Humedad en equilibrio para una buena salud

A menudo oímos hablar de lo importante que es para nuestra salud evitar el exceso de humedad en nuestro entorno. Compramos deshumidificadores y estamos atentos a las manchas que puedan surgir en las paredes. Aunque, así como el exceso de humedad no es bueno, la falta de ella también nos puede perjudicar. Es importante, pues, saber mantener ese equilibrio para que nuestra salud no acabe por verse afectada.

Humedad ambiental

Al calentar el aire, la humedad relativa disminuye, y aumenta al enfriarlo.La humedad ambiental es aquella que hace referencia a la presencia de vapor de agua en el aire. Podemos notar cuando un ambiente es húmedo o cuando es extremadamente seco por la manera en como nuestro cuerpo responde. Normalmente se mide la humedad relativa (HR) para expresar la humedad ambiental. La humedad relativa mide la humedad contenida en el aire y la compara con la cantidad máxima de vapor de agua que puede contener a una temperatura determinada hasta la condensación.

Exceso de humedad

Durante los meses de frío parece que la humedad nos afecta más.

Los espacios suelen estar cerrados, no se ventila ni se renueva el aire con tanta asiduidad y los rayos de sol, más débiles y a menudo escasos, no ayudan demasiado. El exceso de humedad puede llegar a condensarse, depositándose un día tras otro en las mismas zonas, incapaces de secarse, aumentando el riesgo de aparición de moho y la proliferación de otros microorganismos como los ácaros, bacterias y hongos.

El exceso de humedad afecta a los que presentan dolencias reumáticas y aquien sufre problemas respiratorios. En este último caso no por la humedad, que por otro lado les va mejor, sino por la presencia de microorganismos. Es más, la humedad excesiva puede ser responsable de la aparición de estas afecciones, así como de manifestaciones alérgicas e infecciones.

  • Moho: responsable de la aparición o agravamiento del asma y otros problemas respiratorios
  • Hongos: responsable de manifestaciones alérgicas. Sobre todo provocado por el hongo aspergillus, la más común
  • Ácaros: responsables de problemas respiratorios y alergias (a los ácaros)
  • Bacterias: en humedades muy altas puede provocar infecciones

El reuma asociado a la humedad viene, por un lado por la misma humedad, y por el otro por su combinación con el frío. Huesos y articulaciones sufren los embates de la humedad excesiva.

La incomodidad que produce un ambiente húmedo en invierno nos afecta además en lo referente a poder regular la propia temperatura corporal. Lo primero que notamos son los pies y las manos frías, sobre todo si permanecemos quietos. También puede aparecer malestar general o cefaleas.

Si detectamos que las zonas en las que debemos permanecer más horas tiene una elevada humedad, es importante poner remedio cuanto antes mejor. Podemos ayudarnos de aparatos que eliminan el exceso de humedad (deshumidificadores), ventilar bien las estancias e incluso hacer las reformas pertinentes aplicando sistemas de aislamiento.

Exceso de sequedad

Zonas cerradas en las que solemos pasar muchas horas como las áreas de trabajo o de estudio, disponen de sistemas de aclimatación, bombas de calor en muchos casos, que hacen nuestra estancia más agradable.

El problema que llevan asociado es la gran capacidad de estos aparatos de "fulminar" la humedad relativa y propiciar un ambiente extremadamente seco.

No solo la elevada humedad puede ser responsable de muchos problemas de salud. Si nos vamos al otro extremo, a reducir la humedad relativa, nuestro organismo también acaba por resentirse.

El ambiente recoge humedad del entorno, de los elementos que lo rodea, tanto mobiliario como seres vivos (lo que nos incluye). Nuestro cuerpo pierde humedad por la piel, el cabello, los ojos, las fosas nasales y la garganta. Las mucosas del sistema respiratorio se van secando. Las paredes acaban por inflamarse y, en el caso de la nariz, la mucosidad queda adherida dificultando su expulsión y provocando pequeñas hemorragias. A nivel de garganta, la pérdida de humedad nos provoca molestias, carraspera, obligándonos a toser en muchas ocasiones y, en consecuencia, irritación.

Con nuestras vías aéreas secas y desprovistas de la barrera natural que son las mucosas, se facilita la entrada de patógenos que incrementan el riesgo de infección (resfriados, gripes…). En personas afectadas de asma, los ambientes muy secos les perjudica especialmente, por lo que es muy importante mantener unos parámetros de humedad estables si no se quiere aumentar el riesgo de crisis asmática.

La forma más arcaica de humidificador, pero que funciona muy bien, es la de poner cuencos con agua que se irá evaporando para mantener ese equilibrio entre humedad y temperatura.Podemos ayudar a solucionar o al menos minimizar el problema aplicando sistemas que contribuyan a mantener la humedad relativa. Los aparatos humidificadores son una buena solución.

Para equilibrar la pérdida corporal de agua es importante mantenerse hidratado y suavizar nuestra garganta. Por ejemplo, con caramelos.

Para dificultar la entrada de virus y otros patógenos podemos protegernos con própolis o cistus.

También podemos proveer de humedad nuestras fosas nasales con espráis al uso.

Humedad ideal

¿Cuál es la humedad relativa ideal? Pues, difiere en cada persona pero existe un rango en el que podemos movernos. Nosotros hemos querido consultar diversas fuentes oficiales y coinciden en un rango que va del 30 al 60% en ambientes acondicionados, siendo lo ideal el 50%.

Podríamos decir que a nivel casero, la humedad ambiental puede corregirse para hacer el sitio más agradable, y también más saludable, mediante humidificadores y deshumidificadores, utilizando unos u otros dependiendo de las necesidades, como se ha indicado en los dos puntos anteriores.

Algo que no debemos olvidar es la temperatura. Como se explicaba al inicio del post, la temperatura influye sobre la humedad. Si el rango de humedad oscila entre el 30 y el 60%, el de la temperatura de confort se mueve entre los 20 y los 23oC.

En espacios públicos o edificios con climatización centralizada, la humedad está controlada con sistemas diseñados y adaptados a la necesidad del lugar. En muchos sitios, como por ejemplo supermercados, ya es posible estar informado de la temperatura y la humedad relativa en todo momento.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com