»  
  »  
  »  
Flora intestinal 

Flora intestinal

Se muestran 1 hasta 7 (de un total de 7 entradas) Página  1 de 1

La Flora Intestinal

Hinchazón, estreñimiento, distensión abdominal, diarrea, son solo algunos de los trastornos que suelen surgir cuando la flora intestinal no esta sana o esta debilitada.

La flora intestinal la forman el conjunto de bacterias vivas que habitan en el intestino, microorganismos que en su mayoría son bacterias buenas que benefician el metabolismo de determinados nutrientes y son indispensables para la asimilación y síntesis de muchos otros, como por ejemplo la vitamina K o las vitaminas del complejo B y la absorción del calcio y el hierro.

Las funciones de la flora intestinal son muchas, pero para cumplirlas de manera optima debe estar sana y fuerte. Destacamos por ejemplo su acción inmune, ya que aumenta la resistencia a las infecciones y evita la colonización de bacterias responsables de trastornos en el proceso digestivo.

La flora intestinal puede resultar afectada por diversos factores externos que alteran el equilibrio el sistema digestivo.

Los cambios en la alimentación, o el consumo excesivo de determinados alimentos “dañinos”, un tratamiento prolongado con antibióticos, el uso de antibióticos sin prescripción profesional, infecciones por presencia de parásitos, entre otros. Son algunos de los factores desencadenantes que debilitan la flora bacteriana y por ende las defensas del cuerpo.

Una flora intestinal débil da lugar a que microorganismos patógenos se adhieran con mayor facilidad y proliferen en el organismo, causando la destrucción completa de la flora bacteriana y dejando el organismo a merced de infecciones y agresiones.

La forma de proteger la flora intestinal es básicamente a través de alimentos probioticos, que contribuyan al bienestar del sistema digestivo. Dichos alimentos deben contener lactobacilos en cantidades abundantes, y bacterias vivas que demuestren resistencia hacia los niveles elevados de acidez y de las enzimas digestiva, para que puedan atravesar el estomago y el intestino delgado hasta llegar vivos al intestino grueso. Solo de esta forma podrán favorecer el ambiente de la flora intestinal y le permitirán ejercer su función protectora.

Subir