimentos de origen marino de dudosa procedencia, que puedan contaminar al cuerpo con la hepatitis
  • El azúcar refinado, los edulcorantes y en general los productos industriales procesados o pre-cocinados, ya que tienen altos niveles de conservantes y colorantes sintéticos, cargados como no, de tóxicos que tienen que ser depurados por el hígado
  • Las comidas muy abundantes o copiosas que obligan al hígado a realizar un esfuerzo extra

La cirrosis y fibrosis hepática son trastornos que se pueden evitar y/o tratar con ayuda de alternativas naturales.Otros trastornos hepáticos frecuentes son la hepatitis A y los cálculos o piedras en la vesícula, pero estos aunque se deben controlar, son problemas de fácil tratamiento.  Ya con un cambio en la dieta evitando sobre todo las grasas saturadas, y las sustancias agresivas, se pueden corregir en parte, y con el apoyo de remedios de origen natural  como el cardo mariano se podrían evitar lesiones mayores.

Síntomas de alteraciones en el hígado

  • Nauseas y vómitos después de comer
  • Diarrea, gases
  • Sensación de saciedad
  • Dolor de la parte alta del estomago
  • Cólicos
  • Ictericia, color amarillo de piel y ojos
  • Intolerancia a las grasas
  • Perdida de apetito
  • Cansancio sin motivo, fatiga, debilidad
  • Fiebre, escalofríos
  • Deposiciones claras
  • Alteraciones de la conciencia, de ánimo y personalidad
  • Una lesión grave del hígado podría causar alteraciones emocionales y mentales, ira, estrés, insomnio etc.  acompañados de dolor de cabeza, mareos, picores y tendinitis entre otros

Protección natural del hígado

El hígado es un órgano que se puede recuperar incluso de daños importantes.  Sin embargo para que esta recuperación sea posible, es necesario respetar todos los periodos de descanso del hígado en los que no se deben ingerir grasas, bebidas alcohólicas ni otras sustancias toxicas como el tabaco y los medicamentos sin receta etc.

Y junto con las medidas básicas de prevención de daños en el hígado, se recomienda el uso de sustancias naturales como infusiones y complementos de plantas que cumplen funciones terapéuticas.

El cardo mariano por ejemplo esta comprobado que tiene efectos regeneradores y protectores del hígado veamos por que.

El cardo mariano

Es una planta de origen mediterráneo cuya sustancia activa para tratar problemas del hígado es la silimarina, contenida en la semilla de la planta.  Esta sustancia estabiliza las células del hígado en su función de actuar contra sustancias toxicas. La silimarina bloquea las toxinas a nivel de la membrana celular y aumenta la síntesis proteica.  Tiene ademas propiedades desengrasantes, es un antioxidante de gran calidad y favorece la creación de nuevas células hepáticas. 

Cuando ya existen problemas hepáticos, el cardo mariano ayuda para que las fases de descanso (de sustancias agresivas) sean mas eficaces y se acelere el proceso de producción de nuevas células, ya que favorece la regeneración de los hepatocitos (células, componentes principales del hígado) ayudando a reducir la inflamación.

El cardo mariano puede ser útil en el tratamiento convencional de la hepatitis C, un tratamiento agresivo, pero que con la ayuda del cardo mariano podría aumentar su eficacia, ejerciendo a la vez un papel protector del órgano.

El cardo mariano también esta indicado para problemas de cirrosis, piedras en la vesícula e hígado graso.  Se recomienda una cura con extracto de cardo mariano al menos dos veces al año y la dosis diaria se estima entre los 200 y 600mg durante 6 semanas.

Otros alimentos naturales que favorecen la salud del hígado

La alcachofa, Facilita la digestión pesada, el vaciamiento de la vesícula y favorece una bilis mas fluida, lo que ayuda a descongestionar el hígado y a emulsionar de forma mas efectiva las grasas.

La Cúrcuma, Tiene un gran poder antioxidante que protege las células pero en su papel amigo del hígado ayuda a la digestión de las grasas, estimula el flujo biliar haciendo que los tóxicos eliminados del hígado pasen con mayor rapidez al intestino para ser eliminados.  La cúrcuma tiene pues, efectos reguladores del sistema digestivo y soporta importantes funciones del hígado.

En cualquier caso conviene mantener el hígado limpio para que pueda cumplir sus múltiples tareas y por suerte los tratamientos naturales son de gran ayuda para tratar lesiones en el hígado y la vesícula biliar, especialmente en las fases iniciales.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com