Intranquilidad

Se muestran 1 - 6 (de 6)

La Intranquilidad

Muchas alteraciones emocionales suponen un obstáculo que impiden llegar a tener una vida tranquila. Sentimientos de frustración, decepción o impotencia se generan si nos ponemos metas inalcanzables. Para ayudar a mantener la tranquilidad deberíamos fijarnos unos objetivos más realistas, relativizar, descansar, escoger bien con quien nos relacionamos y, sobre todo, en momentos de caos, buscar refugio en algo que nos transmita sosiego.

Sentirnos en equilibrio, afrontar la vida con calma, disfrutarla con plenitud y regocijo es tranquilidad. Cuando vemos que todo a nuestro alrededor está bien, que cada momento que pasamos, aunque se presenten dificultades, lo afrontamos con confianza y optimismo, quiere decir que nuestro interior está tranquilo.

En conclusión, la tranquilidad hay que buscarla. En ese sentido deberíamos empezar por hacer un análisis de nuestros comportamientos, nuestros deseos y la posibilidad de alcanzarlos, el compromiso con nuestra salud y el tiempo que dedicamos al propio bienestar.