Caléndula. Usos y propiedades

La caléndula es una planta que nos es muy conocida. Su utilización como planta medicinal está muy extendida, tanto en tiempo como en territorio. En el post de esta semana deshojaremos esta planta y sus bonitas flores para explicaros qué nos aporta la caléndula y cuales son sus usos.

La planta

La caléndula (Calendula officinalis) es una planta con un sinfín de nombres comunes (señal de su extenso uso y conocimiento): caléndula, botón de oro, clavel silvestre, clavelina, espantanovios, hierba centella, maravilla, mexicanas, mercadela…

Al parecer no se conoce el origen de la Calendula officinalis, por lo que se especula que podría ser una especie que deriva del cruce entre otras caléndulas.

Es una planta herbácea anual que puede crecer hasta el medio metro de altura, con hojas alternas de un brillante color verde. Sus flores, grandes en proporción al resto de la planta, van del amarillo al naranja y es espesa en pétalos. La caléndula tiene una larga floración que podemos disfrutar la mayor parte del año, desde primavera hasta otoño, y en ocasiones también en invierno.

La caléndula es una planta de jardín, decorativa, bonita y sencilla que viste cualquier rincón con facilidad, no solo por sus alegres colores, también por lo poco exigente que es en los cuidados. Capaz de soportar heladas y abrasadores veranos, la caléndula necesita la luz natural del sol y, aunque no tolera bien el exceso de humedad, sí que es conveniente regarla a menudo, por lo que la tierra donde se plante debe poder drenarse bien. Es fácil encontrarla en jardines, terrazas y balcones.

Usos de la caléndula

Estamos ante una planta muy versátil. Con ella se han preparado remedios naturales, ungüentos, cosméticos, tintes y también ha servido como alimento y condimento. La flor es la parte más utilizada de la caléndula.

  • Condimento: los pétalos de la caléndula pueden utilizarse como colorante. Se utilizaba como un sustituto del caro azafrán, motivo por el cual también se la ha llamado "azafrán del pobre".
  • Alimento: tanto las hojas como los pétalos frescos son comestibles y pueden añadirse a ensaladas donde aportan color, aroma y sabor ligeramente amargo.
  • Infusión: Los pétalos se secan para posteriormente hacer infusiones. Sola o mezclada con otras hierbas. Las hojas también son utilizadas en ocasiones.
  • Cosmética: una de las plantas más utilizadas en cosmética es la caléndula. Con ella se preparan jabones, cremas, bálsamos, aceites…
  • Farmacología: también la industria farmacológica ha sabido aprovechar las numerosas propiedades de esta planta. En combinación con la cosmética, numerosos son los productos que buscan la acción terapéutica de la caléndula sobre la piel.

Composición química

La cantidad principios activos presentes en las flores de caléndula nos da una muestra de la variedad de funciones que se le atribuyen.

Contiene carotenoides en un 0,08% o menos, de tipo alfa, beta y gama caroteno, también luteína y xantinas entre muchos otros, responsables del color de la flor.

Los flavonoides suponen sobre el 0,3 y algo menos del 0,9%. Quercetina, calendoflavosido, kaemferol o rutosido son algunos de ellos.

Alrededor del 0,2 y el 0,4%, dependiendo de la parte, es su porcentaje de aceites esenciales.

Los taninos, algo más presentes (sobre el 10%), son de tipo catecol y pirogalol.

También contiene saponinas, triterpenos, ácidos fenólicos, coumarinas, polisacáridos, pectinas, parafinas y hemicelulosas, entre otros.

Propiedades de la caléndula

La caléndula nos aporta beneficios tanto interna como externamente. Para obtener beneficios de forma interna, se usa básicamente la caléndula en forma de infusión. En cuanto al uso externo, con la caléndula nuestra piel obtiene un gran aliado.

Propiedades por vía interna:

En forma de infusión, podemos encontrar los pétalos o flores secas solas o junto a otras hierbas.

Sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas hacen de ella una buena candidata en caso de molestias durante el ciclo menstrual.

Junto a lo descrito, más su función como colerético, no es de extrañar que las flores de caléndula se utilicen también para favorecer las digestiones.

Sus efectos suavizantes favorecen que la caléndula se incluya entre las utilizadas para ayudar a descansar.

Propiedades por vía externa:

Este punto daría para poder extendernos mucho, pero nos centraremos en los más importantes.

  • Antiinflamatoria: su función antiinflamatoria no solo nos beneficia por dentro. Como antiinflamatorio, la caléndula favorece nuestra piel en diversos aspectos. Para nuestra salud bucofaríngea, por ejemplo, ayuda en caso de gingivitis y faringitis. Realizar gárgaras o enjuagues con infusión de caléndula favorecerá toda la zona. Otras afecciones en la piel como las causadas por pequeñas quemaduras o rozaduras pueden tratarse con caléndula. Sus principios activos ayudan a reducir la inflamación, lo que acelera la curación y favorece la recuperación. Las propiedades antiinflamatorias de la caléndula favorecen también en caso de pequeñas picaduras, irritaciones causadas por el roce del pañal en el bebé, en caso de golpes con hematomas o dermatitis que cursen con inflamación.
  • Cicatrizante y regeneradora: para pieles con acné, pequeñas heridas, rasguños, labios agrietados, llagas… para aquellas situaciones que afecten sobre la integridad de la piel, la caléndula favorece la cicatrización y ayuda a regenerar.
  • Calmante: las propiedades calmantes por vía interna también se dan con la aplicación externa de la caléndula. Calma la piel más delicada como puede ser la de la zona de los labios o alrededor de los ojos. También aquellas pieles más expuestas y castigadas, como la de las manos.
  • Antibacteriana: su poder antibacteriano hace que la caléndula sea ideal para ayudar a la curación de pequeñas heridas, para el tratamiento contra el acné y otras afecciones de la piel donde las bacterias son las principales responsables o las pueden empeorar.

Esta es tan solo una muestra de las ventajas que ofrece la utilización de la caléndula para la salud de nuestra piel. No es de extrañar que sea uno de los principales ingredientes utilizados en tratamientos cosméticos.

Contraindicaciones

Generalmente, la caléndula es una planta segura.

Deberán tener cuidado, sin embargo, las personas que presenten alergia a la familia de las asteráceas.

Tampoco está recomendada durante las primeras etapas del embarazo.

Nuestra recomendación: ¡ Pon una caléndula en tu vida!

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com