Alergias

Cuando la piel entra en contacto con alguna sustancia externa que le provoca alergia, la reacción puede llegar a ser muy llamativa, manifestándose en forma de inflamación, erupciones, ronchas, enrojecimientos… acompañado muchas veces de picor, escozor y/o descamación de la zona afectada. Otras veces, el picor puede ser constante y extendido a todo el cuerpo.

Alergias

Se muestran 1 - 6 (de 6)

Alergias en la piel

Las alergias cutáneas suelen presentarse cuando una sustancia alérgena entra en contacto con la piel. Ésta puede reaccionar de diferentes maneras: inflamación, erupciones, ronchas… acompañadas de picor o escozor. También la aparición de picor constante por todo el cuerpo es señal de alergia. Así mismo, la piel puede reaccionar por la ingestión de determinados alimentos.

Los agentes irritantes de la piel más frecuentes son de origen químico como los detergentes, ambientadores, pinturas, cosméticos, tintes, tejidos… También, como se ha indicado, se pueden presentar alteraciones cutáneas tras la ingesta de algunos alimentos, medicamentos o alcohol.

Menos frecuentes son las reacciones cutáneas relacionadas con actividades que aumentan drásticamente la temperatura corporal como los cambios bruscos de temperatura o la exposición solar (confundida a menudo con insolación), así como el sudor.

Ante un episodio alérgico se debe hacer repaso de las actividades realizadas y alimentos ingeridos durante las últimas horas para tratar de identificar el agente alérgeno. Una vez identificado se deben tomar las medidas necesarias para calmar la irritación, normalmente limpiando la zona con jabón neutro y posterior aplicación de una crema hidratante o aceite calmante, como el hipérico.

En los casos de alergias persistentes como la dermatitis o la urticaria, lo más conveniente es tratar el problema con un profesional.