Higiene bucodental. Más importante de lo que pensamos

La boca. La primera entrada hacia un mundo esterilizado. Si la cara es el espejo del alma, la boca es el reflejo de nuestros hábitos, y en muchos casos de nuestro estado de salud. Con su observación no solo podemos detectar carencias. También excesos y costumbres. Mantener una buena higiene bucodental nos puede prevenir de una gran cantidad de dolencias, incluso cardíacas. Aunque de esto último hablaremos en otro post.

Afecciones bucodentales

Caries

En una nota informativa publicada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en abril de 2.012 se anunciaba que casi el 100% de la población adulta a nivel mundial presenta caries dental. De hecho, la caries está tan normalizada que la noticia estaría en encontrar quien no la padeciera.

Entre el 60% y el 90% de niños en edad escolar tienen caries.La caries, la más común de las afecciones bucodentales, es una infección bacteriana capaz de destruir el tejido más duro del cuerpo humano, el esmalte dental. La causa es un exceso de acumulación de placa en la superficie del diente. La placa es una combinación de restos de comida, bacterias y saliva que va depositándose sobre el esmalte y que acaba por destruirlo si no es eliminada.

¿Y, qué causa la placa?

Algo que todos sabemos es la estrecha relación entre el consumo de azúcar y la formación de caries. Aunque el azúcar en sí no es la causa directa de la formación de caries, sí es el responsable de la proliferación bacteriana que acaba por deteriorar las piezas dentales.

Dentro de la cavidad bucal, así como en diferentes partes de nuestro cuerpo, se encuentran toda una serie de bacterias (algo totalmente natural) que se mantienen en un sano equilibrio. Unas nos ayudan a metabolizar nutrientes, otras nos ofrecen protección microbiana, algunas son totalmente inocuas y otras tantas, si se produce un crecimiento desmedido pueden llegar a ser perjudiciales para nuestra salud. Esto es lo que sucede con la caries.

Las bacterias presentes en la placa se alimentan principalmente de azúcares simples. La digestión del azúcar por parte de estas bacterias produce ácidos que hacen disminuir el pH del medio. Los ácidos llegan a disolver primero el esmalte y, si no se frena el proceso, llegan hasta la pulpa (parte interior del diente), lo que aumenta el riesgo de pérdida del diente. Inicialmente es una afección asintomática, pero conforme la caries se va adentrando hacia capas interiores se inician las molestias y finalmente aparece el dolor.

Aunque existe una predisposición genética (esmaltes más finos), el mejor remedio siempre es la prevención. Disminuir el consumo de azúcares simples y cepillarse antes de los 20 minutos posteriores a la ingesta de alimentos son la mejor baza para ganar la batalla a la caries dental y para proteger nuestra salud.

Gingivitis y Periodontitis

La gingivitis es una inflamación de las encías causada por la acumulación de placa y sarro y presencia de infección. Afecta la zona que envuelve los dientes y si la situación se agrava es cuando "entra en escena" la periodontitis: infección en las encías y pérdida de masa ósea que puede acabar con la pérdida irreversible del diente.

El sangrado al cepillarse o al comer, las encías encarnadas, mal aliento y sensibilidad dental son síntomas comunes y que alertan de la presencia de gingivitis.

Una vez más, la gingivitis se produce principalmente por una higiene deficiente. La ausencia de cepillado o de mal cepillado que no elimina la placa provoca la formación y acumulación de sarro en la base de los dientes que, a su vez afecta las encías.

El cepillado es vital para la prevención de la infección gingival. Un buen y exhaustivo cepillado garantiza la eliminación y cúmulo de gran parte de restos de comida y placa, y la ayuda de hilo dental trabajará sobre las zonas de más difícil acceso entre los dientes.

Aunque, como hemos indicado, la gingivitis deriva en periodontitis si no se pone remedio, un estudio reciente ha podido demostrar que las bacterias de una y otra afección son diferentes, por lo que la periodontitis deja de ser una gingivitis en fase avanzada.

Siendo o no una progresión la una de la otra, no hay que olvidar que la alimentación y mantener una correcta higiene bucal es clave para prevenir su aparición. Las revisiones anuales y limpiezas bucales para eliminar el sarro son otro punto importante a la hora de evitar la gingivitis y la periodontitis.

Aftas

Dentro de lo que se denominan úlceras bucales, las aftas son las más comunes de todas ellas. También pueden llamarse llagas, aftas bucales, úlceras orales o estomatitis aftosa. Pueden aparecer a partir de una pequeña lesión, ya sea comiendo o por una visita al dentista, por ejemplo. Aunque también pueden formarse de manera espontánea ante la falta de algunos nutrientes (especialmente vitaminas del grupo B y hierro), por estrés, bajada de defensas o cambios hormonales en el caso de las mujeres.

El afta bucal se inicia con una pequeña mancha roja sensible al tacto que acaba siendo una úlcera abierta, blanca, inflamada, incómoda y dolorosa que en su "apogeo" puede dificultar algo tan básico como el habla, dar un simple beso y la ingesta de alimentos. La duración total de la afección suele ser entre 7 y 10 días y no dejan ninguna cicatriz. Se localizan principalmente en la parte interna de las mejillas y de los labios, en las encías, lengua o garganta.

Existe una cierta predisposición en algunas personas a quienes les van apareciendo de forma recurrente. Más comunes en la adolescencia y adultos jóvenes y también en mujeres. No se contagian y tampoco se sabe la causa exacta de su aparición.

La mejor manera de prevenirlas es actuando sobre las situaciones que pueden provocar su desarrollo, es decir, controlar la alimentación, teniendo en cuenta los nutrientes mencionados (complejo B y hierro). Además, sabiendo la tendencia a desarrollar aftas, tener más cuidado a la hora de masticar para evitar morderse. Y por supuesto, evitar situaciones de estrés.

El Aloe vera puede ayudar a calmar y desinflamar ligeramente la zona afectada.

La higiene bucal sigue siendo necesaria para disminuir la proliferación bacteriana. Tanto el cepillado dental como el enjuague.

Halitosis

El consumo de tabaco, por su acción directa sobre el equilibrio de la microbiota bucal, produce también halitosis.El crecimiento bacteriano desmesurado puede desencadenar en halitosis. El mal aliento no es solo un problema a nivel social, molesto para otras personas, también puede ser reflejo de dolencias mayores como gingivitis, problemas gastrointestinales, de garganta o nasales.

Para saber más sobre halitosis, recomendamos la lectura de Mal aliento, causa y soluciones.

Malos hábitos

Los malos hábitos están directamente relacionados con los problemas bucales. Algo tan sencillo como hacer pequeños cambios en alguno de ellos puede tener grandes y positivas repercusiones sobre nuestra salud bucodental.

Tabaco

Fumar es malo ¿Quién lo duda? De entre los hábitos tóxicos, fumar es uno de los que más repercusión tiene sobre la salud. El tabaco, con sus más de 4000 sustancias químicas, a cuál peor, perjudica la salud a todos los niveles, y nuestra boca, como primer y más directo receptor de dichas sustancias, no queda impune.

Tras la placa, el tabaco es la segunda causa responsable del desarrollo de la enfermedad periodontal y que ésta se presente de forma recurrente. Además, la nicotina y el monóxido de carbono influyen negativamente sobre la cicatrización de las heridas, dificultando que estas se curen con la misma rapidez y calidad que en una persona no fumadora, por lo que las intervenciones hechas en boca no evolucionaran de igual manera.

El tabaco, además de tener un gran poder oxidante, dentro de estos miles de sustancias presentes en su composición, sobre unas 6 decenas tienen capacidad de unirse al ADN, alterarlo y, por tanto, ser carcinogénicos.

El consumo de tabaco multiplica por 20 el riesgo de periodontitis y por 5 el riesgo de desarrollar un cáncer de boca.Además, a nivel estético el consumo de tabaco perjudica nuestra imagen ya que actúa sobre el color de los dientes, eliminando el saludable tono blanco, dejando una capa amarillenta o parduzca y en muchos casos con manchas.

La mejor prevención y consejo siempre es dejar de fumar. Aunque por otro lado no hay que olvidar en ningún momento la higiene. Más exhaustiva, si cabe, en estos casos y el consumo de alimentos altamente antioxidantes.

En resumidas cuentas, controlar la alimentación, que ésta sea rica en alimentos frescos, antioxidantes y baja en azúcares simples; cepillarnos correctamente los dientes y lengua después de cada comida, especialmente aquellas en las que se hayan consumido azúcares; utilizar hilo dental para llegar a las zonas difíciles y la utilización de colutorios, son las mejores armas para luchar contra las infecciones, evitar males mayores y mantener la salud bucodental.

Comentarios de usuarios

ALBERT

2017-01-25

Toda la razón. Artículo muy gráfico y entendible, a pesar de todo, me pregunto porque no hay un tratamiento eficaz al 90% para dejar de fumar... Hay personas que lo consiguen y otras que no pueden dejarlo. Muchas veces con la voluntad y los tratamientos actuales no es suficiente. Investigamos mucho sobre causas y medicamentos nuevos sobre el cáncer y muy poco en tratamientos efectivos para dejar esos hábitos perniciosos... ¿Hay intereses inconfesables sobre este tema? Saludos cordiales y felicidades por tan útil artículo. Atte. Albert..

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com