Funciones de la vitamina B6

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble implicada en numerosos procesos corporales. Su correcto aporte favorece nuestro organismo y su carencia, aunque es rara, puede acarrear problemas diversos.

Qué es la vitamina B6

También conocida como piridoxina, la vitamina B6 es una vitamina soluble en agua, forma parte del grupo de vitaminas que conocemos como complejo B y se encuentra presente en gran variedad de alimentos. De hecho, en los alimentos podemos encontrar la vitamina B6 de tres formas distintas, como piridoxal, como piridoxamina y como la ya descrita piridoxina.  

Levadura de cerveza, germen de trigo, legumbres, cereales integrales, pescado y vísceras son las principales fuentes de vitamina B6. También la carne, algunas frutas como aguacates y plátanos, frutos secos y vegetales de hoja verde.   

Otras fuentes de vitamina B6 las encontramos en los alimentos fortificados con esta vitamina. La vitamina B6 es un nutriente esencial y, como tal, debe obtenerse a través de la alimentación.

La forma metabólicamente activa de la vitamina B6, es decir, como nuestro cuerpo la puede aprovechar, es unida a un fosfato, lo que forma el fosfato de piridoxal (PLP), fosfato de piridoxamina (PMP) y fosfato de piridoxina (PNP), siendo la primera la más importante. Esta unión entre fosfato y vitamina B6 se produce dentro de nuestro organismo.

Funciones de la vitamina B6

Como sucede con todos los nutrientes, el papel de esta vitamina en nuestro organismo es variado. El fosfato de piridoxal actúa como cofactor enzimático (coenzima) en más de un centenar de reacciones bioquímicas.

Podemos resumir sus principales funciones de la siguiente forma:

  • Metabolismo de proteínas y glucógeno: es indispensable para liberar el glucógeno almacenado en hígado y músculos. También está implicado en la gluconeogénesis. Participa en la síntesis de aminoácidos no esenciales e interviene en la transformación de los aminoácidos en energía. Las personas que practican deporte de forma habitual se benefician especialmente del consumo de vitamina B6. Además, con la práctica deportiva, las necesidades de vitamina B6 pueden verse aumentadas. De hecho, muchos complementos para deportistas contienen vitamina B6 en su composición.
  • Sistema nervioso: la vitamina B6 actúa como cofactor enzimático para enzimas que sintetizan neurotransmisores como la serotonina, la dopamina o el ácido gamma aminobutírico (GABA). La vitamina es, por tanto, un importante nutriente en situaciones de alteraciones emocionales, estrés, dificultad para dormir, depresión… Al igual que sucede con los suplementos para deportistas, la vitamina B6 se incluye en complementos destinados a mantener el equilibrio nervioso y reducir el estrés.
  • Sistema hormonal: regula la actividad hormonal interviniendo sobre los receptores esteroideos. A grandes rasgos, la vitamina B6 podría ejercer un importante papel protector al unirse a los receptores esteroideos. De esta manera la unión de hormonas esteroideas a dichos receptores quedaría inhibida, ayudando a reducir el riesgo de desarrollo de afectaciones donde las hormonas esteroideas son las responsables.
  • Hemoglobina: interviene en la formación de glóbulos rojos actuando en la síntesis del grupo hemo, componente de la hemoglobina que contiene hierro.

La mujer es una de las principales beneficiadas de la ingesta de vitamina B:

  • Náuseas embarazo: se ha descubierto que la administración controlada de vitamina B6 ayuda a reducir las náuseas matutinas y vómitos típicos de las primeras etapas del embarazo.
  • Síndrome premenstrual: muchas mujeres sufren alteraciones diversas pocos días antes de la llegada de la regla. Estas alteraciones pueden ser tanto de carácter físico como emocional. Al parecer existe cierta relación entre niveles bajos de vitamina B6 y presencia de síndrome premenstrual. La ingesta de piridoxina parece aliviar significativamente las molestias previas a la llegada de la regla.

Carencias, exceso de vitamina B6 e interacciones

Como hemos podido ver en la descripción inicial, la vitamina B6 se encuentra en una gran variedad de alimentos. De hecho, es poco probable sufrir déficit, a no ser que se siga una alimentación altamente desequilibrada o restrictiva, ante la presencia de enfermedades malabsortivas, alcoholismo, por la ingesta de algunos fármacos o errores innatos del metabolismo.

Por su implicación en la síntesis de hemoglobina, la falta de vitamina B6 puede llevar a la aparición de anemia sideroblástica y debilitamiento del sistema inmunitario.

La falta de piridoxina se manifiesta con trastornos neurológicos como depresión e irritabilidad o alteraciones cutáneas como dermatitis y lesiones bucales como la aparición de aftas y lengua inflamada. Este último dato quizá por la relación existente entre vitamina B6, B12 y ácido fólico. Es por eso que en muchos complementos alimenticios se presentan las 3 juntas.   

Seguramente habrás oído más de una vez que las vitaminas hidrosolubles no quedan almacenadas en nuestro organismo y que el exceso es eliminado a través de la orina. Y esto es así hasta cierto punto.

El hecho que sean hidrosolubles no significa que se puedan consumir sin control, ya que la ingesta de altas dosis de vitaminas hidrosolubles suponen también un riesgo para la salud. Tampoco debemos alarmarnos, ya que para que esto suceda dichas ingestas deberían ser extremadamente altas. Sin embargo, hay que tenerlo en cuenta.

Tomar elevadas dosis de vitamina B6 puede provocar la aparición de alteraciones en el sistema nervioso (neuropatías, parestesias, ataxia, entumecimiento), acidez, náuseas y vómitos, fotosensibilidad cutánea y otros trastornos de la piel.

Desde la Unión Europea se establece una dosis máxima segura de 25 mg/día de vitamina B6, aunque existen situaciones donde la ingesta puede ser más elevada. En este caso siempre será bajo supervisión médica.

Debemos tener también en cuenta si se están tomando fármacos, ya que la vitamina B6 puede interaccionar con algunos e interferir en la correcta funcionalidad del medicamento. Esto sucede con la levodopa, prescrito para el Parkinson, o anticonvulsivos (fenobarbital y fenitoína).

Otros medicamentos pueden hacedr aumentar los requerimientos de esta vitamina, al igual que las dietas hiperproteicas.

En general la ingesta de vitamina B6 es segura. Tan solo debemos tener en cuenta nuestras necesidades.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com