Mareos. Qué los puede causar y cómo se pueden tratar

¿Quién no ha tenido en alguna ocasión esa sensación de aturdimiento que obliga a cerrar los ojos, esa repentina palidez, experimentar las tan desagradables náuseas que le han llevado incluso a vomitar? El mareo es quizá una de las peores y más molestas experiencias por las que uno puede pasar en algún momento. Conocer las causas que lo provocan son claves para la prevención o aplicar el mejor tratamiento una vez se produce.

Marearse. El tiempo se dilata

En su forma más "ligera", el mareo no deja de ser una incómoda sensación que no tiene más consecuencias que el malestar que se experimenta. Cuando el mareo persiste o se intensifica, este malestar se acompaña de una serie de signos como palidez, aumento de sudoración y ritmo cardíaco, sensación de náusea, dolor de cabeza, afectación de la visión, pérdida de equilibrio e incluso vómitos.

El mareo normalmente es pasajero y suele durar desde unas pocas horas a uno o dos días si se ha estado más expuesto a lo que lo ha provocado. Sea como sea, en lo que todo el mundo que padece o ha padecido mareo en alguna ocasión está de acuerdo, es que de golpe el tiempo pasa extremadamente despacio y que esos momentos que se están viviendo no van a tener fin.

El mareo puede tener uno o varios orígenes o causas

Cinetosis

Cuando el mareo sobrepasa la "normalidad", es decir, si persiste, se intensifica o las causas de su aparición no son claras, conviene hacer una visita al médico.Es la más común y es la causada por sobre estimulación del oído interno, por ejemplo, el movimiento al que sometemos el cuerpo al viajar en coche, barco o tren, montar en algunas atracciones o incluso bajar escaleras muy circulares.

Medicamentos, infecciones y otras enfermedades

También a nivel de oído, las infecciones, traumatismos u objetos presentes en el canal auditivo, así como los medicamentos ototóxicos, patologías como la enfermedad de Ménière o tumores instalados en la zona pueden dar origen a sufrir mareos.

Drogas

El consumo de sustancias adictivas como el alcohol y algunas drogas actúan a nivel neurológico y alteran la percepción del equilibrio, provocando sensación de mareo.

Migrañas

Las migrañas están muy relacionadas con el flujo sanguíneo a nivel cerebral. Las investigaciones sobre este fenómeno apuntan a una disminución del flujo, lo que puede ir acompañado de mareos.

Gestación

Es sobradamente conocido que las etapas iniciales del embarazo pueden ir acompañadas de mareos y náuseas. El cambio en el volumen de sangre de la embarazada, que se ve aumentado, provoca que el corazón bombee más, se dilaten los vasos sanguíneos y en consecuencia la tensión disminuya. Inicialmente, el cuerpo no ha tenido tiempo de adaptarse a esta situación, lo que provoca la aparición de mareos, náuseas e incluso desmayos. Con el avance de la gestación el organismo de la futura madre va adaptándose y los mareos desaparecen.

Hipotensión

Con la tensión arterial baja algunas áreas cerebrales pueden estar recibiendo menor riego sanguíneo, lo que provoca que se llegue a sentir mareo. Relacionado con esta condición se encuentra la hipotensión ortostática, aquella que se produce cuando uno se incorpora de golpe. La anemia y la deshidratación también se traducen en bajada del volumen de líquidos, lo que lleva a la hipotensión ortostática.

Mala graduación o necesidad de gafas

Sucede cuando nuestra visión presenta problemas para acomodarse, es decir, enfocar con normalidad o apreciar los detalles de lo que se ve. Ya sea por defecto o por exceso, el esfuerzo que nuestro cerebro debe hacer para corregir esas imágenes que recibe de forma distorsionada se traduce muchas veces en manifestaciones como dolores de cabeza y/o mareos.

Hipoglucemia

Las personas diabéticas son las más expuestas a padecer hipoglucemias. Por otro lado, la alimentación es importante a la hora de evitar una situación de mareo. Aunque en un principio nuestro cuerpo está preparado para momentos de ayuno, sintetizando glucosa y segregando insulina para mantener un equilibrio, estar muchas horas sin comer o comer muy poco, puede llevar a la debilidad y una posterior sensación de mareo, sobre todo si se están consumiendo pocos carbohidratos (principal combustible de nuestro cerebro), que puede verse agravado si se realiza actividad física sin aportar la suficiente "gasolina".

En el otro extremo se encuentra el consumo de azúcares simples en exceso, que provoca subidas bruscas de insulina para retirar la glucosa que entra en sangre de forma masiva. Esta situación lleva a la posterior bajada, también brusca, de glucosa, lo que puede derivarse en la aparición de mareos debido a la hipoglucemia.

Mareo psicógeno

El mareo no es una enfermedad, es un síntoma causado por algún problema que conviene identificar.Se produce por una alteración a nivel psicológico como son el estrés excesivo, ataques de pánico, fobias o ansiedad. En muchas ocasiones estas situaciones vienen acompañadas de hiperventilación, lo que hace que el mareo "ataque" por dos frentes. El primero, mediante la alteración de los centros de equilibrio a nivel cerebral, que parecen ser las mismas donde se producen los ataques de pánico. Y el segundo, debido a la hiperventilación que habitualmente acompaña estas situaciones. En la hiperventilación se producen bajos niveles de dióxido de carbono en sangre lo que provoca que aumente el pH de la misma, es decir, la sangre se alcaliniza. Entre los síntomas de esta subida de pH se encuentran el mareo, la aparición de rampas, temblores y debilidad en las extremidades inferiores.

Prevenir y tratar los mareos

La prevención es la mejor arma contra el mareo:

Controlar la alimentación, principalmente el qué y el cuándo es muy importante para evitar las hipoglucemias.

Si se ha de realizar un viaje es mejor no hacerlo con el estómago vacío, ya que aumentarán las posibilidades de sentirse mareado. Tomar algo ligero y digestivo, sin llegar a sentirse tampoco excesivamente lleno. Fijar la vista en el horizonte, evidentemente no leer, sentarse en el sentido de la marcha del vehículo y procurar no pasar calor son algunas de las pautas para evitar los mareos durante los viajes.

Algo de sentido común, pero que más de uno y de una seguro que no han comprobado, es tener bien graduadas las gafas, o comprobar la vista si no se llevan, si los mareos y dolores de cabeza son producto de forzarla demasiado.

Controlar las respiraciones. Aprender a respirar de forma profunda, no superficial si se está en épocas especialmente nerviosas. Con las respiraciones evitaremos la hiperventilación y nos ayudaremos también a calmar la mente y afrontar mejor el estrés.

Pero cuando el mareo está presente, algo podemos hacer:

Estirarse en el suelo, levantar las piernas y respirar con tranquilidad puede que sea el tratamiento más conocido cuando alguien sufre un mareo, sobre todo si estamos ante un mareo psicógeno, una hipotensión o una hipoglucemia.

Otra manera de estimular la llegada de sangre al cerebro o elevar la tensión arterial es manteniéndose sentados e inclinarse dejando que la cabeza quede por debajo de las rodillas abiertas.

Si el mareo es producido por una hipoglucemia irá muy bien en este caso tomar algo que contenga azúcares de asimilación rápida: un refresco con azúcar, caramelos, un sobre, terrón o cucharada de azúcar o, si se tiene a mano, algún gel para deportistas.

El jengibre, la mejor arma de la naturaleza contra el mareo

La fitoterapia nos ofrece también soluciones a los problemas con el mareo. El jengibre será el elegido para tratar la Cinetosis. La forma de trabajar del jengibre es actuando sobre el mismo mareo y sobre las náuseas, ya que también tiene efectos antieméticos gracias a dos compuestos, el shogaol y el gingerol.

Podemos tomar jengibre directamente desde la raíz o en preparados caramelizados, en pastillas o en extracto.

Si vas de viaje, mínimo 30 minutos antes, y durante cada 1/2 hora o cada hora. De esta manera ayudaremos a tener una ruta más placentera.

Aunque se han realizado algunas pruebas con extractos de jengibre para tratar las nauseas en embarazadas y postquirúrgicos, de momento los resultados han sido contradictorios. Faltará investigar más, tanto para dar una conclusión definitiva como, si fuera el caso, con unas dosis de consumo seguras.

Un pequeño apunte sobre el vértigo

Aunque muchas veces se confunde, el vértigo es diferente al mareo. Si bien el mareo no tiene por qué ir acompañado de vértigo, al vértigo sí que lo acompaña el mareo.

El vértigo es aquella sensación en la que todo alrededor del individuo "le da vueltas". Existe una percepción subjetiva que el entorno de quien padece vértigo se mueve, trastornando el propio equilibrio. Esta sensación de movimiento puede ser como que todo "gira" o "se desplaza" y es la que acaba por derivar en mareos, náuseas y vómitos.

Las causas son muy diversas y la mejor opción frente al vértigo es acudir al especialista para investigar su origen y aplicar el mejor tratamiento, ya sea fisioterapéutico, farmacológico o quirúrgico.

Un pequeño apunte sobre la lipotimia

Conocido también como desvanecimiento si es parcial y síncope o desmayo si es total, es producto de un descenso del riego sanguíneo, y por tanto de oxígeno, a nivel cerebral lo cual impide que el cerebro pueda mantenerse consciente. Las lipotimias suelen darse en personas predispuestas y las causas más comunes son de carácter emocional, resistencia al dolor, por calor o algún tipo de fobia.

Resumen frente al mareo: Ante todo, se debe buscar la causa que produce el mareo, el vértigo o la lipotimia. Una visita al médico o al especialista podrá aclarar nuestras dudas y aplicar lo que más nos ayude a eliminar, paliar o disminuir tan desagradables sensaciones.

Comentarios de usuarios

Manolo el del mar

2018-04-24

me encanta el articulo sobre el mareo, a mi siempre me pasa cuando viajo en barco.

Bouchra

2017-03-01

Mi problema es que pierdo el conocimiento y me desmayo, y antes me quedo de las manos y brazos rígidos, y después me desmayo y caigo al suelo, quedando así unos minutos hasta que me voy recuperando. Y hasta ahora la neuróloga no sabe la causa y eso que estoy visitándola desde el mes de septiembre.
Gracias..

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


Shop
La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2021 Copyright - Cebanatural.com