Cola de caballo. Planta diurética

La cola de caballo es quizá la planta más conocida para tratar la retención de líquidos. Veamos de donde viene esta planta, cuales son sus propiedades, en qué nos beneficia y en qué nos puede perjudicar.

La cola de caballo (equiseto) es una planta antigua, emparentada con los helechos, cuyo aspecto ya nos transporta al pasado, carente de flor y con hojas que difieren de la imagen tradicional que tenemos de ellas.

Se encuentra distribuida por toda Europa, próxima a corrientes de agua, allí donde la humedad domina el ambiente.

Su forma típica y más conocida consta de un tallo verde central dividido en segmentos y de donde salen ramas, también verdes, que lo rodean formando lo que recuerda a los radios de un paraguas muy juntitos (si veis la imagen me ahorro mil palabras).

La cola de caballo se reproduce mediante esporas que se desprenden del estróbilo, situado en la parte superior del tallo fértil.La cola de caballo posee otro tipo de tallo, el tallo fértil (el descrito antes es estéril). Este otro tallo presenta un color menos definido, que puede ser blanquecino, marronoso claro, ocre, grisáceo o una combinación de todos ellos, y su forma recuerda más a un espárrago.

El primero, el tallo estéril, es el de interés en herboristería y del que se aprovechan sus hojas de las que se obtienen extractos, tinturas o simplemente se dejan secar y con las que se preparan infusiones, complementos alimenticios, cosméticos...

En la antigüedad (y hablamos de los antepasados prehistóricos del equiseto) era una planta que podía crecer hasta varios metros. Actualmente sus tallos (los estériles) crecen entre los 60 centímetros y el metro de altura y los fértiles la mitad.

Propiedades

La cola de caballo utilizada para usos medicinales es la llamada equisetum arvense y forma parte del saber popular al menos desde la época de la Grecia Clásica.

La industria agraria se beneficia también de la cola de caballo como fungicida por su contenido en equisetonina, ácido salícico y otros fitoquímicos. De hecho, es uno de los fungicidas de más eficacia en la agricultura ecológica. Contiene vitaminas, especialmente vitamina C, y minerales en forma de sales de potasio,  silicio y otros en menor cantidad. También se encuentran fitoquímicos, entre los que destacan los taninos y los flavonoides.

Una de las principales características de la cola de caballo es su función diurética, y no es de extrañar que se encuentre en muchos productos para combatir la retención de líquidos así como problemas de vejiga y próstata. También puede ser de utilidad en situaciones de cálculos renales, ante la oliguria (poca producción de orina) e infecciones urinarias.

Esta propiedad diurética la obtiene gracias principalmente a su contenido en potasio, aunque también a otros minerales como el magnesio y el calcio y diversos fitoquímicos.

El aumento de la diuresis favorece, no solo la eliminación de líquidos, también la de toxinas contenidas en la sangre.

En esta misma línea, las personas con hipertensión también se ven favorecidas con esta planta, ya que puede ayudar a reducirla.

Los taninos ofrecen su función como astringente, además de tener acción cicatrizante (uso tópico), por lo que pequeños cortes y heridas pueden mejorar con la aplicación de cola de caballo.

Afecciones cutáneas como acné, erupciones o aftas bucales también se benefician de la acción de la cola de caballo.

Si hacemos un repaso por la red podemos ver que la cola de caballo tiene acción para “casi todo” ¡Hasta para prevenir la aparición de canas! Seamos cautos. Esta planta nos ofrece mucho, pero no es milagrosa. Nada lo es.

Precauciones

Entre los componentes de la cola de caballo se encuentra un antinutriente, concretamente la enzima tiaminasa, que descompone la tiamina (vitamina B1) evitando que el cuerpo pueda utilizarla.

Es importante asegurarse que la cola de caballo que se obtiene es la variedad equisetum arvense, también llamada equiseto mayor. Es, por tanto, recomendable no hacer tratamientos prolongados con cola de caballo o, en caso necesario, suplementar la dieta con tiamina para evitar el déficit. Aunque hay que decir que, como toda enzima, se destruye mediante el calor, lo que la hace menos peligrosa si la cola de caballo se toma en forma de infusión.

Mujeres embarazadas, lactantes y niños deben abstenerse de consumir cola de caballo.

Si se tiene tendencia a la hipotensión hay que ir con cuidado con la cola de caballo ya que puede favorecer una mayor reducción de los parámetros arteriales.

Todo y que la cola de caballo y por extensión todos los complementos diuréticos se han asociado con las dietas de pérdida de peso, lo que realmente se pierde con ello son líquidos, no grasa. Esto es positivo si en el exceso de peso existe retención de líquidos pero, si no es así, hay que tener en cuenta esta pérdida extra de agua corporal que puede acarrear deshidratación, pérdida de potasio y bajada de la tensión arterial, por lo que siempre es mejor valorar la toma de estos preparados con la ayuda de un profesional.

Compartir artículo:

Deja un comentario:

  A comentar declaro segun los Terminos establecidos mi aprobación y el uso de la información proporcionado.
Anti-spam, introduzca el resultado: captcha =   

Blog posts relacionados


La información presentada en este Blog (Cebanatural.com) sólo y únicamente tiene fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o el tratamiento médico. No se debe usar su contenido para tratar, diagnostisar o prevenir una enfermedad o un tratamiento relacionado con la salud. En caso de problemas de salud se debe consultar a un profesional de salud. No se debe reemplazar o combinar medicamentos de prescripción con complementos alimenticios sin el consentimiento de un médico.
© 2009-2020 Copyright - Cebanatural.com