Estreñimiento

Se muestran 1 - 6 (de 6)

El estreñimiento

Se considera que una persona padece estreñimiento cuando realiza un máximo de 3 deposiciones a la semana. En teoría, la normalidad sería realizar 1 evacuación al día. No obstante, también se puede interpretar como estreñimiento cuando la evacuación, a pesar de la frecuencia, es dolorosa, con heces secas y duras, el esfuerzo es excesivo o se tiene sensación de evacuación incompleta.

Sea cual sea la situación de cada uno, el estreñimiento es un trastorno incómodo y molesto que limita en muchos casos la actividad normal de la persona que lo sufre.

El estreñimiento puede ser ocasional, pasajero o crónico. En los primeros casos suele ser causado por cambios repentinos en la dieta, en la rutina diaria o como efecto secundario de algún tratamiento farmacológico. Estos episodios, al ser eventuales, son fácilmente corregidos con la ingesta de fibra.

Cuando se trata de estreñimiento crónico se debe buscar antes cual puede ser la causa y a partir de ahí actuar para que el intestino tome el ritmo normal de evacuaciones diarias.

Recomendaciones:
La actividad física es una gran ayuda para promover el tránsito intestinal. El sedentarismo favorece un intestino perezoso. Un cuerpo activo estimula el movimiento intestinal y con ello la evacuación.

Beber suficiente líquido facilita el tránsito intestinal ya que ayuda a que los movimientos peristálticos sigan su ritmo con normalidad y evitan la sequedad de los desechos dentro del colon. El agua tiene que ser el líquido de referencia. También podemos aportar hidratación a través de infusiones y el consumo de frutas y verduras. Una buena combinación podría ser una infusión con plantas que favorezcan la evacuación.

Antes de recurrir a tratamientos farmacológicos y después de asegurarnos que nuestros hábitos son correctos, se aconseja probar con remedios naturales a fin de conservar en buen estado la flora intestinal y no crear dependencia. Semillas como las de lino, zaragatona o chía son un buen recurso para una digestión fluida. Sus fibras mucilaginosas suavizan el intestino, favorecen el tránsito y no presentan efectos secundarios. Son eficaces en adultos mayores y niños con problemas de evacuación.