Como protegerse contra el riesgo de infecciones

Se dice que hay riesgo de infección cuando el estado de una persona se encuentra en peligro de ser invadido por un agente patógeno, es decir, microorganismos más conocidos como virus, bacterias o parásitos potencialmente peligrosos para nuestra salud.

De los agentes patógenos que atacan el cuerpo cuando su sistema inmune esta debilitado, los más difíciles de combatir son los virus, debido a que no tienen una estructura molecular ni un metabolismo propio, contrario a las bacterias que forman un conjunto de células con núcleo y ADN siendo más fáciles de atacar con tratamientos antibacterianos.

Los virus dependen totalmente de las células de otros organismos para su supervivencia y reproducción, debido a su simple estructura y a que se ocultan en otras células, son más difíciles de combatir.

Las infecciones virales más comunes son las de las vías respiratorias

Sobre todo durante las épocas invernales cuando suelen bajar las defensas, debido a los cambios de temperatura, que hacen que nos enfriemos y el sistema de defensas sea menos eficaz.

Cualquier persona está expuesta a contraer una infección viral, estas no son difíciles de tratar, pero requieren de tratamiento que, dependiendo de la naturaleza de la infección, puede ser más severo. En algunos casos desaparecen de forma natural a los pocos días, pero no es lo habitual.

Es importante aprender a reconocer los signos de una infección y sobre todo aprender a reducir este riesgo. Las zonas de riesgo más comunes suelen ser donde haya masificación de gente, ya que su transmisión es a través del aire en partículas muy pequeñas.

Un simple estornudo o una tos pueden transmitir una infección en cuestión de segundos y normalmente no nos damos cuenta de ello al momento.

"La forma más común de transmitirse es a través del contacto físico con personas u objetos infectados"Se deben tomar medidas de precaución como lavarse las manos varias veces al día, evitar compartir vasos, cubiertos, botellas u objetos de uso personal sobre todo si hay alguna persona enferma en nuestro entorno.

Una sana alimentación rica en vitaminas y minerales, complementos alimenticios que ayuden a aumentar nuestras defensas son medidas que pueden ayudar a prevenir infecciones, así como los remedios naturales que ayudan a aumentar la resistencia contra los ataques de virus y bacterias y a neutralizarlos.

Con la llegada de las épocas más frías del año, estamos más susceptibles al ataque de los virus que causan resfriados, gripe, rinitis, bronquitis, faringitis, etc.

Prevenir este tipo de dolencias es relativamente sencill. En primer lugar se debe vigilar la alimentación, que debe contener dosis suficientes de vitaminas como la C, E, A, Y E, que mejoran la resistencia a los trastornos de origen viral y bacterial, tienen actividad inmunoestimulante, protegen las células y refuerzan el sistema inmunológico.

Además se deben incluir alimentos ricos en minerales como el selenio, el magnesio y zinc que poseen propiedades antibacterianas y participan en la función del sistema inmune.

Protección natural

El Cistus o "Flor de jara" se conoce por su capacidad de proteger de las bacterias y de los virus a la boca, la garganta y las vías respiratorias neutralizándolos con efectividad y reduciendo así el riesgo de una infección, ya que los ataca antes de que ellos puedan entrar en el organismo. En infusión o pastillas su efecto favorecedor de las defensas no tiene igual, tomado como preventivo ante la posible exposición, o en zonas de riesgo de infección puede evitar tanto los síntomas como el desarrollo de los mismos.

La equinacea con su acción inmunoestimulante y antivírica, es eficaz en la lucha contra resfriados y procesos gripales.

El aloe vera, al natural, en zumo o en cápsulas es un eficaz remedio que tradicionalmente se ha usado con eficacia en el tratamiento de la bronquitis, los catarros y la resfriados. Tiene efectos antimicrobianos, bactericidas y antivirales.

La capuccina, muy útil para el alivio de dolencias y síntomas leves de las vías respiratorias y de los bronquios.

El ajo, un remedio por excelencia utilizado para el alivio de trastornos respiratorios, sólo o mezclado con otras hierbas, tiene propiedades antibióticas, antiinflamatorias y antivirales. Tiene, además, un potente efecto protector de las células, depurador y eliminador de toxinas.

Las pastillas o infusiones de cistus son recomendables cuando el riesgo de una infección es mayor, ya que aumenta la resistencia contra los ataques virales de manera eficaz evitando que se adhieran al organismo y lo infecten.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com