»  
  »  
para Gente mayor 

Productos destacados de para Gente mayor:

Audiofit Cápsulas
15,50 €
incl. 10,00% I.V.A.
más gastos de envío
Audiofit Cápsulas
Resveratrol Cápsulas
28,50 €
incl. 10,00% I.V.A.
más gastos de envío
Resveratrol Cápsulas
Pastillas de Zinc 10mg
9,50 €
incl. 10,00% I.V.A.
más gastos de envío
Pastillas de Zinc 10mg
Canela con Cromo y Cinc
11,75 €
incl. 10,00% I.V.A.
más gastos de envío
Canela con Cromo y Cinc

Información sobre las necesidades en la edad adulta

La actividad física y mental
Una de las armas más eficaces para llegar a la edad adulta con plenas capacidades corporales y un buen funcionamiento fisiológico es la actividad física regular. A partir de los 40 años el cuerpo humano inevitablemente empieza a experimentar una serie de cambios en detrimento de sus facultades tanto físicas como fisiológicas; de como cuidemos nuestro cuerpo mediante la alimentación y el ejercicio en las etapas anteriores, dependerá en gran medida la calidad de vida que tengamos cuando nos hagamos mayores.

Nunca es tarde para empezar a ejercitar nuestro cuerpo, pero si no se hizo de joven se deben tener en cuenta algunas consideraciones, dependiendo de la edad en que se inicie una rutina de actividades físicas moderadas y del estado de salud. Es conveniente consultar con un profesional antes de empezar, especialmente si:
  • Nunca ha realizado ejercicio
  • Es fumador
  • Tiene problemas colesterol y/o triglicéridos
  • Es diabético
  • Tiene problemas cardiovasculares
  • Tiene problemas reumáticos o de los huesos
  • Tiene sobre peso
Para personas que no tienen ninguna condición de salud que lo impida, iniciar un plan de ejercicios de forma segura requiere antes que nada mucha voluntad, paciencia y persistencia, ya que los primeros días se notará el cansancio y las agujetas, pero una vez se supera la etapa inicial se sentirá con más vigor, energía y optimismo.

Los ejercicios de estiramiento son fundamentales y en lo posible deben realizarse a diario y complementarlos 3 veces por semana con ejercicio aeróbico como caminar rápido, nadar o montar en bicicleta. También es conveniente realizar ejercicios de equilibrio como puede ser parase en una solo pie alternando, pararse de puntillas y levantar los brazos, etc. Son ejercicios que favorecen además la coordinación, y son útiles para evitar caídas, también es recomendable realizarlos a diario. Ejercitando el cuerpo también se ejercita la mente puesto que se estimula el flujo sanguíneo cerebral permitiendo la llegada de nutrientes al cerebro.

Generalmente cuando el adulto mayor termina su etapa laboral se encuentra un poco desubicado, pues el tiempo libre se multiplica y llenar esas horas al comienzo suele costar. Además no todas las personas tienen la misma habilidad o creatividad para ocupar el tiempo de forma productiva y muchas veces se limitan al ámbito familiar haciendo su vida monótona y aburrida.

Las actividades de ocio y esparcimiento con amigos, las tareas cotidianas, apuntarse a programas que promuevan la participación social para mayores etc. Son factores que ayudan a estimular la actividad mental y permiten que el adulto mayor se sienta útil y emocionalmente sano.


La alimentación y los nutrientes
Esta demostrado que la combinación de buenos hábitos alimenticios y actividad física es el cocktel para gozar de una mejor calidad vida, por calidad de vida se entiende poder realizar las actividades cotidianas y disfrutarlas de manera independiente hasta la edad avanzada.

Estos dos factores están relacionados directamente con la salud, pues con el ejercicio y el movimiento se alejan las tensiones contenidas en el cuerpo que pueden causar estrés o depresión y con una alimentación adaptada a los requerimientos de la edad, se consigue el equilibrio que nos podría mantener alejados de problemas como la osteoporosis, problemas cardiovasculares, colesterol y las dolencias típicas del adulto mayor. etc.

Es fundamental tener en cuenta las necesidades nutricionales de manera individual, si bien es cierto que el adulto mayor necesita los mismos nutrientes que una persona mas joven, debe saber también que las cantidades ya no serán las mimas. No obstante debe vigilar que la dieta le aporte los nutrientes necesarios para estar sano, fuerte y sentirse activo.

Un adulto debería aumentar la ingesta de calcio con el fin de mantener la masa ósea en condiciones, y apoyarla con la vitamina D para que este se absorba mejor. Es importante el aporte suficiente de proteína, hierro, fibra y vitaminas que suelen estar presentes en los alimentos pero que en muchos casos no suplen las cantidades diarias necesarias.

Beber abundante líquido aunque no se tenga sed, con la edad es una sensación que disminuye y se puede correr el riesgo de deshidratación o incluso provocar un mal funcionamiento de los riñones. Además beber suficiente líquido ayuda a la digestión y a mantener la temperatura corporal idónea. Y como en todas las etapas de la vida, evitar alimentos procesados, grasas saturadas y el uso de tabaco y alcohol.

En conclusión la edad no es sinónimo de decadencia, si vigilamos los 3 factores básicos de la salud podemos decir que la tercera edad se puede vivir como una tercera juventud.

Ejercicio moderado + alimentación equilibrada + actividad mental = calidad de vida!


Subir