Mal aliento, causa y soluciones

Unos dientes y encías sanos permiten que podamos comer bien, hablar bien, sonreír y besar con seguridad y tranquilidad, en definitiva relacionarse con los demás de forma natural y agradable.

Halitosis

Una mala higiene en la boca puede desencadenar problemas graves en las encías, garganta, lengua y dientes, lo que como consecuencia puede generar mal aliento (Halitosis).  Un problema muy común y al que se le presta menos atención de la que requiere, pues la boca constituye el principal medio para comunicarnos.

La mayoría de las personas presentan halitosis al despertarse en la mañana, es normal después de varias horas de sueño, ya que las producción de saliva se reduce y las estructuras de la boca han permanecido en reposo por mucho tiempo, pero cuando el mal aliento persiste a lo largo del día se puede deber a causas diversas

La más frecuente es una mala higiene y cuidado bucal.

Una ausencia de higiene o poco habitual, produce el mal olor por la descomposición de las bacterias que generan los restos de alimentos que quedan entre los dientes, la descomposición de la saliva y/o la descomposición de las células de la mucosa oral. 

Estas bacterias anaerobias (que se desarrollan y viven en ausencia de oxigeno) sobreviven y proliferan en las cavidades que hay entre los dientes, en la parte trasera, superficie de la lengua y en la faringe, las cuales al descomponerse rápidamente se fermentan y generan una sustancia conocida con el nombre de Compuestos Sulfúricos Volátiles, que se evaporan y salen con el aire que exhalamos al hablar o al respirar, las otras personas lo perciben en forma de mal olor bucal, mal aliento o halitosis.

El mal aliento puede estar asociado a problemas gastrointestinales.El mal aliento también puede estar asociado a problemas gastrointestinales como la gastritis crónica, la acidez, a dolencias pulmonares, de la garganta y de los senos nasales.  Aunque esta comprobado que la gran mayoría tiene su origen en la boca.

Muchas veces el mal aliento es consecuencia de enfermedades periodontales como la gingivitis (inflamación y sangrado de las encías), periodontitis (retracción de los tejidos y hueso que rodean y soportan al diente) y enfermedades que la mayoría de las veces son originadas por una deficiente o muy escasa higiene dental.

Factores externos como pueden ser el tabaco además de producir mal aliento, también favorece la aparición de manchas en los dientes, mayor cantidad de caries, menor capacidad de neutralizar la placa, por lo que mantener una higiene bucal óptima es crucial y para los fumadores aun más.

Algunos alimentos pueden alterar pasajeramente el olor del aliento, como la cebolla, el picante, el ajo crudo o salsas muy fuertes que pueden provocar el mal olor, en estos casos suele ser pasajero y se alivia con facilidad.

Mal aliento, mala compañía

El mal aliento generalmente produce rechazo y un freno importante en las relaciones personales y laborales. Difícilmente la persona que padece halitosis, se percata por si misma del problema, lo que puede repercutir negativamente en sus relaciones sociales, la mayoría de las veces solo toman conciencia del problema cuando alguien del entorno, bien sea familiar, laboral o la pareja se lo hacen saber.

El mal aliento produce un fuerte rechazo de las personas que nos rodean, lo que implica una importante freno en las relaciones sociales, personales y laborales.

Posibles soluciones naturales

Hoy día encontramos en el mercado productos que sirven para camuflar el problema y lo que hacen es agravarlo, es el caso de chicles sustitutos del cepillado, que puede servir en casos de urgencia pero no como habito de higiene.  Por suerte existen productos que si favorecen el cuidado de los dientes y boca en general y que son muy efectivos, siempre ayudados de una escrupulosa y completa higiene bucal.

  • Pastas de dientes a base de plantas como el ginseng, el áloe vera que refuerzan y estimulan las encías, además de proporcionar un aliento fresco
  • Elixires bucales con esencias naturales como el árbol de té y de romero que actúa como antibacterial.  El aceite de salvia que ejerce como astringente y el aceite de clavel y enebro como antiséptico
  • Podemos también encontrar pastillas de aceite de perejil, menta fresca, clorophyl y mentol que pueden reducir el mal aliento causado por las bacterias que habitan en la boca

La practica de remedios caseros puede facilitar la salud de la boca, existen trucos muy fáciles y económicos que están al alcance de todos.

  • Masticar clavos de olor, anís y hierbabuena después de cada comida
  • Preparar una infusión de perejil con clavos de olor para utilizar como enjuague bucal
  • Hacer gárgaras con una mezcla de agua y zumo de limón, ayuda a limpiar la superficie de la lengua, el paladar blando y amígdalas
  • Un enjuague de bicarbonato de soda con agua, ayuda a eliminar las bacterias que causan el mal olor
  • Añadir 25ml de agua oxigenada al enjuague bucal y batir antes de usar siempre después del cepillado

Nada de esto funciona si nos olvidamos de los principales hábitos de higiene saludables, como el uso diario del cepillo de dientes, el hilo dental y enjuagues bucales después de cada comida, 3 factores indispensables para la buena salud de la boca.

Dado el caso que la apariencia y salud de la boca sea la de una persona sana y se presentará este desagradable problema, convendría acudir a un especialista de la salud para que diagnostique y trate el problema desde la raíz.

Así pues, no hay excusa para combatir tan desagradable afección, no solo por nosotros mismos sino por quienes nos rodean.

Recordemos que una sonrisa sana es nuestra mejor carta de presentación

Compartir artículo:

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2020 Copyright - Cebanatural.com