»  
  »  
  »  
Bálsamos 

Bálsamos

Se muestran 1 hasta 6 (de un total de 6 entradas) Página  1 de 1

Bálsamos

Los dolores musculares suelen ser producidos por la sobrecarga, las malas posturas, una musculatura débil, una lesión, estrés o tensiones desarrolladas por problemas emocionales. En el peor de los casos puede ser signo de infecciones o alteraciones de los tejidos conectivos del cuerpo o trastornos de salud como la artrosis, artritis y todos aquellos de origen reumático.

Tratar las molestias musculares y articulares requiere de antemano conocer la causa para determinar el tipo de terapia que se debe aplicar, no obstante cuando surge una molestia muscular se puede buscar el alivio del dolor con métodos naturales no invasivos, como bálsamos naturales relajantes, que ayuden a reducir la inflamación tanto si es debido a un problema muscular pasajero como si se debe a una alteración en las articulaciones.

En el caso de que se experimente dolor muscular causado por el sobreesfuerzo, por un movimiento mal hecho, una contractura o tensión muscular, la fricción de la zona afectada con un bálsamo adecuado en primer lugar estimularía la circulación y ayudaría a reducir la tensión.

Es conveniente saber el tipo de bálsamo que se debe aplicar según la molestia que se presente, por ejemplo si se desea relajar la musculatura y reducir la sensación de dolor de una articulación es conveniente aplicar un bálsamo caliente. Sin embargo en caso contrario si se necesita rebajar las molestias tras un golpe o contusión entonces conviene la aplicación de un bálsamo con efecto de frió. Igualmente para reducir el cansancio y la fatiga después de la practica de algún deporte es aconsejable aplicar frió. Y siempre ante cualquier molestia mejor acudir a la naturaleza antes que a los componentes sintéticos, cargados de químicos.

Los ingredientes naturales que encontramos en los bálsamos con componentes de plantas como la arnika, los aceites esenciales de plantas, la castaña de indias, el romero etc. tienen propiedades anti-inflamatorias que han sido apreciadas desde nuestros ancestros quienes se valían del poder de las plantas para aliviar el dolor, calmar la piel, reducir las inflamaciones y acelerar la recuperación. Hasta día de hoy siguen funcionando efectivamente.

Subir