Desinfección

Se muestran 1 - 5 (de 5)

La Desinfección

El proceso de eliminar o exterminar un gran numero de microorganismos patógenos y no patógenos se conoce como desinfección. Estos microorganismos se encuentran en todas partes y aunque la mayoría son inofensivos, existen muchos otros que pueden provocar problemas de salud, en este caso los llamamos gérmenes. Los gérmenes pueden ser bacterias, hongos, parásitos y virus y se pueden contrarrestar si seguimos una rutina de higiene y limpieza apropiada para evitar su propagación.

Los gérmenes se trasmiten muy fácilmente y aunque el cuerpo y su sistema inmunitario están siempre alerta para neutralizarlos, no todas las personas responden igual, especialmente aquellas que tiene un sistema de defensas debilitado que ante la presencia de según qué gérmenes, podrían desarrollar problemas de salud.

El vehículo de transporte para los gérmenes somos nosotros mismos. Nuestra piel, la ropa, las cosas que tocamos… es decir, para contaminarnos no hace falta hacer gran cosa ya que los microorganismos conviven con nosotros en todo lo que tocamos y nos rodea.

Es imposible huir de los gérmenes, pero sí lo es reducir el riesgo de contaminación, ampliando las posibilidades de proteger nuestra salud empezando con el lavado de manos.

Lavarse correctamente las manos usando jabones desinfectantes especialmente después de ir al baño, estar en contacto con personas enfermas, tocar objetos, dinero, ir en transporte público, tocar animales, alimentos o fluidos corporales, por poner unos ejemplos.

También y sobre todo, es imprescindible lavarse las manos antes de tocar alimentos, tocarse la cara (ojos, nariz, boca), manipular una herida…

La desinfección de superficies y la higiene corporal pueden reducir, aunque no eliminar, la propagación y transmisión de gérmenes puesto que es inevitable convivir con ellos.

Blog: Lo que las manos esconden.