Ejercitar el cerebro para una vida larga y sana

La capacidad que el ser humano tiene de pensar, sentir y actuar es la sencilla consecuencia de la actividad cerebral. El cerebro cumple dos misiones básicas fundamentales para la supervivencia humana. Es el encargado de dirigir el funcionamiento del cuerpo y concebir, gobernar y controlar la mente.

El cerebro es sin duda el órgano más complejo que se ha desarrollado a través de la evolución

El cerebro necesita altas cantidades de energía para poder realizar sus tareas y aunque su peso aproximado es de 1.500 g constituye un porcentaje muy pequeño en relación con el peso general del cuerpo. El consumo de energía diario del cerebro es de unas 400 calorías y el combustible más importante para llevar a cabo sus funciones con normalidad es la glucosa, aunque se debe tener especial cuidado con las cantidades de azúcar que se ingieren, puesto que la glucosa es un elemento que se absorbe muy rápido y podría ocasionar un desequilibrio por hiperglicemia-hipoglucemia lo cual puede afectar seriamente el hipocampo (parte del cerebro relacionada con los recuerdos) y en consecuencia afectaría la concentración y la memoria.

El cerebro necesita además de glucosa, otros nutrientes que proporcionan los elementos suficientes recomendables para su adecuada nutrición, las grasas, las proteínas, las vitaminas y los minerales forman parte de todo el conjunto de sustancias fundamentales para la buena función del cerebro y del organismo en general.

El cuidado que reciba el cerebro incide directamente en las demás partes del cuerpo.Todo está relacionado y así como la actividad cerebral repercute en el cuerpo, la actividad corporal puede cambiar el funcionamiento del cerebro, por eso es tan importante mantener un equilibrio entre la dinámica corporal y la bioquímica cerebral, solo siendo conscientes de la importancia de esta interacción sabremos como cuidar y mantener la salud de todo el conjunto.

Mantener el cerebro en actividad constante durante toda la vida constituye una de las mejores herramientas para enfrentarse a los retos que representa la llegada de la vejez.

"Todo órgano que no se utiliza, se atrofia"

Es una conocida frase que hemos escuchado desde siempre y que encierra una gran verdad, pues se aplica a toda la estructura corporal y por supuesto a la función cerebral. Cuando nos ejercitamos, mejoramos, y una persona activa en todos los aspectos tiene una mejor capacidad para realizar todas las tareas que se proponga.

El cerebro se puede estimular con infinidad de tareas que pueden ser sencillas o complicadas, todo depende de la capacidad de cada persona.Todo propósito que se emprenda se puede mejorar por medio de la actividad y la constancia, cada persona puede determinar sus capacidades y sus límites y en función de ello comenzar a desarrollar actividades que le permitan estimular el cerebro y que le aporten bienestar.

  • Podemos empezar con pequeños cambios en las rutinas habituales para ejercitar las partes menos utilizadas del cerebro, por ejemplo, usar la mano no dominante para distintas tareas, intentar memorizar la lista de la compra, recordar los números de teléfono, las contraseñas del banco, del correo electrónico, caminar hacia atrás, caminar a oscuras, vestirse con los ojos cerrados, escribir de izquierda a derecha, intentar realizar juegos de destreza y rapidez mental... Todos estos son trucos que sirven para estimular y adquirir cierto grado de habilidad.
  • Una vez que se adquiera el hábito de ejercitarse con tareas pequeñas, se puede pasar a realizar actividades que requieren más atención y concentración, como aprender un idioma, aprender a tocar un instrumento, aprender cualquier actividad que requiera un poco más de esfuerzo y que implique utilizar otras sensibilidades motoras como la memoria, las emociones, la percepción y los sentidos. Una persona activa nunca tiene tiempo de aburrirse, de agobiarse o estresarse, pues además de ser condiciones que suponen un gran desgaste, a la larga le roban tiempo para sacarle provecho a cada momento de la vida.

Todo lo que aprendemos de jóvenes ayuda a construir la memoria cognitiva. Con lo cual, el declive por consecuencia de la edad puede ser más lento y menos pronunciado

  • El ejercicio físico es una actividad que tiene influencia directa con la actividad cerebral, pues a través de la estimulación de mecanismos como la circulación sanguínea, la respiración, la relajación y ejercitar el sistema cardiovascular en general, ayuda a conservar las facultades mentales y el buen estado mental, esto aplica en todas las edades pero cabe destacar que es aun más conveniente en la edad madura. El yoga, el tai-chi son ejemplos de actividades que ayudan a mejorar la concentración y la destreza.
     
  • Se deben cuidar  aspectos como el descanso y la relajación, conviene de vez en cuando desconectar para reiniciar las actividades cargados de nuevas energías.Dormir bien, y no solo en tiempo, también en calidad, es muy importante. La falta de descanso en la mayoría de los casos provoca un mal funcionamiento del cerebro, nos volvemos más lentos y se merman los reflejos.
    Es necesario que los ciclos de vigilia-sueño transcurran de manera normal para garantizar un apto desempeño en cualquier actividad que requiera un mínimo de coordinación y concentración.
  • En el cerebro se desarrollan una serie de reacciones químicas que favorecen el aprendizaje, el desarrollo de las habilidades, la conservación de la memoria, la conducta etc. Para que todos estos procesos evolucionen correctamente es fundamental protegerlo de los efectos negativos de algunos hábitos o costumbres dañinas como el abuso del alcohol y del tabaco, los cuales tienen efectos directos sobre las neuronas y pueden provocar deficiencias en las diferentes funciones del cerebro.

La importancia de una alimentación adecuada

Una sana alimentación también es básica para un pleno funcionamiento del cerebro, debe ser rica en pescado, frutos secos, aceites vegetales, semillas, frutas y verduras ricas en antioxidantes, vitaminas, minerales y en general una alimentación equilibrada y acorde con las necesidades de cada persona.
 
Los complementos alimenticios pueden acompañar la alimentación a fin de favorecer los procesos metabólicos normales y ayudar al organismo a combatir el cansancio y la fatiga física y mental y las enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer o la demencia.

Acompañar la alimentación con suplementos ricos en omega 3, omega 9, vitaminas del grupo B, el ginkgo, las semillas de lino y una larga lista de alimentos y complementos naturales, es una gran ayuda para la conservación de la salud del cerebro.

Cada uno de los complementos cumple una acción favorecedora para la salud. Unos ayudan a prevenir numerosos problemas de tipo degenerativo, otros ayudan a mitigar el deterioro cognitivo, los hay que colaboran en la conservación de las membranas neuronales, otros ayudan a contrarrestar el efecto del estrés y todos favorecen la prevención de diferentes tipos de enfermedades de carácter orgánico, mental y físico.

La deficiencia nutricional puede llevar a un deterioro de las facultades físicas y mentales, al declive cognitivo del envejecimiento y a desarrollar trastornos en la salud que pueden derivar en una enfermedad o discapacidad que conducen al decaimiento social.

Compartir artículo:

Comentarios de usuarios

ANTONIO

2019-01-05



Estoy muy conforme con lo que se dice en el bloc.

Cebanatural

Hola, Antonio.
Nos alegra mucho que estés de acuerdo con lo que explicamos en este post.
Un abrazo.

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2020 Copyright - Cebanatural.com