Espirulina, la no alga

Quien conozca la espirulina, aunque solo sea de oídas, sabrá que cuando se habla de ella se hace precedida de la palabra "alga" o "microalga". Aunque hace ya tiempo que se sabe que no se trata de un alga, si no de una bacteria. Una bacteria cuya composición la hace nutricionalmente interesante.

Espirulina, un alga que no lo es

Es verde, crece en agua salada, realiza la fotosíntesis, por tanto, es un alga.

Evidentemente algo más debían observar los científicos hace años cuando a la espirulina la llamaron alga. Pero el avance en la ciencia y los conocimientos acabaron de definir lo que es realmente la espirulina. Y un alga no es.

La espirulina es en realidad una bacteria, concretamente una cianobacteria: bacterias que tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis. Pero no se trata de un elemento del reino vegetal como se creía en un principio.

La espirulina es una cianobacteria, un microorganismo unicelular del género Arthrospira que flota libremente en el agua. Estos microorganismos se agrupan entre sí hasta formar hélices o espirales (todo esto a nivel microscópico). De ahí el nombre (espirulina = espiral) y que inicialmente fuera clasificada dentro del género Spirulina, aunque hoy día ha quedado diferenciado de éste. Las dos principales especies de arthrospira (la llamaremos espirulina de ahora en adelante) que se producen de forma comercial y con interés nutricional son la Espirulina Platensis y la Espirulina Maxima.

La espirulina Platensis es la que se utiliza principalmente como complemento alimenticio.

La espirulina vive en aguas salinas y alcalinas con pH alrededor del 8,5 y a temperaturas altas, entre los 30 y los 40oC. Aunque crece de manera silvestre en regiones tropicales y subtropicales de México y otras zonas de Centroamérica, sur de Estados Unidos, Asia y África Central, no se cosecha allí donde se produce de forma natural, sino que generalmente se cultiva en ambientes controlados, en estanques de aguas poco profundas o tanques. Actualmente el cultivo se centra en áreas de México, Hawaii, África, Japón y Ecuador.

Aunque se trate de una cianobacteria y no de un alga, sigue estando aceptado referirnos a ella como "alga espirulina", "microalga espirulina" o como "alga verde-azul espirulina".

¿Un superalimento?

Hay grandes defensores, a la vez que hay grandes detractores de esta palabra y de su significado. Porque, quizá lo que deberíamos esclarecer primero es eso, su significado.

Realmente, la palabra no tiene ninguna definición oficial ni tampoco está registrada en la RAE. Hasta la fecha podemos usarla, yo diría que con total libertad. Del mismo modo, no existe tampoco ninguna lista que agrupe o que diga qué alimentos se deban incluir en ella. Es más, si escribimos en el buscador de internet, por ejemplo, "lista de superalimentos", cada página de las que aparecen tendrá la suya propia, en cuanto al número y en cuanto al tipo de alimentos que en ella aparezcan. Quizá coincidan en alguno, pero nos damos cuenta enseguida que existe cierto libre albedrío.

Navegando por la red y leyendo las diferentes definiciones que de un superalimento se hace, podríamos decir que se trata de algo así como un alimento que despierta interés por poseer una densidad o riqueza nutricional que lo hace destacar de alguna manera, siendo de especial beneficio para nosotros.

Si nos ponemos en el caso de la espirulina, tenemos ante nuestros ojos algo interesante. Si desgranamos sus componentes nos encontramos con lo siguiente:

Proteínas

La espirulina tiene un elevado porcentaje de proteínas, entre el 50 y el 70%. Son proteínas completas o de alto valor biológico, es decir, que contienen todos los aminoácidos esenciales.

La espirulina es uno de los alimentos no animales más ricos en proteína que existe.

Además, al no contener celulosa, se mejora la biodisponibilidad y la digestibilidad.

Se ha sugerido que la proteína proveniente de la espirulina tiene 4 veces mejor absorción que la contenida en carnes rojas, por lo que incluir la espirulina en una dieta vegana o vegetariana puede ser de ayuda para completar las necesidades de este macronutriente.

Micronutrientes y otros compuestos

La espirulina es también rica en micronutrientes – vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Como principales vitaminas se encuentran la Tiamina (B1), riboflavina (B2), ácido pantoténico (B5), B6, C, E y K (1 y 2).

En cuanto a los minerales, encontramos hierro, magnesio, manganeso, yodo y azufre (el contenido en los aminoácidos).

Contiene también un componente llamado Calcium spirulan (Ca-SP) que traducido sería espirulan de calcio, un polisacárido sulfatado que se ha aislado de la espirulina Platensis y que ha demostrado tener una potente acción antiviral.

Otros fitonutrientes como la clorofila y diversos carotenoides, principalmente betacaroteno, además de tocoferilos, ácidos fenólicos y ficocianinas, son una parte importante de la composición de esta cianobacteria.

El betacaroteno es conocido también como provitamina A, que se convierte en vitamina A dentro de nuestro organismo.

Las ficocianinas son un pigmento verde-azul presente en este tipo de cianobacterias. Este compuesto presenta funciones antioxidantes que se reflejan en efectos protectores. Además de ejercer funciones inmunomoduladuras y antiinflamatorias.

La espirulina se comercializa en polvo, en comprimidos o en cápsulas. Aunque, como siempre decimos ante muchos complementos alimenticios, faltan todavía más estudios, bien diseñados, con muestras de gente lo suficientemente grande y tiempos lo suficientemente largos para poder apoyar o desmentir hipótesis generadas entorno a la espirulina y/o a sus componentes.

De momento nos quedamos con un par de datos interesantes:

Astronautas

Quizá hayas oído hablar que la espirulina se administra a los astronautas. Pues, bien, no se trata de una leyenda urbana. Por su riqueza nutricional y por la facilidad con la que su composición puede variar según las condiciones de cultivo, la NASA utiliza la espirulina como fuente alimentaria para misiones espaciales de periodos largos.

Naciones Unidas

Hace años que se conocen las bondades nutricionales de la espirulina. Ya en 1970, durante la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas, fue declarada como la mejor fuente alimentaria para el futuro. Y es que en África central se usa desde hace siglos como alimento y en la actualidad como suplemento nutricional para tratar la malnutrición en todo el mundo. No es de extrañar, entonces, que se hicieran dichas declaraciones sobre la espirulina.

Apunte sobre la Vitamina B12

Siempre se ha oído decir que las algas (y por extensión la espirulina) son una fuente de vitamina B12. De hecho hasta no hace mucho quien seguía una dieta vegetariana consumía de forma regular suplementos de espirulina con la intención de aportar este esencial nutriente del que es deficitario la dieta libre de alimentos animales.

Sin embargo, en la actualidad se sabe que la forma de B12 presente en estos alimentos no es bioactiva y nuestro organismo no la puede utilizar. Es lo que se llama "análogos de B12".

Cabe decir, además, que tomar regularmente algas o complementos con algas, se aporta una cantidad también regular de estos análogos de B12, que quedan en sangre y enmascaran las analíticas y por tanto un posible déficit, ya que los resultados aparecen como que los niveles de B12 son correctos, cuando puede que no sea así.

Por tanto, ni las algas en general, ni la espirulina en particular pueden utilizarse como fuente de B12, por mucho que se diga que está presente de forma natural. Excepto una.

Hasta el momento, la única alga que parece tener vitamina B12 bioactiva es la chlorella. Aunque habría que consumir mucha, por lo que la dejaríamos reservada para quien consuma poco alimento animal y quiera ayudarse de ella para completar sus necesidades.

Para veganos, la mejor opción son los complementos de vitamina B12 o cianocobalamina.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com